Conecta con nosotros

Medio Ambiente

En el Día de la Tierra: Amigos de la Tierra reclama una ley de residuos transformadora

Publicado

el

  • En el Día de la Tierra, Amigos de la Tierra pone el foco en la necesidad de atajar la alarmante situación de los residuos en España.
  • La organización reclama una Ley de Residuos que promueva la prevención, la reutilización y el reciclaje de alta calidad y consiga que España deje de quemar y enterrar casi el 70% de sus residuos domésticos.
  • Los residuos son los grandes olvidados del medio ambiente, a pesar de contaminar suelos y agua, contribuir al cambio climático y suponer el desperdicio de recursos naturales finitos.

Hoy Día de la Tierra, 22 de abril, Amigos de la Tierra reclama al Gobierno una Ley de Residuos y suelos contaminados transformadora que responda a la alarmante situación de los residuos en el Estado. Una Ley que impulse el desarrollo de medidas efectivas que pongan fin a la gestión nefasta que se ha hecho de los mismos a lo largo de todos estos años.

España está a la cola de la gestión de residuos en Europa, tanto en reciclaje, como en separación en origen de los residuos, tratamiento de la materia orgánica, o promoción de la reutilización y la reparación. Si hablamos de la Comunidad de Madrid, Marian Lorenzo, responsable del área de recursos y residuos de Amigos de la Tierra en esta comunidad, señala que la situación es aún peor: el porcentaje de residuos que acaba incinerado y en vertederos supera el 80%, no se vislumbran cambios en la gestión de los residuos que conduzcan hacia un modelo que respete la Jerarquía Europea de residuos que prima la prevención y la reutilización, y se carece de las infraestructuras adecuadas a ese cambio de modelo que necesariamente pasa por una descentralización en el tratamiento.

Es muy preocupante que, a pesar del cercano colapso de la gestión de los residuos en la Comunidad de Madrid, con vertederos colmatados, ampliaciones en contra del sentido común, pues lo que se requiere son políticas de prevención  ampliaciones de vasos de vertido contrareloj y que no llegan a tiempo, una incineradora que aumenta la cantidad de residuos que trata cuando debería estar en proceso de retirada hasta su clausura, la situación no parece preocupar a quiénes deben trabajar en dar soluciones puesto que el camino que emprenden no hace sino dar continuidad a políticas ya demostradas ineficientes y obsoletas, además de costosas.

El Gobierno tiene ahora la oportunidad, aprobando una Ley de Residuos ambiciosa a la que debe acompañar un Real Decreto sobre envases que no puede quedarse atrás. Se necesita un giro radical en las políticas actuales para que dejen de ser un obstáculo hacia la transición ecológica y garanticen soluciones eficaces y respetuosas con las personas y el planeta.

El tratamiento de vertido e incineración de los residuos municipales, cuya gestión en el Estado español alcanzó en 2019 la emisión de casi 15 millones de toneladas de CO2 equivalente, sigue representando el destino principal de millones de toneladas de residuos que se generan cada año, con un fuerte impacto sobre los ecosistemas, la salud de las personas y la situación de emergencia climática (1). Además, este escenario sitúa a España en un claro incumplimiento del objetivo marcado por la Unión Europea de alcanzar el 50% en reutilización y reciclaje en 2020, y así lo ha denunciado Amigos de la Tierra junto a otras 15 organizaciones de la sociedad civil que han demandado a España ante la Comisión Europea (2).

La ley de Residuos debe priorizar la prevención con medidas concretas encaminadas a evitar que los recursos se conviertan en residuos. Combatir la obsolescencia programada, reducir de forma radical la cantidad y la toxicidad de los plásticos o facilitar la reparación y reutilización de los productos son algunas de las medidas transformadoras que están ausentes en los borradores de la futura ley.

El nuevo marco debe también desplegar todo el potencial de la materia orgánica en la protección de los suelos y en la lucha contra el cambio climático. Para ello, se deben fomentar sistemas de recogida selectiva en origen más eficientes como el puerta a puerta o el quinto contenedor con llave, y modelos de tratamiento descentralizados, como el compostaje doméstico y comunitario, el agrocompostaje y el compostaje en pequeñas plantas.

Amigos de la Tierra señala a su vez que el cambio indispensable del actual modelo basado en el “usar y tirar” hacia una verdadera “economía circular” requiere responsabilizar a las empresas, que son quienes inundan el mercado con productos de vida útil muy corta y productos que no se pueden reutilizar o reciclar. De esta forma, la ley debe establecer requisitos de ecodiseño y obligar a éstas a hacerse cargo de los residuos que han generado con sus productos.

Por ejemplo, simplemente limpiar ciudades y pueblos de envases de un solo uso abandonados cuesta a las personas contribuyentes entre 496 y 744 millones de euros al año (3). Hasta 529 millones de euros están asociados a los envases de bebidas, que podrían reducirse hasta un 80% con la implantación de un sistema de depósito.

Adriana Espinosa, responsable de Recursos naturales y residuos en Amigos de la Tierra denuncia que “la industria, quien se beneficia del actual modelo lineal, lleva años presionando para evitar cualquier modificación en los sistemas de gestión de residuos, tal y como están haciendo ahora para lograr una normativa a su favor”.

En este contexto, con la reforma de la Ley de Residuos, el Gobierno tiene ante sí una decisión clave: seguir apuntalando un sistema con beneficios para unos pocos y graves perjuicios ambientales y sociales o impulsar la construcción de un modelo con la gente y la Tierra en el centro de las decisiones. Es hora de avanzar hacia una transición ecológica justa y real.

