Conecta con nosotros

Opinión | Eduardo Andradas

A Alcobendas le faltan calles y plazas

Publicado

el

Eduardo Andradas, portavoz de Podemos Alcobendas, explica la moción sobre el Punto de Observaciones Astronómicas

Eduardo Andradas.- En octubre del 2018, con la abstención del PP se aprobó colocar una plazoleta en el pleno del Ayuntamiento de Alcobendas con el nombre del comisario Jesús Merino de la Hoz (En la película la Isla Mínima, el personaje de Pedro Suárez está fundamentado en él). Responsable de policía nacional en 1979 destituido por su enfrentamiento con el General Milans del Bosch y con el Ministro del Interior de entonces, ex miembro de FET-JONS y divisionario Azul,  Antonio Ibáñez Freire. Merino de la Hoz fue despedido como un” héroe de la Ilíada” por el pueblo de esta ciudad que le dio un homenaje y recogió firmas en su apoyo. Un demócrata que intentó investigar el GAL y le costó su puesto como comisario general de seguridad ciudadana el 4 de junio de 1983 por José Barrionuevo y  el gobierno de Felipe González  que le cesó como Director General de Policía el 16 de febrero de 1984.

En cambio, te puedes encontrar una calle Marqués de la Valdavia (Mariano Ossorio Arévalo), diputado  por Palencia durante el reinado de Alfonso XIII y procurador a cortes en la dictadura de Francisco Franco.

La derecha nunca reivindica figuras como Miguel Maura, líder del partido Conservador Republicano e hijo de Antonio Maura, ni de Pórtela Valladares presidente del Partido de Centro Democrático y ministro con Alfonso XIII, obvio que por su apoyo al gobierno del Frente Popular durante la guerra, pero tampoco la de Alcalá Zamora enfrentado con este, pero leal al ideal republicano y anti-golpista. En Europa por su antifascismo desde posiciones de derechas serían héroes. Casos de Max Manus combatiente contra el ejército soviético en Finlandia en 1940 pero que organizó una guerrilla urbana contra el ocupante alemán y los nazis colaboracionistas noruegos, o el de Jan Kubiá, quien dirigió la eliminación del nazi  Reinhard Heydrich en Praga, había pertenecido a  la organización Orel, próximo al Partido Social Cristiano de Checoslovaquia, antes de la ocupación del ejército alemán. La capital del río Moldava está llena de su recuerdo en el callejero.

Desde Alcaldes casi eternos como el General Gómez Oria, hasta Pepe Caballero, pasando por los regidores del franquismo detentan calle en esta población con la excepción de tres; Enrique López Silva, Antonio Vázquez y Víctor Muñoz Galán. Su “delito”, ser de izquierdas y mantener las estructuras legales democráticas de la II República en este municipio. Curioso que Fernando Baena Valdemoro posea el nombre de una vía, siendo puesto como alcalde por el gobierno de la CEDA y el Partido Republicano Radical de Lerroux tras los sucesos de octubre de 1934 y que conste que merece esa calle como servidor público en democracia, aunque no pasara por urnas o por votación de los ediles y fuera decisión del gobernador civil, sustentado en la autoridad del voto de las elecciones de 1933.

El callejero en Alcobendas es dialéctico y representa a hechos físicos, mitos, leyendas y a la vez al momento jurídico, político y de memoria del país y él representa un ideario a expresar. La II República, como antes los regímenes anteriores o el Franquismo a finales de 1939 pusieron su eco en las arterias urbanas de este pueblo. Amputar el recuerdo de los que defendieron la democracia es dejar vivo resquicios de la anterior dictadura y moldear esta vieja villa con una evocación engañosa que pudre la raíz de la democracia.

Por último, fue el mismo PCE en 1942, quién mediante la Unión Nacional Española quiso reconciliar a quién luchó en la guerra de 1936-39 en distintos bandos con el antifascista como en el resto de Europa. Se dice que contactaron con el ex de la CEDA Manuel Giménez Fernández y con José María Gil Robles. Y en junio de 1956 el Partido Comunista propuso la reconciliación nacional y terminar con la división abierta. Pero quien defendió el franquismo hasta su último aliento no merece el recuerdo democrático y si quien edificó y protegió la voluntad popular contra la fuerza bruta del fascismo.

PD: En octubre aprobamos en pleno dotar de una plaza a la Sanidad Pública en Alcobendas y ya van tres meses sin ella.

