Conecta con nosotros

Opinión / Manzanares el Real

Responsabilidad fiscal frente a demagogia política

Escrito hace

2 semanas

el

José Luis Labrador.- En el pasado Pleno Ordinario de Manzanares El Real aprobamos la modificación de la Ordenanza de Plusvalías adaptándola, por un lado, a lo establecido por el Ministerio de Hacienda y, por otro lado, estableciendo un criterio en el que se grave más la transmisión de propiedades durante los 5 primeros años; de esta manera pretendemos favorecer claramente a las familias que decidan vender su vivienda familiar frente a los especuladores.

¿Con medidas como esta, así como la eliminación de tasas municipales, o la rebaja del tramo municipal del IBI para que el recibo permanezca “congelado” durante toda la legislatura quiere decir que estoy en contra de los impuestos? Para nada, yo creo profundamente en el sentido de los mismos y es fundamental pagar los tributos de manera progresiva en función de la renta de cada uno, quien más tiene debe pagar más, de esa manera podremos tener unos servicios públicos de calidad para todos en igualdad, lo que se conoce como el modelo sueco.

Esto no quiere decir que no se adapten, en cada momento, las cargas fiscales para beneficiar a la mayoría, claro que sí,  y cuando una tasa es injusta se elimine como hemos hecho en Manzanares El Real, o cuando prefiramos evitar la especulación y beneficiar a la mayoría de familias de nuestro pueblo con valentía modifiquemos la normativa, lo importante es que hay que gestionar desde la responsabilidad y con la base sólida de un proyecto político solvente, sabiendo qué se está haciendo, sin improvisaciones.

Por ejemplo, hay partidos políticos, que pretenden ser Gobierno a nivel nacional y a nivel local, que sostienen su discurso político en el mantra “nosotros eliminaremos los impuestos” para acto seguido prometer de todo a los vecinos sin ningún tipo de impunidad tomándonos, me temo,  por tontos y careciendo de un proyecto responsable y real.

Las políticas públicas y los servicios públicos deben ser pagados, no son gratis, y la responsabilidad de un Gobierno puesto por la ciudadanía al frente de una Administración es la de trabajar con solvencia garantizando los mejores servicios al menor coste, esto es lo que se conoce como Estado del Bienestar. Para conseguirlo solo hay que tener un proyecto fuertemente estudiado, no vale con discursos demagógicos prometiendo rebajas o eliminación de impuestos que luego no se llevan a cabo y si se llevan a cabo es, no me cabe duda, con un gran deterioro de los servicios públicos, así lo padecemos en la Comunidad de Madrid donde la sanidad, el transporte o la educación agonizan.

Por todo ello, para evitar el deterioro de los servicios públicos, sin demagogia, insisto, los impuestos son realmente necesarios, modulados en cada momento para favorecer a las familias y primando la progresividad según las rentas, pero necesarios para fortalecer nuestra sociedad local desde la igualdad y la solidaridad para tener actividades culturales, deportivas, sociales, servicios de emergencias, o dotaciones municipales públicas de calidad y en la mejor de las condiciones.

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!