facebook twitter youtube intagram
  • Alcobendas

Trabajadores del Soto de la Moraleja de Alcobendas piden que no se implante el aparcamiento regulado

Consideran que la reducción de plazas de aparcamiento convencionales en la zona va a dificultar el estacionamiento para los miles de trabajadores que acuden a las empresas de este barrio. Mientras, el gobierno local señala que se ha cambiado el proyecto inicial de aparcamiento regulado para atender las peticiones de trabajadores y empresas.

La implantación de la zona ORA (cuyo objetivo es la rotación en el uso de los aparcamientos) fue anunciada hace un mes y se pretende iniciar en el Soto de La Moraleja y en el Juncal, donde conviven una parte residencial con otra de oficinas de grandes empresas.

La medida, ya aprobada en Junta de Gobierno pero que debe trasladarse al próximo pleno municipal para su aprobación por parte de los grupos políticos, se ha topado con las quejas del sindicato CoBas de la empresa Indra, que tiene cerca de 2.500
trabajadores.

La delegada de dicho sindicato, Arantxa Faucha explica que tendrá consecuencias negativas para los trabajadores ya que a partir de su implantación tendrán que alquilar una plaza de garaje privada, buscar plazas que no estén afectadas por el estacionamiento regulado o incluso dejar de ir en coche privado a la oficina.

Faucha afirma que hay numerosos trabajadores que no utilizan el transporte público para ir al trabajo porque "está mal conectado, es caro para el servicio que da o simplemente prefieren el coche privado en aras de la conciliación laboral-familiar para llegar antes a sus hogares".

El sindicato CoBas tiene convocada una concentración para el lunes 25 de marzo a las 13 horas en la plaza del Ayuntamiento de Alcobendas para pedir que no se implante este sistema de aparcamiento regulado.

Mientras, el concejal de Seguridad Ciudadana, Luis Miguel Torres, responde a estas quejas señalando que el "gobierno ha estado abierto a cambiar cosas del proyecto inicial y de hecho este se ha cambiado para incorporar propuestas de las empresas, los sindicatos y los trabajadores". Entre ellas, por ejemplo, y en relación a Indra, "las calles más cercanas a esta empresa no tendrán zona azul ni naranja, y además se habilitarán una nueva zona de aparcamiento en el paralelo de la A-1".

Además, se quiere potenciar el sistema de transporte interempresas que el ayuntamiento tiene con la asociación empresarial Aica y empresas, que permite a los trabajadores ir desde las estaciones de tren de cercanías del pueblo a las oficinas.
Por otro lado, el concejal estima que las quejas del sindicato CoBas, con el que ha intentado reunirse, podrían deberse "a la inminencia de elecciones sindicales en dicha empresa". También critica que el partido SiSePuede Alcobendas apoye las reivindicaciones de los trabajadores de Indra, cuando "su partido aprueba medidas más duras, y sin consenso, en la capital de España sobre movilidad".

Actualidad Alcobendas