Conecta con nosotros

Medio Ambiente

La gestión de los residuos en la Comunidad de Madrid: ineficaz, anacrónica y alejada de la legislación

Escrito hace

1 año

el

  • Ecologistas en Acción de la Comunidad de Madrid presenta un informe en que analiza la gestión de los residuos a nivel regional

  • La Comunidad de Madrid tiene un sistema de recogida de los residuos muy ineficaz, que no propicia la recogida separa de la mayor cantidad de los residuos y en el que solo el 30,5 % de los envases son recogidos en el sistema de contenedor amarillo. Los Puntos Limpios son completamente insuficientes

  • El 82,9 % de los residuos se destruyen sin posibilidad de ser recuperados para un posterior uso

  • Ecologistas en Acción de la Comunidad de Madrid propone un cambio de modelo, basado en los principios de Residuo Cero y en el cumplimiento de todos los objetivos legislativos

Ecologistas en Acción de la CAM.- Ecologistas en Acción de la Comunidad de Madrid ha realizado un informe que analiza la situación de los residuos en la región madrileña. El informe ha tenido como base información oficial de la Consejería de Medio Ambiente, así como del Ayuntamiento de Madrid y de las distintas mancomunidades de gestión de residuos. Un hecho a destacar por el informe es lo poco actualizada que está la información oficial, con datos poco claros y, a menudo, no coincidentes o, incluso, contradictorios.

La Comunidad de Madrid, en 2015 (último año con información pública disponible), contaba con 6.436.996 habitantes repartidos en 179 municipios. En ese año se generaron 2.786.378 toneladas de residuos urbanos, lo que supuso una media de 433 kilogramos/habitante/año.

En cuanto al sistema de recogida, el informe incide en que nos encontramos con un sistema poco eficaz. El sistema no propicia la recogida separada de la fracción orgánica, la mayor parte de los residuos domiciliarios y comerciales (entre un 32 y un 42 % del total). Lo mismo ocurre con la fracción de envases ligeros, en la que tan solo el 30,5 % de los envases son recogidos de forma eficaz a través del sistema del contenedor amarillo. La ineficacia del sistema queda demostrada además en el dato de que 1.961.977 toneladas son residuos que se recogen mezclados, es decir, el 70,41 % se recogen en la fracción resto, lo que dificultará su futuro aprovechamiento.

El sistema de recogida depende de la voluntad de los distintos municipios, sin que exista un modelo unitario que fomente la eficacia y alcanzar los objetivos legales. El sistema de recogida “puerta a puerta”, es un sistema apenas utilizado en la región, a pesar de estar demostrado que es el sistema más eficaz para la separación de las distintas fracciones. Por otro lado, el sistema de depósito, devolución y retorno para los envases ligeros tiene una implantación marginal, a pesar de resultar el modelo más eficaz para esta fracción.

En cuanto a los Puntos Limpios, el informe destaca que estos no llegan al total de municipios de la región y se está muy lejos de la ratio de una instalación por cada 30.000 habitantes. En los 26 municipios de más de 30.000 habitantes, solo cuatro cumplirían con la ratio establecida en la Estrategia de Residuos 2017-2024 (Aranjuez, Pinto, Tres Cantos y Arroyomolinos). Es decir, el 85 % de las ciudades más grandes lo incumplen, con Madrid y Alcalá de Henares a la cabeza. Por otro lado, también se critica la falta de homogeneidad en los residuos que reciben (algunos municipios solo recogen muebles, enseres y voluminosos y en otros la relación de residuos admisibles es más amplia).

En lo que respecta al tratamiento, las instalaciones más utilizadas siguen siendo los vertederos, como consecuencia del sistema de separación basado principalmente en la mezcla de residuos en el contenedor de resto. Incluso, todavía existen cientos de miles de toneladas de residuos que son depositadas en vertedero sin recibir un tratamiento previo, lo cual es contrario a lo establecido en la legislación. Esta es una situación generalizada en toda la región.

El informe destaca el dato de que la mayor parte de los residuos domiciliarios se destruyen, ya sea mediante su depósito en vertedero (73,7 %) o bien incinerados (9,2 %). En total se puede decir que el 82,9 % de los residuos se destruyen sin posibilidad de ser recuperados para un posterior uso.

Este modelo de gestión y de tratamiento, ha generado un grave problema regional en cuanto a la situación de los vertederos, que sufren una situación crítica. El de la Mancomunidad del Este, colapsado, ha tenido que cerrar en 2019, antes de ponerse en funcionamiento el macrovertedero de Loeches. Los vertederos de la Mancomunidad del Noroeste y del Sur, han tenido que ser subidos de cota, a la espera de que se construyan nuevos vasos. Esto denota una falta de previsión en la gestión, en un modelo finalista, basado en la destrucción de los residuos.El informe concluye que estamos ante un sistema de recogida, separación y tratamiento que no da respuesta a una gestión sostenible de los residuos, es ineficaz, derrocha los recursos que se encuentran en los residuos, emplea métodos finalistas anacrónicos de tratamiento que incumplen los principios y objetivos de la legislación y que llevan a un colapso de sus instalaciones de vertido.Ecologistas en Acción de la Comunidad de Madrid propone un cambio de modelo, basado en los principios de Residuo Cero y en el cumplimiento de todos los objetivos legislativos, transformando el sistema de recogidas, propiciando el compostaje a todos los niveles y estableciendo una planificación descentralizada y de cercanía de las instalaciones de tratamiento.

