Conecta con nosotros

Opinión | Eduardo Andradas

La Alcobendas pendiente 40 años después

Escrito hace

1 año

el

Eduardo Andradas, portavoz de Podemos Alcobendas

Eduardo Andradas.- El sindicato socialista manifestaba en el año 1981 “Esta Unión Comarcal de UGT  de Alcobendas, señala que la adhesión de España en la OTAN va a consolidar la presencia militar extranjera en nuestro país iniciada con los convenios bilaterales con los EE.UU. La UGT se ha opuesto y se opone a la política de bloques militares y, asimismo, rechaza la presencia en España de las bases militares extranjeras”. Y en julio, esto decía el Comité Anti-OTAN de Alcobendas y San Sebastián de los Reyes, del que era portavoz Pedro Espinosa.  “Para los partidarios de nuestro Ingreso la OTAN es la garantía de derechización de nuestro país y de la permanencia de los intereses socioeconómicos y políticos que, heredados del régimen anterior, se presentan hoy en una versión modernizada y bajo la forma de una democracia neoliberal en el nuevo régimen”. En octubre de ese año el PCE concluía su campaña de recogida de firmas en la zona, 5000 en total con un mitin en la Plaza del Pueblo de la Localidad. En el que intervinieron dirigentes comunistas, el concejal del PCE, Francisco Ruano y el miembro de la Ejecutiva del PCE, Armando López Salinas.

Hoy la lucha por la paz y la soberanía solo se encuentra en las hemerotecas.

En julio de 1981 el concejal socialista, Esteban Egea escribía certeramente; Hoy en «nuestra ciudad» tenemos que pagar más o menos por nuestro coche, por una licencia, por una tasa cualquiera, dependiendo de que vivamos a uno u otro lado de «la frontera». Tenemos distintos autobuses, las empresas que nos recogen las basuras o limpian nuestros colegios se las contrata por distintos precios. Cada pueblo tiene sus «propias» instalaciones deportivas, sanitarias y culturales que «los del otro» que apenas conoce o puede usar, en nuestras fiestas los vecinos de un pueblo han de ir «pidiendo» a los del otro los programas de festejos que a ellos no les llegaron y hasta este Boletín en el que hoy me lees es distinto para tu vecino «del otro lado de la frontera», “Por ello, vecino, te pido que con nosotros trabajes para conseguir hacer de Alcobendas-San Sebastián de los Reyes UNA SOLA CIUDAD.

40 años más tarde, estas líneas esclarecidas han avanzado escasos centímetros políticos.

En cuanto a urbanismo, el equipo de gobierno de entonces manifestaba en diciembre del 81 “Dentro de este marco, se le presta especial atención a la Política Urbanística. En este apartado, los socialistas consideran prioritarios los siguientes aspectos: la progresiva transformación de la propiedad individual o corporativa del suelo en propiedad colectiva, social o común; la recuperación de las plusvalías por el’ desarrollo urbano para el conjunto de los ciudadanos y la mejora de las condiciones de vida, convirtiendo la ciudad en marco de convivencia, desarrollo y perfeccionamiento de los ciudadanos”

480 meses después estamos en un retroceso progresivo de lo indicado.

El Plan de acción municipal para la gestión directa mediante los consejos de Barrio transfería  31.860.242 PTAS.  De dotación económica, el 2% del presupuesto de Alcobendas.

En este, ahora, los barrios, pasaron a distritos, no existió una ciudadanización de la institución, al revés una institucionalización de la participación. Los presupuestos participativos no pasaron de moción.

Sobre el ARROYO DE LA VEGA decía el consistorio de esa época “La Contaminación está siendo combatida en las propias fábricas, a las que se les ha exigido la colocación de una arqueta que permita tomar muestras de sus vertidos y analizarlos por el propio Ayuntamiento”.

Hoy nuestra madre fundadora de la ciudad sigue siendo una cloaca como denuncia Jarama Vivo recientemente.

14.600 días en los que debimos subsanar y progresar en esos aspectos y en ese programa de acción para no hacer retroceder a Alcobendas.  Debemos sacar la Alcobendas social del congelador y como recitaría Gabriel Celaya: “Vuelvo a arrancarte del sueño/ Vuelvo a decirte quién eres/ Vuelvo a pensarte suspenso / Vuelvo a luchar como importa/ Y a empezar por lo que empiezo.

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!

Opinión | Eduardo Andradas

Carlos Rubiera, un socialista fusilado

Escrito hace

1 mes

el

02/11/2022

Eduardo Andradas.- El 30 de noviembre de 1935 por la noche en Alcobendas, una urbe de unos 1500 vecinos y vecinas por entonces, la Federación Provincial del PSOE organiza un mitin en nuestra localidad en el que intervino Carlos Rubiera en nombre de la dirección socialista. Acto que se repite el martes 4 de febrero en la Casa del Pueblo de UGT (Hoy plaza del Pueblo),“rebosante de obreros” según el diario libertad, donde intervinieron Paquita Padín de Unión Republicana, Alfonso Ayensa (Escritor y posteriormente exiliado en México) de Izquierda Republicana y Carlos Rubiera del Partido Socialista, dando voz al Frente Popular.

