Conecta con nosotros

Opinión | Eduardo Andradas

A Alcobendas le faltan calles y plazas

Publicado

el

Eduardo Andradas, portavoz de Podemos Alcobendas, explica la moción sobre el Punto de Observaciones Astronómicas

Eduardo Andradas.- En octubre del 2018, con la abstención del PP se aprobó colocar una plazoleta en el pleno del Ayuntamiento de Alcobendas con el nombre del comisario Jesús Merino de la Hoz (En la película la Isla Mínima, el personaje de Pedro Suárez está fundamentado en él). Responsable de policía nacional en 1979 destituido por su enfrentamiento con el General Milans del Bosch y con el Ministro del Interior de entonces, ex miembro de FET-JONS y divisionario Azul,  Antonio Ibáñez Freire. Merino de la Hoz fue despedido como un” héroe de la Ilíada” por el pueblo de esta ciudad que le dio un homenaje y recogió firmas en su apoyo. Un demócrata que intentó investigar el GAL y le costó su puesto como comisario general de seguridad ciudadana el 4 de junio de 1983 por José Barrionuevo y  el gobierno de Felipe González  que le cesó como Director General de Policía el 16 de febrero de 1984.

En cambio, te puedes encontrar una calle Marqués de la Valdavia (Mariano Ossorio Arévalo), diputado  por Palencia durante el reinado de Alfonso XIII y procurador a cortes en la dictadura de Francisco Franco.

La derecha nunca reivindica figuras como Miguel Maura, líder del partido Conservador Republicano e hijo de Antonio Maura, ni de Pórtela Valladares presidente del Partido de Centro Democrático y ministro con Alfonso XIII, obvio que por su apoyo al gobierno del Frente Popular durante la guerra, pero tampoco la de Alcalá Zamora enfrentado con este, pero leal al ideal republicano y anti-golpista. En Europa por su antifascismo desde posiciones de derechas serían héroes. Casos de Max Manus combatiente contra el ejército soviético en Finlandia en 1940 pero que organizó una guerrilla urbana contra el ocupante alemán y los nazis colaboracionistas noruegos, o el de Jan Kubiá, quien dirigió la eliminación del nazi  Reinhard Heydrich en Praga, había pertenecido a  la organización Orel, próximo al Partido Social Cristiano de Checoslovaquia, antes de la ocupación del ejército alemán. La capital del río Moldava está llena de su recuerdo en el callejero.

Desde Alcaldes casi eternos como el General Gómez Oria, hasta Pepe Caballero, pasando por los regidores del franquismo detentan calle en esta población con la excepción de tres; Enrique López Silva, Antonio Vázquez y Víctor Muñoz Galán. Su “delito”, ser de izquierdas y mantener las estructuras legales democráticas de la II República en este municipio. Curioso que Fernando Baena Valdemoro posea el nombre de una vía, siendo puesto como alcalde por el gobierno de la CEDA y el Partido Republicano Radical de Lerroux tras los sucesos de octubre de 1934 y que conste que merece esa calle como servidor público en democracia, aunque no pasara por urnas o por votación de los ediles y fuera decisión del gobernador civil, sustentado en la autoridad del voto de las elecciones de 1933.

El callejero en Alcobendas es dialéctico y representa a hechos físicos, mitos, leyendas y a la vez al momento jurídico, político y de memoria del país y él representa un ideario a expresar. La II República, como antes los regímenes anteriores o el Franquismo a finales de 1939 pusieron su eco en las arterias urbanas de este pueblo. Amputar el recuerdo de los que defendieron la democracia es dejar vivo resquicios de la anterior dictadura y moldear esta vieja villa con una evocación engañosa que pudre la raíz de la democracia.

Por último, fue el mismo PCE en 1942, quién mediante la Unión Nacional Española quiso reconciliar a quién luchó en la guerra de 1936-39 en distintos bandos con el antifascista como en el resto de Europa. Se dice que contactaron con el ex de la CEDA Manuel Giménez Fernández y con José María Gil Robles. Y en junio de 1956 el Partido Comunista propuso la reconciliación nacional y terminar con la división abierta. Pero quien defendió el franquismo hasta su último aliento no merece el recuerdo democrático y si quien edificó y protegió la voluntad popular contra la fuerza bruta del fascismo.

