Conecta con nosotros

Opinión | Eduardo Andradas

De Cogolludo a la subida de salario

Escrito hace

2 meses

el

Eduardo Andradas, portavoz de Podemos Alcobendas

Eduardo Andradas.- En los primeros años del siglo XX, mi bisabuelo llegó a Madrid a hacer el servicio militar desde Cogolludo (Guadalajara) era hijo de un carbonero. Aquí tuvo a mi abuelo Joaquín Andradas, que trabajaba en una portería en San Bernardo (Madrid capital). Mi abuela Margarita Sáez nació en Saornil del Voltoya (Ávila), una zona ganadera y de picadores de piedra y granito. De tradición socialista, la zona junto a Mingorría era conocida como “La pequeña Moscú” antes de 1936. Mi abuelo Joaquín, se afilió al PSOE tras escuchar en un mitin a Francisco Largo Caballero y fue sargento del Ejército Popular de la Republica destinado en la casa de Campo, tras previo paso con fusil por Somosierra. En 1941 cuando le soltaron de la cárcel, nació mi padre Jesús Andradas. Vivieron en una buhardilla en la Calle Limón y pasaron mucha hambre hasta bien avanzada la década de los 40. Joaquín regentó un bar por “Noviciados” hasta su jubilación.

Mi abuelo Pablo de Diego, era natural de Valdetorres del Jarama, como su padre. Labradores, gente muy pobre que vendía con una carreta productos del campo por la zona. Mi abuela Alejandra, era oriunda de Talamanca del Jarama, su padre no la reconoció porque era un cacique de Torrelaguna. Mi abuelo Pablo era de ideas comunistas, fue concejal del Ayuntamiento de su pueblo en febrero de 1936 y cabó de la 206 brigada Mixta del Ejército Popular de la República. 5 años de presidio por defender la democracia y otros 5 de libertad vigilada. Mi madre nació en 1945, mi abuelo se hizo pastor, hasta su jubilación y jamás renegó de sus ideas comunistas hasta que murió en el 2002.

Mi padre, mi madre y mi hermano vinieron a vivir a Alcobendas en 1972, Jesús era trabajador de Artes Gráficas, se afilió al PSOE-Histórico de Rodolfo Llopis en 1975 y al PSOE de Felipe González en 1976, sindicalista de UGT y concejal las dos primeras legislaturas de la democracia. Murió en 1995, siendo militante del PASOC y trabajador en un garaje. Mi madre también afiliada al PSOE me llevaba a los actos de pequeño mientras ella daba claveles en la puerta por ejemplo del viejo cine Castilla. Afiliada a CCOO desde 1998, trabajó en una fábrica y como asistenta doméstica. Clase trabajadora, humilde mi familia. Tras su paso por la política ninguno terminó en ningún consejo de administración de una empresa o cambiamos nuestros hogares a zonas con mayor renta económica.

Mi abuela Alejandra me trasmitió mi amor por los animales, ella cuidaba una colonia de gatos que tenía en su patio y en su tejado. Ella era muy religiosa, dicen que se hizo para evitar represalias sobre su familia tras 1939. Mi abuelo Pablo era ateo, nunca opinó de esa devoción de mi abuelo por el catolicismo.

Desde 1976 vivo en Alcobendas, al cuidar a mi abuelo Pablo, siempre conocí sus vivencias en la guerra, jamás quiso hablar de su estancia en la cárcel, solo del día que le dieron la libertad hablaba. Crecí entre mítines del PSOE y tras ser representante de los alumnos y alumnas en el Colegio Juan XXIII, en 1992 comencé con 16 años mi activismo político por mí mismo.

Cuento todo esto, porque el que traiciona su ayer, deja de ser uno mismo y se permuta en otro “yo”. Desde que entré en el Ayuntamiento de Alcobendas como edil, siempre he tenido presente mi origen familiar, mi pertenencia a la clase trabajadora, la honradez en la actuación y de que barrio crecí y del cual pretendo seguir, que es el mismo.