El periódico “El Heraldo de Madrid”, del lunes 17 de febrero informa del “Mucho fervor republicano, las mujeres en primera línea en las colas para votar” y da el dato de la victoria por mayoría del Frente Popular en nuestra localidad tras el recuento electoral. En nuestro municipio, en las cuatro citas electorales de la II República, ganó o la Conjunción Republicano-Socialista, el PSOE o el Frente Popular.

¿Pero quién era Carlos Rubiera Rodríguez?, uno de los ponentes de los dos actos y que relación mantenía con esta población.

Carlos Rubiera, fue diputado en las elecciones a Cortes de 1936, era el secretario de la Agrupación Socialista Madrileña, fue miembro de la Junta de Defensa de Madrid, Secretario de las Juventudes Socialistas de la Federación Nacional de Trabajadores de la Tierra y era miembro del ala Caballerista (De Largo Caballero) del Partido Socialista. Esas responsabilidades le llevaron a tener una influencia total sobre la Agrupación Socialista de Alcobendas. Bastantes veces visitó este pueblo del Arroyo de la Vega y en donde entabló amistad con los socialistas locales Enrique López Silva, Alfonso Ciller, Bernardo Espejo y con los hermanos García Mínguez. No fue el caso con el alcalde desde 1937 Antonio Vázquez Sobreviela, también militante del PSOE, pero este alineado con la línea policía del Doctor Juan Negrín (También del PSOE). Con lo que durante ese año y el siguiente existieron varios choques entre la Agrupación socialista y el gobierno municipal de Vázquez Sobreviela. Carlos Rubiera supervisó las actividades agrícolas cooperativas en Prados Galápagos (Hoy desaparecido por la ampliación del aeropuerto de Barajas y que es parte del término municipal Alcobendano).

Carlos Rubiera apoyó y participó en el golpe de estado del Coronel Segismundo Casado contra el gobierno del Doctor Negrín en marzo de 1939. Esta asonada, pretendía alcanzar una “Paz Honrosa” con el General Franco y comenzar negociaciones para el fin de la guerra. Como es conocido el régimen fascista solo solicito la rendición incondicional, requerimiento que se dio días después, entregando la II República a la administración de FET de las JONS.

Carlos Rubiera fue detenido en el puerto de Alicante el 1 de abril de 1939,por las autoridades fascistas, tras pasar por diferentes campos de concentración (para civiles), fue trasladado a diversas cárceles de Madrid capital, el 7 de marzo de 1942 se le condenó a muerte, siendo fusilado en Madrid el 28 de abril de ese mismo año. Durante su periodo en presidio, propagó que era inminente una coalición de los antiguos partidarios del Coronel Casado y sectores monárquicos Borbónicos, que iban a deponer al Dictador Franco y crear un gobierno transitorio en el que él, participaría.

De nada le sirvió el ser parte de un levantamiento militar contra el Gobierno de Juan Negrín y el PCE y dar fin a la resistencia antifascista, o  de optar por una alianza con los partidarios de Alfonso XIII, fue fusilado en las tapias del cementerio del Este junto a otras siete personas de ideas republicanas. La dictadura era así, aunque ahora se pretenda blanquear por muchos.

La historia de Carlos Rubiera Rodríguez y su influencia política sobre Alcobendas, jamás se repitió o fue superada por otros secretarios generales de los socialistas Madrileños siguientes. Ni Alonso Puerta en 1977, ni Pepe Acosta o Joaquín Leguina posteriormente alcanzaron el influjo de este militante socialista sobre los destinos de Alcobendas. Carlos Rubiera tuvo el cargo de Gobernador Civil de Madrid desde el 6 de octubre  al 30 de diciembre de 1936. En donde trabajó para fortalecer el socialismo alcobendano  (incluida la UGT) en contraposición a las otras alternativas organizadas locales, como la CNT, el PCE o  Izquierda Republicana existentes en la población.

Sirvan estas palabras en recuerdo de una época y unas personas, que creyeron que hacían lo mejor para Alcobendas y la democracia y que fueron olvidados y olvidadas ulteriormente.

