facebook twitter youtube intagram
  • Colmenar Viejo

Homenaje en Colmenar Viejo a 107 fusilados de la represión franquista

Medio centenar de colmenareños homenajearon el domingo 15 de junio a republicanos fusilados en el Cementerio Viejo en 1939.

 homenaje republicanos fusilados 01El acto tuvo lugar en la tapia del Cementerio Viejo de Colmenar Viejo, uno de los escenarios donde tuvieron lugar los fusilamientos de 107 vecinos de la zona norte de Madrid del 15 de abril a 1 de diciembre de 1939. Tras el acto en el exterior del cementerio, que contó con música y poesía, el grupo se entró en el lugar para descubrir una placa homenaje que recuerda a estas 107 personas. La placa está situada justamente encima de la fosa común donde yacen sus restos.

 

El movimiento 15M y el Foro por la Memoria Histórica de la comunidad de Madrid organizaron este homenaje basado en las informaciones conseguidas por los investigadores Roberto Fernández, Fernando Colmenarejo, Juan Ignacio Vasco, Carmen Sanz de Miera y Antonia Corona.

 

Fusilamientos del 15 de abril al 1 de diciembre de 1939

Los fusilamientos comenzaron a producirse 15 días después de que se terminara la guerra civil española. Si ésta terminó el 1 de abril de 1939, el primer fusilamiento fue el 15 de abril. A lo largo de nueve meses, la represión franquista asesinó en Colmenar Viejo sobre todo a hombres, la mayoría jóvenes, pero también alguna mujer.

 

Tenían en común haber militado en partidos republicanos, en sindicatos o ser miembros de la clase obrera. Entre ellos hubo seis alcaldes republicanos de la zona norte. Uno de estos casos es el del regidor de San Sebastián de los Reyes, Manuel Mateo López, que por paradojas del destino, recibió el indulto un día después de morir fusilado.

 

homenaje republicanos fusilados 02Detenidos de toda la comarca

Al ser cabecera de comarca, Colmenar acogió a detenidos de toda la zona: entre las víctimas hay vecinos del propio Colmenar Viejo, pero también de San Sebastián de los Reyes, Manzanares el Real, Chozas de la Sierra (actual Soto del Real), Miraflores de la Sierra, Guadalix de la Sierra, El Molar o Moralzarzal. También de Fuencarral u Hortaleza. En Colmenar Viejo, se fusiló a seis alcaldes republicanos de la zona, entre ellos al de San Sebastián de los Reyes

 

Según Roberto Fernández, "la represión fue a varios niveles, político, generacional y también social, con los que perdieron la guerra, o también con aquellos que habían apoyado (o a veces trabajado) para gente del bando republicano". La mayoría de fusilados eran gente joven, entre los 21 y los 35 años. También la mayoría eran hombres, y todos eran de clase obrera.

 

Niños que quedaron huérfanos

Aparte de familias destrozadas y señaladas socialmente, numerosos niños quedaron huérfanos al morir sus padres. Tanto adultos como niños sufrieron el escarnio y la vergüenza, lo que llevó a mucha gente a no contar la historia que habían vivido durante años, ni las vejaciones de los vencedores. En cosas tan simples como ir al cementerio a llorar a sus muertos, en los abusos en las detenciones, o en las humillaciones en la calle. Todavía hoy a algunos de los familiares les resulta difícil contar la historia a pesar de que han pasado 75 años desde aquellos sucesos.

 

Un solo caso

Magdalena Colmenarejo y su hermano se quedaron con 8 y 5 años respectivamente sin padres al ser éstos detenidos y luego asesinados; ella en Colmenar Viejo y él en Alcalá de Henares. Otros dos familiares también fueron fusilados. La abuela de los dos niños estuvo presa tres años en la cárcel de Las Ventas. Según los investigadores, la familia de Magdalena fue de las que mas sufrió la represión franquista en Colmenar Viejo.

 

Magdalena todavía recuerda las actitudes crueles de otras niñas cuando se escapaba de la casa de su abuela para ir a llorar al cementerio.

 

También recuerda cuando consiguió sacar a su madre de la fosa común del cementerio en 1982 gracias a un permiso especial de un sacerdote. Tiempo después pudo reunir a su padre con su madre en el cementerio en una misma sepultura, cuando un equipo de Ajalvir que iba a brir la fosa en Alcalá de Henares donde estaban los restos de su padre, le permitieron recuperar el cuerpo de su progenitor.

 

Magdalena y otros familiares de fusilados explicaron en la tapia del cementerio viejo, donde ocurrieron parte de los fusilamientos, como vivieron esos meses, cómo se enfrentaron a esta situación, y los esfuerzos para intentar recuperar los restos.

 

Miguel Ángel es sobrino de un fusilado, y señala que "se han tenido que esperar 75 años para poder homenajear a estas personas que fueron asesinadas por razones políticas". No entiende los prejuicios de determinados ciudadanos que consideran que sacar estos cuerpos de cunetas y fosas comunes es negativo ya que reabre viejas heridas. "No entiendo que en otros países, se homenajee a las víctimas de estos hechos, pero aquí no".

 

Por qué no se reabren las fosas comunes

Parte importante del homenaje fue la Federación estatal de la Memoria Histórica, cuyo presidente, José María Pedreño, afirmó que "si todavía hoy se ponen dificultades para que las familias recuperen los restos de sus familiares, es porque hay poderes fácticos actuales, provenientes del franquismo, que quedarían al descubierto. Si sacas a la víctima, también sacas al vérdugo".Escucha el reportaje emitido sobre el homenaje a los republicanos fusilados en Colmenar Viejo.

 

Escucha el reportaje completo:

Actualidad Colmenar Viejo