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!

Medio Ambiente

Las colillas o los restos de cristales en el campo aumentan el riesgo de incendios forestales

Escrito hace

5 días

el

10/08/2022

El Proyecto LIBERA, de SEO/BirdLife ha lanzado un mensaje sobre los incendios forestales: “Las colillas o los restos de cristales pueden convertirse en el origen de un fuego”

Citan que así «ocurrió en el incendio de Cebreros (Ávila) el pasado julio»

La organización señala que «más del 3% de los incendios forestales provocados por causas no naturales en España son originados en colillas abandonadas» en los espacios naturales

El abandono de residuos en la naturaleza (como cristales, aerosoles o colillas) aumentan el riesgo de un incendio forestal. Así lo señala SEO/BirdLife en un comunicado reciente del Proyecto LIBERA en el que advierte que basura en la naturaleza, la conocida como Basuraleza, aumenta el riesgo de incendios en el medio natural.

Las estadísticas del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPA) demuestran que este año es el peor en cuanto a incendios de las últimas décadas. En los siete meses que van de año se han quemado en España más hectáreas de bosque que en la media de la última década. En 2022 ya se han contabilizado un total de 6.097 siniestros, de los cuales 1.965 han sido incendios de más de una hectárea y 4.132 conatos (menos de una hectárea). Además, este es el curso con más grandes incendios (más de 500 hectáreas) de los últimos 10 años. Hasta la fecha se han registrado 20, por lo que ya se ha sobrepasado la cifra de 19 en 2012.

Por otro lado, el Sistema de Información de Incendios Forestales Europeos (EFFIS) estima que el fuego ya ha calcinado más de 200.000 hectáreas de espacios naturales en más de 300 incendios superiores a 30 hectáreas. Según la plataforma, «este es el peor año de la historia en nuestro país desde 2008, primer año en el que hay registros del EFFIS».

La basuraleza, un factor de riesgo

El verano se convierte en una época de alto riesgo de incendios forestales. Se unen factores como las altas temperaturas, el viento y la falta de lluvias, y las condiciones climatológicas que se están agravando cada vez más como consecuencia del cambio climático.

Sin embargo, según el Ministerio para la Transición Ecológica (MITECO), «el 80% de los incendios que se producen en España, ya sea de forma directa o indirecta, tienen su origen en actividades desarrolladas por el ser humano».

Desde Seo/BirdLife, señalan que «cualquier conducta incívica o accidental puede ser la causa del origen del fuego. Y esto va a provocar la pérdida de valores naturales, así como afectar a poblaciones y a sus sistemas de subsistencia».

Trozos de vídrio, pero también aerosoles

La organización pone el índice sobre los residuos que los desaprensivos dejan en la Naturaleza, y que pueden provocar incendios forestales. Por ejemplo, los aerosoles en el entorno natural puede ser el detonante de un incendio debido a su explosión cuando son sometidos a altas temperaturas.

Lo mismo ocurre con las botellas o trozos de vidrio que, con el calor, pueden originar un incendio por el llamado “efecto lupa”. En relación a las colillas mal apagadas, también suponen un riesgo directo de incendio.

«Por todo ello, resulta primordial no arrojar basura en el campo», señala Seo/BirdLife. Ofrecen datos de la Asociación Reforesta que publicó un informe en el que señala que los incendios provocados por colillas han sido los responsables del 3,25 por ciento del total de los siniestros producidos entre el año 2004 y 2013. 

Desde el Proyecto LIBERA, impulsado por SEO/BirdLife en colaboración con Ecoembes, se reclama reforzar la importancia de extremar la precaución en las actividades que se desarrollen en entornos naturales. E incidir en que «el abandono de basuraleza no es solo un problema estético sino una fuente de contaminación y destrucción de los espacios naturales».


Informes elaborados desde el Proyecto LIBERA

Informe Colillas
Informe Basuraleza
Informe Cunetas
El impacto del abandono de plástico en la naturaleza.
Informe WC 

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!
Continuar leyendo

Medio Ambiente

Autopsia a los incendios de Madrid: negligencias, vandalismo y falta de medidas preventivas

Escrito hace

2 semanas

el

02/08/2022

Organizaciones ecologistas madrileñas han reclamado medidas a la Comunidad de Madrid contra las causas de los incendios forestales. Según sus datos, han aumentado los siniestros producidos por negligencias.  

Los colectivos ecologistas señalan que en cuatro años se han quemado en Madrid casi 3.000 hectáreas de espacios protegidos o de la Red Natura 2000.