PD: En octubre aprobamos en pleno dotar de una plaza a la Sanidad Pública en Alcobendas y ya van tres meses sin ella.

Opinión | Eduardo Andradas

Alcobendas ciudad Rojiblanca

Publicado

el

Por

Eduardo Andradas, portavoz de Podemos Alcobendas, explica la moción sobre el Punto de Observaciones Astronómicas

Eduardo Andradas.- José Armando Ufarte , Luis Aragonés o Mario Suarez habitaron en Alcobendas como vecinos de esta localidad. Tanto es el amor de esta ciudad por las líneas rojiblancas que en 1992 un grupo de socios y ex del Balonmano del Atlético de Madrid fundaron un club, independiente de su matriz para que el legado del balón en la mano siguiera y se ubicó en el municipio.

Esta es una población que tuvo dos peñas colchoneras a la vez. Una fue la efímera Peña Atlética Julio Salinas, establecida en la calle Fernández Guisasola, la inauguró el de Bilbao en 1987 y hubo un equipo en la liga local de Fútbol en categoría de Infantil y más tarde de cadetes de este círculo Atlético.  El originario del Barrio de San Adrián de la villa del Nervión, visitó posteriormente varias veces este pueblo en años posteriores.

Al centro comercial Picasso asistió a su apertura Juan Carlos Arteche o “Artechebauer” como invitado, si no recuerdo mal fue en 1988.

En 1991 jugó un amistoso en nuestro pabellón de baloncesto, contra nuestro equipo local, el Atlético Madrid Villalba con ese pívot de 2,05 metros llamado Walter Berry.

Y como no, con 51 años de historia está la Peña Atlética Alcobendas, en la Calle de la Marquesa Viuda de Aldama 23. No solo una asociación para animar en la ribera del Manzanares, a la vez sus equipos de fútbol 11 poblaron las ligas locales durante décadas.

Otro paisano de la ciudad es el Doctor Alfonso Cabeza Bosque, presidente de los rojiblancos entre 1980-1982. En 1995 se presentó a la alcaldía de la ciudad, con la Plataforma Independiente de Alcobendas, logrando solo sumar 520 votos el 1,17%.

En el 2007, Enrique Collar, toda una leyenda por la banda colchonera, rubricó el acuerdo con una escuela de formación de futbolistas en este pueblo.  Al acto asistieron los jugadores, Pichu  Cuellar, Antonio López y Juan Varela. La concejala de deportes de ese momento, Catalina Llorente, dio la bienvenida al Atleti a Alcobendas.

Este mes de mayo, el Atlético de Madrid ganaba su once título de liga y muchos y muchas Alcobendenses salían a festejar a las calles este triunfo. Estas letras son mi homenaje a los colores rojiblancos.

Esta ciudad siempre fue futbolera, ya en 1935 esta población tenía un equipo denominado El “Español de Alcobendas”. Su equipo base era el siguiente:

Perdiguero I, Homóbono, Vázquez, Aguado, Lozano, Torres, Heras, Expósito, Barrera,  Chirri y Perdiguero II.

Como curiosidad, en él jugaba el que fuera posterior alcalde socialista de Alcobendas de 1937 al 39, otro concejal socialista de la época y también uno de sus defensas se fue exiliado por su pertenencia al ejército Popular de la República.

Como se suele decir, el balón debe seguir rodando en nuestra urbe.

Felicidades Atlétic@s!

Continuar leyendo

Opinión | Eduardo Andradas

Derechos Animales y la II República en Alcobendas

Publicado

el

Por

Eduardo Andradas, portavoz de Podemos Alcobendas, explica la moción sobre el Punto de Observaciones Astronómicas

Eduardo Andradas.- La II República intentó actuar contra el maltrato animal mediante el Reglamento de Policía y Espectáculos Públicos de 1935 que manifestaba en su artículo 8:

“Quedan prohibidos los espectáculos o diversiones públicas que puedan turbar el orden o que sean contrarios a la moral o a las buenas costumbres; asimismo, las peleas entre animales y el uso de animales vivos en las cucañas o como tiro al blanco y otros similares, manteniéndose sujetos, y en general, los que impliquen maltrato o crueldad para los animales”

Esto hizo que el Alcalde Francisco Baena Valdemoro dispusiera un bando en el que se impida expresamente “golpear, pinchar o arrancar al toro las banderillas o arrojarle objeto alguno”.