Te escribo estos párrafos, para dar base al por qué voté en contra de subir el salario de la corporación un 2% y por qué lo hice en la anterior legislatura también, en la que renuncié a la vez a cobrar el 75% del salario de portavoz que me correspondía. Este ciclo político si decidí recibir íntegro lo que tenía que percibir y donar 600 euros todos los meses, con lo que mantenemos nuestra Morada de Podemos. Los trabajadores/as necesitan la mayoría de las veces una huelga o manifestaciones para conseguir una subida salarial. Y no solo la patronal se opone, a veces también segmentos de la clase política. En cambio con un pleno y una alzada de mano, basta para alcanzar aumentar tu masa salarial. Nadie debería vivir con un salario inferior a 1500 euros como está el coste de la vida, debemos luchar por ello,  pero por el TOD@S no solo por el MÍ. Se puede discrepar con mi opinión, pero mi moral me indica esto, no es mejor ni peor, es que hacer lo contrario sería no poder mirar el pasado humilde y de lucha de mi familia y por supuesto no poder dar la mano por ejemplo a mis compañer@s de Alcampo la Vega que es mi trabajo y del que mantengo mi excedencia.

Salud.

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!

Opinión | Eduardo Andradas

Carlos Rubiera, un socialista fusilado

Escrito hace

3 semanas

el

02/11/2022

Eduardo Andradas.- El 30 de noviembre de 1935 por la noche en Alcobendas, una urbe de unos 1500 vecinos y vecinas por entonces, la Federación Provincial del PSOE organiza un mitin en nuestra localidad en el que intervino Carlos Rubiera en nombre de la dirección socialista. Acto que se repite el martes 4 de febrero en la Casa del Pueblo de UGT (Hoy plaza del Pueblo),“rebosante de obreros” según el diario libertad, donde intervinieron Paquita Padín de Unión Republicana, Alfonso Ayensa (Escritor y posteriormente exiliado en México) de Izquierda Republicana y Carlos Rubiera del Partido Socialista, dando voz al Frente Popular.

El periódico “El Heraldo de Madrid”, del lunes 17 de febrero informa del “Mucho fervor republicano, las mujeres en primera línea en las colas para votar” y da el dato de la victoria por mayoría del Frente Popular en nuestra localidad tras el recuento electoral. En nuestro municipio, en las cuatro citas electorales de la II República, ganó o la Conjunción Republicano-Socialista, el PSOE o el Frente Popular.

¿Pero quién era Carlos Rubiera Rodríguez?, uno de los ponentes de los dos actos y que relación mantenía con esta población.

Carlos Rubiera, fue diputado en las elecciones a Cortes de 1936, era el secretario de la Agrupación Socialista Madrileña, fue miembro de la Junta de Defensa de Madrid, Secretario de las Juventudes Socialistas de la Federación Nacional de Trabajadores de la Tierra y era miembro del ala Caballerista (De Largo Caballero) del Partido Socialista. Esas responsabilidades le llevaron a tener una influencia total sobre la Agrupación Socialista de Alcobendas. Bastantes veces visitó este pueblo del Arroyo de la Vega y en donde entabló amistad con los socialistas locales Enrique López Silva, Alfonso Ciller, Bernardo Espejo y con los hermanos García Mínguez. No fue el caso con el alcalde desde 1937 Antonio Vázquez Sobreviela, también militante del PSOE, pero este alineado con la línea policía del Doctor Juan Negrín (También del PSOE). Con lo que durante ese año y el siguiente existieron varios choques entre la Agrupación socialista y el gobierno municipal de Vázquez Sobreviela. Carlos Rubiera supervisó las actividades agrícolas cooperativas en Prados Galápagos (Hoy desaparecido por la ampliación del aeropuerto de Barajas y que es parte del término municipal Alcobendano).

Carlos Rubiera apoyó y participó en el golpe de estado del Coronel Segismundo Casado contra el gobierno del Doctor Negrín en marzo de 1939. Esta asonada, pretendía alcanzar una “Paz Honrosa” con el General Franco y comenzar negociaciones para el fin de la guerra. Como es conocido el régimen fascista solo solicito la rendición incondicional, requerimiento que se dio días después, entregando la II República a la administración de FET de las JONS.