Entre las propuestas está incrementar la vigilancia en el medio natural y periurbano, restringir temporalmente actividades de alto riesgo como tránsito de vehículos en zonas forestales o celebración de eventos en fincas ilegales. También la actividad con maquinaria que pueda generar chispas

Escucha a María ángeles Nieto, portavoz de Ecologistas en Acción

Por otro lado, los ecologistas denuncian los «desbroces injustificados» en zonas de alto valor natural que elimina la cubierta vegetal en zonas donde podría pastar la ganadería extensiva.

Organizaciones ecologistas madrileñas reclaman medidas a la Comunidad de Madrid contra las causas de los incendios forestales. Cinco asociaciones (ARBA, Ecologistas en Acción, Grama, Jarama Vivo y Asociación Ecologista del Jarama) han firmado un comunicado al respecto.

En el mismo, las asociaciones señalan que han aumentado los siniestros producidos por negligencias. Analizan los datos de la Dirección General de Emergencias de la Comunidad de Madrid. De 314 siniestros en 2021, 258 fueron conatos e incendios menores de una hectárea. El resto, 56, fueron incendios mayores. Del total de siniestros, se conoce la causa de 308. De estos, 121 (el 39%) se debieron a negligencias, mientras que 39 (el 30%) fueron intencionados. De estos 39, 22 fueron por vandalismo y 10 por cuestiones relacionadas con la propiedad.

Además, según las asociaciones, 41 incendios (un 13%) fueron gamberradas o juegos de niños, y 24 (8%) empezaron en basureros ilegales o mal gestionados. El resto de causas se reparte entre quemas agrícolas y chispas de herramientas (segadoras, radiales o motosierras, por ejemplo). También hogueras y barbacoas, tendidos eléctricos, o pirómanos.

Las asociaciones ecologistas recuerdan que en el periodo 2019-2020, el 36% de los incendios se debieron a negligencias. Comparando los porcentajes de ambos años, llegan a la conclusión de que han aumentado los incendios por negligencias.

En este sentido, la portavoz de Ecologistas en Acción, María Ángeles Nieto, señala que «es necesario intervenir para que las personas dejen de prender fuego».

Incrementar la vigilancia en medio natural y periurbano

Las cinco asociaciones ecologistas de Madrid reclaman medidas contra los incendios forestales. Entre las propuestas está incrementar la vigilancia en el medio natural y periurbano. Y no sólo en espacios naturales sino también en los vertederos ilegales y lugares donde se acumulan residuos que hay por la región. Al respecto, Nieto ha aludido al siniestro ocurrido en una parcela de Guadalix de la Sierra donde se acumulaban toneladas de restos de poda y de árboles.

También se reclama restringir temporalmente actividades de alto riesgo en verano en espacios naturales. Ponen de ejemplo el tránsito de vehículos en zonas forestales, y la celebración de eventos en fincas ilegales de bodas. También el uso de maquinaria forestal  para reforestación. Sobre este aspecto aluden al incendio de Ateca (Zaragoza) que ha calcinado 14.000 hectáreas y se originó al parecer en una maquinaria que hacía una reforestación en una finca privada.

Por otro lado, las asociaciones ecologistas madrileñas también piden que se vuelvan a hacer campañas de sensibilización sobre el fuego como las que se hacían en los años 70 y 80, que, según sus palabras, han desaparecido.

Casi 3.000 hectáreas quemadas de espacios protegidos en 4 años

Además, las cinco asociaciones ecologistas han recordado que en 4 años han ardido en la Comunidad de Madrid casi 3.000 hectáreas de espacios protegidos o Red Natura 2000. En 2019 ocurrió en Cadalso de los Vidrios (espacio protegido Red Natura 2000 Zona de Especial Protección para las Aves Encinares de los ríos Alberche y Cofio) y Miraflores de la Sierra (Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares y espacio Red Natura 2000). En 2021, en el incendio de Batres (Parque Regional del curso medio del río Guadarrama y espacio Red Natura 2000). Y, este año  2022,  el incendio en Aranjuez afecta a la Reserva Natural de El Regajal-Mar de Ontígola y Red Natura 2000.

Al respecto, los ecologistas señalan que estos incendios son biodiversidad que se ha perdido.

Denuncian desbroces injustificados en zonas de alto valor natural

Los grupos ecologistas también denuncian los «desbroces injustificados» de la Comunidad de Madrid en zonas de alto valor natural. Afirman que han ocurrido en parajes de toda la región. Citan desbroces en Prádena del Rincón, en la Reserva de la Biosfera Sierra del Rincón; y eliminación de la orla arbórea y arbustiva de gran belleza, en el camino histórico de Oteruelo del Valle, en el Valle del Lozoya. También desbroces intensos en la Cañada Real Segoviana, a su paso por El Escorial; o en la Cañada Real de las Calerizas, entre Torremocha del Jarama y Torrelaguna. Y entre las más recientes, en la Cañada Real Segoviana a su paso por Garganta de los Montes.

Las asociaciones ecologistas señalan que en los últimos años «se está eliminando la totalidad de la cubierta vegetal, incluyendo ejemplares arbustivos y arbóreos de numerosas  vías pecuarias que son, precisamente, los terrenos en los que debe pastar y transitar el ganado extensivo. No tiene lógica».

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!
Continuar leyendo