En julio de 1937, se emite la orden por el Director de Seguridad de la Republica, el Coronel Antonio Ortega, para impedir todo espectáculo que tenga como base las apuestas y limita las corridas de toros a las becerradas que tengan como único fin finalidades benéficas. Esta disposición nos retrotrae a 1805 que se prohibió la tauromaquia mediante una real cédula de Carlos IV en todo el país.

Recordar que desde septiembre de 1936 la Plaza de toros de las Ventas de Madrid, fue reconvertida en una inmensa huerta.

En cuanto a otros animales, el alcalde socialista y el primero elegido en nuestra localidad por sufragio libre, Enrique López Silva, mandataba el 9 de junio de 1936 lo siguiente “para proteger y fomentar el respeto de animales y plantas”:

“Queda terminantemente prohibido coger nidos o substraer de ellos los huevos o crías”
“Queda prohibida la persecución de pájaros”
“No se permitirá la venta de pájaros, quedando prohibida la caza de aves de rapiña nocturna y de tordos de la torre”
“Se prohibirá la carga excesiva de animales dedicados al transporte”
También se protegía a los árboles prohibiendo quitarle la corteza o troncharle ramas.
Estas infracciones escribía el alcalde-presidente tendrán “Las penalidades correspondientes”
Enrique López Silva, firmaría otro bando municipal en plena guerra, el 1 de mayo de 1937, en el que instaba a que “todo perro debería portar una chapa metálica, en el que estén inscritos el nombre, el apellido y la dirección de su dueño”. Durante una campaña contra la rabia, se obligaba a notificar al inspector municipal veterinario si algún animal tenia síntomas de esta enfermedad, para ponerle en tratamiento y se le dará de alta transcurrido después un mes de observación.

Alcobendas recogía a perros vagabundos en un depósito municipal donde se mantenía al animal esperando a la aparición de su conviviente humano y si no se le sacrificaba. Esta medida puede parecer cruel, pero era un avance porque anteriormente la Guardia Civil (O Guardia Nacional Republicana en ese momento) podía matar al perro directamente si le encontraba en áreas fuera de la ciudad.

Estas tibias medidas fueron un avance en la época y tras el triunfo de la dictadura Fascista del General Franco quedarían en nada. Y no encontramos hasta el 30 de mayo de 1972 un precepto relacionado con los animales, por parte del consistorio que dice así: “para todos los tenedores de perros, deben proceder a la vacunación de los mismos” en la Calle Andrés Rodríguez Perdiguero (Hoy y anteriormente a ese nombre Calle la Flor).

La II República supuso un progreso en los – derechos de los animales- que fue interrumpido por un golpe de estado. Y con ello, se perdió décadas en regresar a ese punto de partida de mínimos. 90 años después de la proclamación el 14 de abril de la República, es de justicia recordar a una forma de gobierno que pretendió “humanizar” y preservar la belleza natural de nuestro país y por primera vez intentar reducir o terminar con el maltrato contra los animales domesticados y silvestres. 90 años después desde Podemos Alcobendas continuamos con la misma idea de dotar de derechos a los animales.

Eduardo Andradas de Diego
Concejal de Podemos en Alcobendas

Continuar leyendo

Escúchanos Onda Cero Madrid Norte On line
Onda Cero Madrid Norte Psicología

Psicología: ‘un verano perfecto’, la autoexigencia errónea de los padres

Consejos de Cocina Onda Cero Madrid Norte

¿Sorprendidos por la bajada de temperaturas? Hoy toca sopa de ajo con paletilla ibérica

UAM

XV Aniversario del Programa Promentor de la UAM

Ocio y Cultura Onda Cero Madrid Norte

Jornadas lúdicas en contacto con la naturaleza y los caballos, la propuesta de verano para tus hijos de Mi Hípica en Miraflores

Onda Cero Madrid Norte Salud y Belleza

Neo Medical Center: las consecuencias ‘psicológicas’ de la pandemia

,