 

Medio Ambiente

Mojones, puentes, edificaciones… el patrimonio histórico-cultural de las vías pecuarias madrileñas corre serio peligro

Publicado

el

Puente de la marmota,Colmenar Viejo

Ecologistas en Acción denuncia que las vías pecuarias madrileñas cuentan con un valioso patrimonio histórico y cultural, como son ermitas, puentes, fuentes, abrevaderos, etc, que se encuentra olvidado y abandonado.

Desde 2019, Ecologistas en Acción de la Comunidad de Madrid está solicitando al Gobierno regional que realice el inventario de bienes existentes en las vías pecuarias y el correspondiente plan de uso de los mismos, para que éstos no sufran deterioro o desaparezcan.

«Ante la desidia de la administración regional», explica Ecologistas en Acción, ha iniciado un estudio, en el que hasta la fecha, se han identificado 127 elementos. Una pequeña muestra de lo que en realidad hay.

Ecologistas en Acción de la Comunidad de Madrid lleva una década recorriendo sistemáticamente las vías pecuarias de la región, detectando problemas, pero también conociendo su rico patrimonio. En los centenares de kilómetros recorridos se han detectado numerosos elementos que son bienes públicos, ubicados en las vías pecuarias madrileñas. Estos bienes no se encuentran inventariados, lo que supone que la administración competente que es la Consejería de Medio Ambiente, Ordenación del Territorio y Sostenibilidad, desconoce cuántos son, dónde están y en qué estado se encuentran. Tampoco cuentan con un plan de conservación, uso y vigilancia que permita su adecuado tratamiento y evitar su deterioro y pérdida.

España, es el único estado del mundo que posee un sistema de caminos pastoriles de dominio y uso público, las vías pecuarias, que atesoran una ingente cantidad de elementos del patrimonio inmueble, mueble, inmaterial, etc de gran valor histórico-cultural. La conservación de este patrimonio sería un importante recurso cultural para los municipios de la reunión.

Algunos bienes localizados

Bienes inmuebles de valor histórico-cultural y funcional (ermitas, eremitorios, fuentes, abrevaderos, puentes, tapias históricas, etc.). Por ejemplo la Ermita de San Isidro en el Descansadero de la Dehesilla del Retamar, en Alcobendas, chozos de pastores en el Cordel de las Merinas, en los términos de Ambite, Orusco de Tajuña y Brea de Tajo, etc.

Bienes muebles vinculados a los actos administrativos de clasificación, deslinde y amojonamiento, algunos de gran valor histórico-cultural: mojones, señalizaciones, etc. Algunos ejemplos son el mojón de la Cañada Real de Madrid, actualmente Plaza de la Independencia en la calle de Alcalá, en la ciudad de Madrid.

Elementos del patrimonio inmaterial como el uso ganadero, las romerías, las caballadas, que usan las vías pecuarias y elementos del patrimonio histórico-cultural existente en las mismas: ermitas, puentes, etc. Como la Romería de la Virgen de la Alarilla que recorre cinco kilómetros de la Cañada Real Soriana Oriental, en Fuentidueña de Tajo.

Itinerarios y caminos históricos; histórico-religiosos; proyectos de recorridos temáticos de gran recorrido (Caminos Naturales); diseño de Senderos GR, PR, SL; así como rutas e itinerarios de Ayuntamientos y otras instituciones que utilizan las vías pecuarias madrileñas y sus elementos inmuebles y muebles de valor histórico-cultural y funcional como apoyo a estas rutas de interés turístico y recreativo. Un ejemplo es el Camino al Real del Monasterio de Guadalupe, que se inicia en Titulcia, en el Cordel de la Galiana y llega hasta el límite con Toledo.

Parques, jardines y zonas caninas construidos por los Ayuntamientos en las vías pecuarias sin autorización de la Autoridad en materia de vías pecuarias, que hay que encajar legalmente y autorizar, deteniendo su proliferación. Como el parque de la Visera en la Colada de Chiloeches, en Santos de la Humosa o el parque de los Miradores, construido en la Vereda del Pozo del Perdigón y Cerro de la Nieve, en Torrejón de Ardoz.

Continuar leyendo

Medio Ambiente

Los bañistas (y su basura) no se van de La Pedriza, a pesar de las prohibiciones

Publicado

el

Suciedad en La Pedriza

Hablamos con la Asociación SOS Pedriza que denuncia el estado en que se encuentra el río Manzanares a su paso por La Pedriza y el municipio de Manzanares el Real. Señalan que las pozas de Cantocochino y El Tranco reciben cada fin de semana a multitud de bañistas, a pesar de estar prohibido el baño desde 2016 y que además estos dejan a su paso problemas de convivencia, basura y desperfectos.

Además mencionan los problemas de masificación por tráfico de vehículos que sufre la zona y la inexistencia de baños públicos en una zona con una afluencia tan multitudinaria de visitantes.

Piden al Ayuntamiento de Manzanares El Real, a la Comunidad de Madrid, y también a Agentes de la Policía Municipal, Cuerpo de Agentes Forestales y miembros del Seprona, que hagan cumplir con la ley que prohíbe estas acciones. «Todos los años los mismos problemas y la misma falta de medidas reales y efectivas que se cumplan y se hagan cumplir», concluye el comunicado.

Continuar leyendo