Opinión | Eduardo Andradas

DON Pepe Viyuela

Publicado

el

Eduardo Andradas, portavoz Podemos Alcobendas

Eduardo Andradas.- A Miguel de Molina quién vocalizó “Ojos verdes” como ninguna voz, en 1942, tuvo que exiliarse a Buenos Aires, tras una paliza muy a las JONS por actuar para el ejército Popular de la República y por homosexual. En la España del Imperio hacia Dios no tenía hueco un elegante de la copla. Peor  final de la escena le tocó a Federico García Lorca por los parajes rozagantes de quejigos de Víznar. Uno de sus asesinos Juan Luis Trescastro se ufanaba horas después del crimen por las calles de Granada diciendo  “le he metido dos tiros en el culo, por maricón.”

A Miguel Hernández le dejaron expirar en Alicante, Rafael Alberti y María Teresa León se marcharon en un avión precipitado a Orán para ser no ser cazados por las escuadradas que tarareaban  «Horst-Wessel-Lied» en un castellano  ramplón. Antonio Machado anduvo el camino a paso débil hasta que sucumbió. Por allí también pisaba la senda del exilio María Zambrano, vía triste que transitaron María de la O Lejárraga O Luis Cernuda.

A Miguel de Unamuno, al que la dictadura de Primo de Rivera le desterró a Fuerteventura, por opinar más de lo debido, le tocó irse a Francia hasta 1930. Según una reciente investigación del profesor Luis García Jambrina y el cineasta Manuel Menchón, el azul de Falange le dio muerte, hecho que no debía extrañar en esos mismos instantes que el viejo filósofo era noqueado de la vida, su amigo Filiberto Villalobos en la misma ciudad de Salamanca se hacinaba en la cárcel. El de Salvaterra de Tormes, tuvo la idea de militar en el Partido Liberal Demócrata, ser ministro de Samper y Lerroux e irse al Partido del Centro Democrático de Pórtela Valladares, un bolchevique blanco para la época, que no quiso alzar a la romana el brazo.

Asimismo, a  Joan Manuel Serrat, Joaquín Sabina, Víctor Manuel y Ana Belén les dieron un ramal de expatriación por declarar o protestar en la España del centinela de Occidente.

Ahora parece que el turno le palpa a Pepe Viyuela, ese perito de la risa y poeta histrión.  Hasta el cantante José Manuel Soto se sumó a perseguir  al socarrón de Sanse de Madrid, el gritón cantador de “Por ella”, que como no dicen las lenguas informadas dedicada en callado a la musa requeté y de yugo y flechas Carmen Ordóñez, el siempre dispuesto a poner apunte y mensaje a los descendientes chillones de Fernando VII.

Don Pepe escribió que la democracia podría enfermar si los herederos de Atanagildo, del Conde Duque de Olivares y del Cura Jerónimo Merino siguen avanzando en su credo cenizoso por las instituciones. Ello levantó un 18 de julio contra él en redes sociales.

Pepe Viyuela, un actor tierno, un vecino buenazo, sensible para diagnosticar la palabra entregada, federado con el alma humana, amigo de las causas benignas, se le señaló por exponer, decir, crear y los demás siguientes sinónimos.  Él mejor que nadie, por su abuelo Gervasio, sabe que si no pones  una línea Matallana o XYZ a los que dan vivas a Franco puedes dar con tu vivir  en una trinchera en los entornos de Belchite haciendo la guerra o en un campo de refugiados como el de Gurs. Se empieza marcando al discrepante y se acaba quemando libros de Blasco Ibáñez, Pio Baroja, Ortega y Gasset, de marxismo, el Heraldo de Madrid  o de humor como hizo por todo el territorio de España el 30 de abril de 1939 convocado por la lechigada del Sindicato Universitario de FET de las JONS.

Todas y todos demócratas somos Pepe Viyuela, pero él lo escribió más alto. Y como cantaría otro ilustre de la República, Angelillo, ¡Óle, Alí  Don Pepe!

Continuar leyendo

Opinión | Eduardo Andradas

Pactar con liberales

Publicado

el

Eduardo Andradas, portavoz Podemos Alcobendas

El 10 de septiembre de 1978, Adolfo Suárez era recibido en el aeropuerto José Martí de la Habana por Fidel Castro. Era el primer presidente del hemisferio occidental  y de un país con bases militares en su territorio de EEUU en Europa, en visitar Cuba. Un año después, España participó como observadora en la sexta cumbre de países no alineados celebrada en La Habana en 1979.

Suárez asistió a los funerales el  7 de mayo de 1980 del Mariscal Josip  Broz “Tito” ,presidente de la Yugoslavia Socialista. Depositando él y el ministro de exteriores de España, Marcelino Oreja ,dos coronas de flores ante la tumba del antiguo colaborador de las Brigadas Internacionales que combatieron en nuestro país.

