facebook twitter youtube intagram
  • S.S de los Reyes

Cuatro contusionados leves en el tercer encierro de Sanse

El cielo amenazaba lluvia pero respetó unos minutos el tercer encierro de las fiestas de Sanse 2017, con toros de Jodar y Ruchena, que se desarrolló "rápido y limpio" con alrededor de 1300 corredores y cuatro contusionados

encierro 28 de agosto 1 def

Esto supone la menor cifra de corredores y lesionados de los tres encierros realizados hasta el momento en las fiestas de San Sebastián de los Reyes.
El cielo amenazaba lluvia pero respetó el encierro hasta 20 segundos antes de que sonara el cohete que da la apertura de los corrales de suelta. Luego, al menos durante el recorrido de los astados apenas cayeron unas gotas que, eso sí, humedecieron un poco el firme
De hecho, un toro de la ganadería de Jódar y Ruchena resbaló y quedó descolgado del resto de la manada en el primer tramo del encierro. Pocos metros después se incorporó con el resto del grupo y fueron juntos hasta llegar a la plaza, dos minutos más tarde.
Protección Civil no tuvo nada más que atender a cuatro contusionados leves por caídas durante el recorrido. Fueron dados de alta pocos minutos después pues sus lesiones no revestían ninguna gravedad. Así que el encierro, en el que participaron 1.300 corredores, se puede calificar de "limpio".

Medidas para evitar que los toros fueran velozmente y así evitar caídas
El director de los encierros, Eduardo Flores, ha señalado que "se han escogido a los bueyes que ya habían corrido días atrás, con lo que hemos logrado que los toros fueran arropados y la carrera no fuera demasiado veloz. Además", ha proseguido Eduardo Flores, "como dijimos ayer, sabíamos que al estar el suelo resbaladizo, los toros se iban a juntar, buscando la protección de sus hermanos, como así ha sucedido".

Flores ha explicado a Onda Cero Madrid Norte que el pasado jueves, el ayuntamiento vertió resina en esquinas del recorrido con el fin de ayudar a que astados y corredores no se resbalarán en estos lugares. Por otro lado, el domingo 27 de agosto, cuando si cayó lluvia en las horas previas al encierro, el ayuntamiento "secó" las curvas más peligrosas del recorrido para evitar que la mezcla de lluvia y la grasilla que se deposita sobre el asfalto generaran una superficie resbaladiza que provocara resbalones.
"También se dio instrucciones el domingo a los pastores del encierro para que no apretasen a las reses para que fueran más despacio, con el fin de evitar que los animales resbalaran y se disgregase la manada", ha añadido Flores.
A los pocos minutos de terminar el encierro, la lluvia comenzó a caer más fuerte y tanto corredores como el público que abarrotaba las gradas, buscó un lugar donde refugiarse en bares y locales.

Actualidad San Sebastián de los Reyes