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!
Continuar leyendo

Opinión | Eduardo Andradas

De Cogolludo a la subida de salario

Escrito hace

2 meses

el

28/09/2022
Eduardo Andradas, portavoz de Podemos Alcobendas

Eduardo Andradas.- En los primeros años del siglo XX, mi bisabuelo llegó a Madrid a hacer el servicio militar desde Cogolludo (Guadalajara) era hijo de un carbonero. Aquí tuvo a mi abuelo Joaquín Andradas, que trabajaba en una portería en San Bernardo (Madrid capital). Mi abuela Margarita Sáez nació en Saornil del Voltoya (Ávila), una zona ganadera y de picadores de piedra y granito. De tradición socialista, la zona junto a Mingorría era conocida como “La pequeña Moscú” antes de 1936. Mi abuelo Joaquín, se afilió al PSOE tras escuchar en un mitin a Francisco Largo Caballero y fue sargento del Ejército Popular de la Republica destinado en la casa de Campo, tras previo paso con fusil por Somosierra. En 1941 cuando le soltaron de la cárcel, nació mi padre Jesús Andradas. Vivieron en una buhardilla en la Calle Limón y pasaron mucha hambre hasta bien avanzada la década de los 40. Joaquín regentó un bar por “Noviciados” hasta su jubilación.

Mi abuelo Pablo de Diego, era natural de Valdetorres del Jarama, como su padre. Labradores, gente muy pobre que vendía con una carreta productos del campo por la zona. Mi abuela Alejandra, era oriunda de Talamanca del Jarama, su padre no la reconoció porque era un cacique de Torrelaguna. Mi abuelo Pablo era de ideas comunistas, fue concejal del Ayuntamiento de su pueblo en febrero de 1936 y cabó de la 206 brigada Mixta del Ejército Popular de la República. 5 años de presidio por defender la democracia y otros 5 de libertad vigilada. Mi madre nació en 1945, mi abuelo se hizo pastor, hasta su jubilación y jamás renegó de sus ideas comunistas hasta que murió en el 2002.

Mi padre, mi madre y mi hermano vinieron a vivir a Alcobendas en 1972, Jesús era trabajador de Artes Gráficas, se afilió al PSOE-Histórico de Rodolfo Llopis en 1975 y al PSOE de Felipe González en 1976, sindicalista de UGT y concejal las dos primeras legislaturas de la democracia. Murió en 1995, siendo militante del PASOC y trabajador en un garaje. Mi madre también afiliada al PSOE me llevaba a los actos de pequeño mientras ella daba claveles en la puerta por ejemplo del viejo cine Castilla. Afiliada a CCOO desde 1998, trabajó en una fábrica y como asistenta doméstica. Clase trabajadora, humilde mi familia. Tras su paso por la política ninguno terminó en ningún consejo de administración de una empresa o cambiamos nuestros hogares a zonas con mayor renta económica.

Mi abuela Alejandra me trasmitió mi amor por los animales, ella cuidaba una colonia de gatos que tenía en su patio y en su tejado. Ella era muy religiosa, dicen que se hizo para evitar represalias sobre su familia tras 1939. Mi abuelo Pablo era ateo, nunca opinó de esa devoción de mi abuelo por el catolicismo.

Desde 1976 vivo en Alcobendas, al cuidar a mi abuelo Pablo, siempre conocí sus vivencias en la guerra, jamás quiso hablar de su estancia en la cárcel, solo del día que le dieron la libertad hablaba. Crecí entre mítines del PSOE y tras ser representante de los alumnos y alumnas en el Colegio Juan XXIII, en 1992 comencé con 16 años mi activismo político por mí mismo.

Cuento todo esto, porque el que traiciona su ayer, deja de ser uno mismo y se permuta en otro “yo”. Desde que entré en el Ayuntamiento de Alcobendas como edil, siempre he tenido presente mi origen familiar, mi pertenencia a la clase trabajadora, la honradez en la actuación y de que barrio crecí y del cual pretendo seguir, que es el mismo.

Te escribo estos párrafos, para dar base al por qué voté en contra de subir el salario de la corporación un 2% y por qué lo hice en la anterior legislatura también, en la que renuncié a la vez a cobrar el 75% del salario de portavoz que me correspondía. Este ciclo político si decidí recibir íntegro lo que tenía que percibir y donar 600 euros todos los meses, con lo que mantenemos nuestra Morada de Podemos. Los trabajadores/as necesitan la mayoría de las veces una huelga o manifestaciones para conseguir una subida salarial. Y no solo la patronal se opone, a veces también segmentos de la clase política. En cambio con un pleno y una alzada de mano, basta para alcanzar aumentar tu masa salarial. Nadie debería vivir con un salario inferior a 1500 euros como está el coste de la vida, debemos luchar por ello,  pero por el TOD@S no solo por el MÍ. Se puede discrepar con mi opinión, pero mi moral me indica esto, no es mejor ni peor, es que hacer lo contrario sería no poder mirar el pasado humilde y de lucha de mi familia y por supuesto no poder dar la mano por ejemplo a mis compañer@s de Alcampo la Vega que es mi trabajo y del que mantengo mi excedencia.

Salud.

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!
Continuar leyendo