Conecta con nosotros

Economía y Derecho

Notaría: Clausulas abusivas en el contrato de arras

Escrito hace

4 días

el

Los contratos de arras o señal son los que se suscriben para que el vendedor reserve la vivienda, antes de firmar la escritura de compraventa.  Pueden ser entre dos particulares, pero más frecuentemente se firman entre el promotor y el comprador de una vivienda nueva. En este segundo caso estos contratos se convierten en contratos de adhesión, ya que es el promotor el que lo redacta y lo impone al futuro comprador, y es precisamente cuando éste debe tener el máximo cuidado, ya que pueden contener cláusulas abusivas.

Las cláusulas abusivas más frecuentes

  • Plazo de entrega indeterminado. Si el comprador quiere poder desistir del contrato en caso de retraso en la entrega, debe configurar el plazo como cláusula ESENCIAL; en otro caso, la jurisprudencia sólo  condena al promotor  a indemnizar los daños y perjuicios que el retraso provoque a los adquirentes.
  •  La posibilidad de que el vendedor altere el precio de la vivienda durante la construcción.
  •  La exoneración del promotor de las responsabilidades por vicios constructivos que impone la Ley de Ordenación de la Edificación (LOE).
  •  La modificación de la, distribución de la vivienda, materiales u otras circunstancias de la vivienda recogidas en la memoria de calidades o en el proyecto de ejecución, salvo por requerimientos técnicos de obligado cumplimiento
  • La imposición al comprador del notario ante que el que se otorgará la escritura pública de compraventa.
  • La imposición al comprador del pago del Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (comúnmente conocido como “plusvalía municipal”) o de la obligación a subrogarse en la hipoteca solicitada por el promotor-vendedor para financiar la construcción del edificio.

Economía y Derecho

¿Qué responsabilidad tiene el deudor en caso de impago de la hipoteca?

Escrito hace

2 meses

el

24/11/2021

  • El impago de la hipoteca no supone responder solo con la finca hipotecada, también es posible que afecte a los bienes presentes y futuros.

  • La ‘adjudicación en pago’ se puede pactar pero es poco común

Victoria Tejada, notaria de Colmenar Viejo.-Una de las creencias más generalizadas y en la que se equivoca el noventa por ciento de las personas que contratan una hipoteca es que en caso de impago, el deudor responde sólo con la finca hipotecada. Esto no es así. La ley establece que “el deudor responde del cumplimiento de sus obligaciones con todos sus bienes presentes y futuros”.  Ello significa que si no se paga la deuda, el banco acreedor iniciará la subasta para cobrarla, pero si a resultas de la subasta no obtiene dinero suficiente para cancelarla, puede seguir embargando otros bienes, como otra casa, el coche, las cuentas, etc, hasta terminarla de cobrar. La diferencia es que el banco, con la finca hipotecada, tiene preferencia frente a casi cualquier otro acreedor, mientras que con los demás bienes se pone a la cola del resto de acreedores, es decir, no tiene preferencia.

Los notarios explicamos todo esto en el acta previa que se firma antes de la hipoteca por lo que el que solicita la hipoteca tiene que venir a la notaría dos veces, una a que se le explique la hipoteca y otra, a firmarla. Esto se ha hecho así debido a la cantidad de ejecuciones hipotecarias que ha habido en la crisis anterior en que los deudores alegaban que no se habían enterado de lo que firmaban.

La llamada “adjudicación en pago,” que es cuando el deudor responde sólo con la finca hipotecada, y el banco no puede tocar otros bienes del deudor, se puede  pactar, pero se ha admitido por los bancos en contadas ocasiones, básicamente cuando se trataba de deudores extranjeros que se volvían a su país no dejando aquí nada.

Continuar leyendo

Economía

Notaría: ¿Qué está pasando con el Impuesto de plusvalía?

Escrito hace

2 meses

el

10/11/2021
IMPUESTOS DINERO

  • En el Real Decreto-ley se fijan dos opciones de cálculo para el impuesto de plusvalía, según convenga al contribuyente

  • Quedarán exentos de pagar el impuesto aquellos contribuyentes que no obtengan una ganancia por la venta de un inmueble

Mucho se está hablando estas semanas del impuesto de plusvalía pero, ¿cómo afectará a los ciudadanos? Tratamos de resolver todas las dudas con la notaría de Colmenar Viejo, Victoria Tejada

El Consejo de Ministros aprobó el lunes 8 de noviembre el Real Decreto-ley con el que se adapta el Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana, conocido como plusvalía municipal.

La aprobación viene tras la anulación por parte del Tribunal Constitucional del anterior impuesto de plusvalía por varios motivos: tributaba en casos en los que no había incrementos de valor, que la cuota a satisfacer fuese mayor al incremento patrimonial obtenido y porque suponía la vulneración del principio de capacidad económica.

Con el nuevo impuesto establece dos opciones para determinar la cuota tributaria. El contribuyente podrá elegir la más beneficiosa para aplicar en su caso.

Los ciudadanos podrán optar por calcular el importe por el resultado objetivo de multiplicar el valor catastral por unos nuevos coeficientes que tendrán en cuenta la realidad inmobiliaria o podrán decantarse por el cálculo a través de una ganancia real, con la diferencia entre el precio de venta y el de adquisición.

Quedan exentos de pagar el impuesto aquellos contribuyentes que no obtengan una ganancia por la venta de un inmueble.

Además, se gravarán las plusvalías generadas en menos de un año, entre la fecha de adquisición y la de enajenación, para evitar la especulación.

Continuar leyendo

Publicidad

PUBLICIDAD

Madrid 24 horas