Carlos Rubiera fue detenido en el puerto de Alicante el 1 de abril de 1939,por las autoridades fascistas, tras pasar por diferentes campos de concentración (para civiles), fue trasladado a diversas cárceles de Madrid capital, el 7 de marzo de 1942 se le condenó a muerte, siendo fusilado en Madrid el 28 de abril de ese mismo año. Durante su periodo en presidio, propagó que era inminente una coalición de los antiguos partidarios del Coronel Casado y sectores monárquicos Borbónicos, que iban a deponer al Dictador Franco y crear un gobierno transitorio en el que él, participaría.

De nada le sirvió el ser parte de un levantamiento militar contra el Gobierno de Juan Negrín y el PCE y dar fin a la resistencia antifascista, o  de optar por una alianza con los partidarios de Alfonso XIII, fue fusilado en las tapias del cementerio del Este junto a otras siete personas de ideas republicanas. La dictadura era así, aunque ahora se pretenda blanquear por muchos.

La historia de Carlos Rubiera Rodríguez y su influencia política sobre Alcobendas, jamás se repitió o fue superada por otros secretarios generales de los socialistas Madrileños siguientes. Ni Alonso Puerta en 1977, ni Pepe Acosta o Joaquín Leguina posteriormente alcanzaron el influjo de este militante socialista sobre los destinos de Alcobendas. Carlos Rubiera tuvo el cargo de Gobernador Civil de Madrid desde el 6 de octubre  al 30 de diciembre de 1936. En donde trabajó para fortalecer el socialismo alcobendano  (incluida la UGT) en contraposición a las otras alternativas organizadas locales, como la CNT, el PCE o  Izquierda Republicana existentes en la población.

Sirvan estas palabras en recuerdo de una época y unas personas, que creyeron que hacían lo mejor para Alcobendas y la democracia y que fueron olvidados y olvidadas ulteriormente.

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!
Continuar leyendo

Opinión | Eduardo Andradas

1936 futbolistas contra Franco (En Alcobendas también)

Escrito hace

3 meses

el

24/08/2022

En la temporada 1935/36  nuestra localidad tenía un club de Fútbol, el  “Español de Alcobendas”. Su alienación habitual en esa liga era: Perdiguero I, Homóbono, Vázquez, Aguado, Lozano, Torres, Heras, Expósito, Barrera,  Chirri y Perdiguero II.

Francisco Expósito “Fanegas”, fue uno de los jóvenes que se alistó en las milicias populares el 18 de julio de 1936 para defender la República. Por ello, juzgado tras la guerra por el régimen de Franco, por delitos contra la propiedad de la Iglesia. Alejandro de las Heras (afiliado a la UGT), Manuel Aguado Lozano,  Patricio Fernández Torres, y José o Fernando Aguado (Los dos se alistaron en defensa de la República), desconozco cuál de los dos hermanos es. Delfín Homóbono  (Afiliado a la UGT),  el cual en 1941 se le buscaba para aplicarle sentencia condenatoria por auxilio a la rebelión y “rojo”. Antonio Vázquez Sobreviela, el alcalde de 1937 al 39, socialista y herido en la pierna los primeros días del golpe de estado. Todos los citados jugadores y vecinos se movilizaron el 19 de julio en Alcobendas en defensa de la legalidad democrática y del gobierno del Frente Popular. Posteriormente fueron juzgados por ello.  No tengo referencias de los demás jugadores como Perdiguero I y II  y “Chirri” que no encontré su verdadero nombre, ya que este mote hace referencia a alguien bajo de estatura. De 11 jugadores, mínimo 8, defendieron la República. Otro pudo encontrarse entre los desafectos al gobierno.

Aprovechando esta historia de los jugadores del Español de Alcobendas, quisiera nombrar a otros más conocidos en la época y profesionales del balón que se posicionaron a favor del ejecutivo de Manuel Azaña tras el golpe estado del 18 de julio de 1936. Son lo más llamativos pero no los únicos.