José Manuel  Otero Novas, mano  derecha de Adolfo Suárez,  manifestaba en una entrevista  en la opinión de Coruña  «Estados Unidos nos envió el mensaje de que si no entrábamos en la OTAN se harían con Canarias». Otero Novas,  aparte de ministro de UCD fue portavoz del PP en el Congreso en la Comisión de presupuestos.

El propio Marcelino Oreja afirmaba que Adolfo Suárez era reacio a entrar en la OTAN y a restablecer relaciones con el estado de Israel y que la incorporación a la organización armada tendría consecuencias negativas.

La intención de Adolfo Suárez fue mantener a España al margen de la Alianza Atlántica. Y en las elecciones de 1982 exclamó,  “Los ricos temen a  Felipe (González) a mí me odian”.

Entre los fundadores del Centro Democrático y Social estaban Antoni Fernández Teixidó, ex miembro de la Liga Comunista. Eduardo Punset militante del PCE, en la clandestinidad, por lo que tuvo que exiliarse de España en 1958. Ramón Tamames, ex miembro del comité ejecutivo del PCE y fundador de Izquierda Unida, Raúl Morodo, diputado del Partido Socialista Popular. Carlos Revilla ex miembro del PSOE y la UGT en el exilio o Alejandro Rebollo, abogado del comunista Julián Grimau. Décadas después, Rebollo reivindicó la «integridad» del dirigente del PCE. Un pasado  muy neoliberal no parece que tenga ninguno.

El antecesor a una organización de “Centro” fue el Partido del Centro Democrático, de Manuel Portela Valladares, ministro de Fomento en un gobierno, García Prieto durante el reinado de Alfonso XIII, Portela siguió asistiendo como diputado a cortes republicanas  en las que participo entre 1937-39, saliendo al exilio con el resto del gobierno Republicano a Francia. Detenido por la policía nazi de la Gestapo estuvo preso en el castillo de IF.  Otras figuras liberales que apoyaron al Frente Popular contra Franco fueron Miguel Maura (Hijo de Antonio Maura) , Manuel Blasco (Miembro del Partido Liberal) , Álvarez de Mendizábal (Del Partido Republicano Radical), Ossorio y Gallardo (Del Partido Conservador y del Partido Social Popular)  o Rafael Guerra del Río (Partido Republicano Radical).  Liberales apoyando a Comunistas, socialistas y anarquistas.

En la Junta Democrática promocionada por el  PCE, plataforma de oposición al Franquismo se integró Rafael Calvo Serer en representación de los monárquicos liberales de Juan de Borbón.

El intento de restauración de la constitución de 1812 propicio el trienio Liberal del general Rafael del Riego, estos liberales llamados “Veinteañistas” en defensa de la revolución anti Fernando VII de 1820. Siguieron luchando tras la invasión Francesa que restauró el absolutismo en 1823, personas  como Mariana Pineda o el General José María de Torrijos, fueron asesinados por intentar que la constitución regresara a ser norma por parte de la España conservadora y Fernandina. Fueron predecesores y cimentadores del sexenio democrático de 1868 y la expulsión de Isabel II de España.

En 1943, el PCE del interior crea la UNE o Unión Nacional Española, ámbito que tenia de lema “Todos contra Franco y la Falange”, en su organización se integraron Manuel Giménez Fernández ex ministro de la CEDA, junto al General Riquelme que en durante el gobierno Radical Cedista ocupo diferentes capitanías generales.

El oleaje mediático Alcobendense giró estos últimos meses si una fuerza “centrista” y “liberal” podía pactar con “comunistas”  así denominaba  el Partido Popular a Podemos. Este pequeño repaso histórico indica que el liberalismo clásico e histórico español con quien busco pactos fue con republicanos (En el 2004 el CDS defendía la Republica Federal), antifascistas y el movimiento obrero  y estuvo enfrentado al absolutismo de Fernando VII, al conservadurismo de Isabel II, a la dictadura de Franco y a las posiciones anti soberanía nacional y por una política exterior propia no subordinada a los intereses geoestratégicos de EEUU. Pero claro  Blas Pilar líder de Fuerza Nueva, decía del gobierno  de UCD que  “permitían la exaltación del terrorismo” ¿No nos suena esto del presente?

Conclusión la lógica del liberalismo que parte de las cortes de Cádiz, siguen en el trienio liberal,  el bienio progresista de 1854-56, la “Gloriosa”, la II República, la oposición al Franco-fascismo  y la integración de España en la órbita de los países no alineados, es que busque alianzas con la izquierda. Lo que es anti-histórico que un partido liberal pacte con el PP o Vox descendientes del mismo tronco político de Fernando VII el de la década ominosa.

Continuar leyendo

Escúchanos Onda Cero Madrid Norte On line

Madrid 24 horas