facebook twitter youtube intagram
  • Uncategorised

450 años de la carta que independizó a Chozas de la Sierra (actual Soto del Real)

La Carta del Privilegio de Villazgo otorgada a Chozas de la Sierra se guarda en el Archivo municipal de Soto del Real

El 31 de diciembre de 1568, el Rey Felipe II de España firmó la carta de privilegio que otorgaba a las familias de Chozas de la Sierra (actual Soto del Real) constituirse como villa. Esto suponía la segregación jurídica y municipal del Real de Manzanares. 450 años después, el gobierno local ha afirmado que prepara ya actos para celebrar dicho aniversario.

 Onda Cero Madrid Norte ha accedido al Archivo Histórico Municipal del Ayuntamiento sotorrealeño en el que, junto a otros documentos antiguos, se guarda esta carta rubricada por el monarca y sus secretarios.

Según ha explicado el bibliotecario municipal e historiador Juan Sobrino, la carta de privilegio se otorgó a petición de los propios vecinos de Chozas de la Sierra, un núcleo urbano de unas 80-90 viviendas, según dice la propia carta, y una población aproximada de 320 a 400 habitantes.

"Los vecinos del lugar habían pedido a su señor, el Duque del Infantado, que transmitiera al monarca su deseo de segregarse, aludiendo a cuestiones jurídicas y de gestión, puesto que para determinadas cuestiones, como impartir justicia, dependían de Manzanares el Real, y estaba lejos, a una milla de distancia", explica Sobrino, que añade que en invierno era imposible moverse hasta este otro punto porque no había puente para atravesar el arroyo".

120.000 maravedíes para poder segregarse

La petición se saldó con el pago de un impuesto. Según la carta, cada casa debía pagar 7.500 maravedíes, lo que da una cantidad en torno a los 600-675.000 (dependiendo de si se consideran 80 o 90 viviendas). Sin embargo, el pago final fue de 120.000 maravedíes. El documento especifica que el monarca se mostró satisfecho por la cifra: "Me doy por contento y pagado a toda mi voluntad".

Al respecto conviene aclarar que "las cartas de privilegio eran un recurso al que acudía la corona para obtener dinero con el que sufragar los costes de su expansión", según Sobrino.

Beneficios de la emancipación

Además de oficializar la emancipación del Real de Manzanares y la posibilidad de que el pueblo pudiera elegir cargos municipales (dos alcaldes ordinarios, dos regidores y un procurador general), que fueran elegidos anualmente y que estos hicieran cumplir las leyes, además se dotaba a la villa de las insignias de jurisdicción propia: horca y picota, cuchillo, cárcel y cepo.

La carta también especifica otros datos curiosos: por ejemplo, que el término municipal era prácticamente igual al actual. Sobrino señala además que la curva demográfica de la villa descendió en tiempos posteriores, y "no volvió a tener la población de 1568, unos 400 habitantes, hasta el siglo XX". De hecho, en 1910 eran 320 habitantes, aunque en 2017 el padrón asciende a 8 607 habitantes.

Lo más leído de la semana

IVECO