Patricio Escobal, jugador del Real Madrid de 1921 a 1930, del Racing de Madrid y del C.D Logroñés. Militante de Izquierda Republicana. Fue encarcelado en 1936. Se exilió en EEUU donde falleció en el 2002. Florentino Pérez  le negó un homenaje a este jugador.

Raimundo Pérez Lezama,  exilado a Gran Bretaña desde Euskadi, en 1937 ante el avance de las tropas fascistas. Jugó de portero en el equipo inglés del Southampton Football Club, una temporada. Tras regresar a España, fue mítico guardameta del Athletic de Bilbao, vistiendo la camiseta del Sestao Sport o Arenas de Guetxo  entre otros clubs.

Gregorio Blasco. Portero del Athletic Club de Bilbao en 1936. Se exilió en México o en Argentina. Llegando a jugar en el River Plate. Murió en México en 1983.

Pedro Areso, jugador del Betis o del FC. Barcelona. Exiliado en México y Argentina, jugó en el Club Atlético Tigre de Buenos Aires.

Enrique Larrinaga, futbolista del Racing de Santander. Se exilió en México donde jugó en su liga. Falleció en el 1993 en el país azteca.

Emilio Alonso, jugador del Real Madrid, exiliado en Argentina, jugó a partir de 1940 en el San Lorenzo de Almagro. Falleció en 1989 en México.

José María Urquiola. Jugador del Athletic de Madrid. Se exilió en Francia jugando en el Football Club Sète de la primera división Gala.

Isidro Langara. Leyenda de la delantera del RCD Oviedo. Fue perseguido por las autoridades fascistas para que no jugara en Argentina. Donde lo hizo en el Club Atlético San Lorenzo de Almagro y después disputó la liga Mexicana. Su halo futbolístico le permitió regresar en 1946 a España y vestirse de nuevo la camiseta del Oviedo.

Ángel Zubieta.  Un mediocentro defensivo del Athletic de Bilbao, se exilió en Argentina jugando en el San Lorenzo de Almagro 14 temporadas.

Luis Regueiro. Jugador del RUC de Irún y del Madrid CF (Real).  Se exilió en México donde jugó 4 temporadas en su liga de Futbol. Falleciendo en 1995 en ese país.

José García-Nieto. Delantero del Athletic de Madrid, combatió con el Ejército Popular de la República en la Batalla del Ebro. Se exilió en Francia donde terminó en el campo de concentración de Argeles-Sur-Mer. Jugó en el Seté FC de la primera división Francesa.

José Carlos Castillo García-Tudela.  Centrocampista del Athletic de Madrid, posteriormente del CD Sabadell FC o del Girona FC. Se exilió a Francia, donde jugo en el Red Star FC de Paris. Al regresar a España estuvo seis meses en prisión. Lo que le hizo emigrar a Colombia donde jugó en el Independiente de Santa Fe.

Francisco Gómez Vicente. Jugador del Athletic de Madrid o del Real Betis Balompié.  Combatió con el Ejército Popular de la República. Por lo que tuvo represalias por el régimen fascista. Tras ello en 1940 fichó por el Girona FC y colgó las botas en el Betis.

Leonardo Cilaurren. Centrocampista del Athletic de Bilbao. Exiliado en Argentina, jugo en el River Plate y posteriormente en el Club Atlético de Peñarol.

Y por último citar a Boško Petrović. Jugador Yugoslavo del FK Vojvodina o del OFK Belgrado. Murió el 12 de julio de 1937 a los mandos de un avión I-15 Republicano, en las cercanías del norte de Madrid, teniendo su base en Algete. Derribó 5 aviones fascistas. En el estadio del Partizan de Belgrado tiene una placa en su honor.

Por espacio no continúo nombrando a más jugadores, pero dejo estas reseñas de futbolistas, para recordar que muchos jugadores de fútbol en 1936 decidieron apoyar a la II República y poner su carrera deportiva en problemas, solo por salir en defensa de la democracia. Sea recuerdo ello.

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!
Continuar leyendo