logo onda cero

ESCÚCHANOS ONLINE

Más sostenibles

Más sostenibles: La peligrosa moda de hacer ‘tótems’ de piedras

Escrito hace

3 semanas

el

Jesús Toledano, educador ambiental y guía de montaña.-Seguramente durante alguna expedición habéis encontrado un montón de rocas encimadas sobre un sendero. Y es posible que desconozcáis qué representa. Su significado es algo simple “Vas por buen camino”.

Es utilizado por alpinistas, senderistas, campistas para marcar rutas donde hay muy poca vegetación o es difícil seguir el camino. Este tipo de señalización es utilizada con frecuencia en alta montaña.

Y ahora la curiosidad, un poco de historia.

La región del Círculo Polar Ártico fue el  primer sitio en utilizar rocas encimadas para marcar la ruta.

En Asia, las culturas budistas y taoístas suelen amontonar rocas como una forma de representación del equilibrio interno.

También las culturas andinas de America del Norte y del Sur solían montar túmulos similares en sitios sagrados; y en Irlanda y Escocia los cairns provienen de las tradiciones celtas.

Se les conoce bajo el nombre de  ”Inukshuk”,  que significa “alguien ha estado aquí” o “vas por buen camino”.

En algunas zonas de Perú, Argentina o Chile son conocidos como “Apachetas” y, además de marcar el camino, son una ofrenda para los dioses de la montaña, para pedir protección durante el ascenso.

Algunos dicen que las apachetas nacieron debido a la preocupación de los incas por el orden. Por dividir, medir distancias, marcar y separar sectores. Otros sólo le dan un significado religioso y dicen que eran altares donde rendir homenaje a los dioses.

En algunos países también son conocidas como “Mangos”, “Pirámides”, “Piedras encimadas” o “Camino de piedras”.

Además del significado religioso o cultural, en muchos sitios se suelen levantar estos pequeños montículos como mojones para marcar caminos, o delimitar donde empezaba y terminaba una propiedad, en tiempos donde no había alambradas ni otra forma de dividir parcelas.

Una mala moda con reacción en cadena

Las pocas plantas como el perejil marino (Chrithmum maritimum), el coixinet de monja y diferentes especies del género Limonium que pueden crecer entre la salinidad, los vientos y la fuerte exposición solar realizan una paciente tarea para que las raíces se introduzcan entre las rocas en búsqueda de la humedad necesaria. “Pero si remueves las piedras, la vegetación desaparece rápidamente”

Muchas de estas plantas se caracterizan por tener flores grandes, lo que atrae un gran número de pequeños animales, como arañas, hormigas y escarabajos. Si las plantas se secan, los insectos desaparecen. Y el paso siguiente es el quiebre de la cadena alimenticia, porque estos invertebrados son el plato favorito de diversos reptiles y aves, muchos de ellos endémicos.

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!

Más sostenibles

Más sostenibles: En qué consiste la economía de la Rosquilla

Escrito hace

8 horas

el

06/10/2022
Qué es la Economía de la Rosquilla

Henar Roldán D2Naturaleza La economía de la rosquilla está pensada en la forma de satisfacer las necesidades básicas del ser humano sin exprimir los recursos limitados del planeta, en la regeneración del planeta y la distribución del bienestar.

Se trata de una teoría de la economista inglesa Kate Raworth donde la parte comestible de la rosquilla es el espacio seguro, justo y sostenible para poder vivir.

Esta “suculenta” teoría, parte de una realidad: todas las personas deben tener cubiertas las necesidades esenciales y, a la vez, el planeta tiene unos límites que no debemos cruzar.

Qué dice la Economía de la Rosquilla

Tenemos delante una rosquilla. Como te imaginas una rosquilla tiene dos círculos concéntricos. En el anillo interior están dibujados los requisitos básicos para el bienestar del ser humano: agua potable, comida, salud, educación, renta y trabajo, justicia y paz, participación política, equidad social, igualdad de género, energía, vivienda, y redes y conectividad. Todas ellas conforman el suelo mínimo social.

En el anillo exterior estarían los límites medioambientales, el techo ecológico: cambio climático, acidificación de los océanos, contaminación química, reducción de la capa de ozono, pérdida de la biodiversidad, extracción de agua dulce y otros peligros para la sostenibilidad de la Tierra. Suelo y techo coinciden con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas.

La masa que queda entre los dos anillos, la parte comestible, es el espacio donde la humanidad puede prosperar, un lugar “ecológicamente seguro y socialmente justo”.

La cuestión es reducir las desigualdades y garantizar la sostenibilidad medioambiental. Que todos estemos situados en la parte sabrosa de nuestra rosquilla.

Ingredientes para la elaboración de la rosquilla

– Una forma económica basada en un crecimiento sostenible, inclusivo y con un impacto social y ambiental. Una empresa verde y azul. Lo que va siendo, cómo producir más con menos, o sea con menos consumo de recursos naturales

– Fomentando el ecodiseño, concepto que se basa en la creación de productos realizados con materiales duraderos, fácilmente reciclables que permiten reducir el impacto medioambiente y alargar su vida útil.

– Un enfoque inteligente que reutilice materias primas y otros componentes y productos una y otra vez. Compartir, reparar y reutilizar.

– Desperdiciar menos comida. Crear estrategias de acceso a alimentos cercanos a su caducidad, comunidades de consumo.

– Crear plataformas para compartir, tiendas de segunda mano, mercados en línea y servicios de reparación. Sobre todo, y es algo que podemos hacer todas y todos es tener el HÁBITO DEL CONSUMO RESPONSABLE

Comparte la rosquilla para hacer un mundo mejor.

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!
Continuar leyendo

Más sostenibles

Más sostenibles: Cambios hacia una vida más sostenible, ¿cómo empiezo?

Escrito hace

1 semana

el

29/09/2022
Compra a granel. Foto: Daniel de Andrés

Aurora Torres Vara, La Balanza Granel.– ¡El quid de la cuestión! Pero lo cierto es que si estás aquí es porque ya has empezado. Tomar conciencia del problema ya es un paso muy importante y significa que empiezas a cuestionarte las cosas.

Y es que precisamente es imprescindible cuestionarse prácticamente todo sobre nuestra forma de vida e investigar mucho sobre la problemática de los residuos, el plástico y nuestra forma de consumo (pero no te agobies que hemos venido a intentar ponértelo fácil). El movimiento residuo cero abarca mucho más de lo que se suele pensar. Existe una cantidad enorme de información en todos los medios y plataformas, solo hay que comenzar a buscar.

Yo y mis socias, comenzamos así. Introdujimos, poco a poco, en nuestras conversaciones cotidianas, cenas y terraceos, temas sobre sostenibilidad, plásticos, consumo, residuos, nuevas formas de enfrentarnos al día a día, nuevos productos que íbamos probando…en fin todo lo que nos iba surgiendo. Y, gracias a estas conversaciones, fuimos investigando a través de documentales, influencers, artículos, redes sociales, libros y podcast.

Para ayudaros en los duros comienzos tenemos 5 consejos que funcionaron con nosotras:

  • Revisa tu basura ¿qué es lo que más tiras? Analiza tus residuos para poder luego plantearte qué hacer. ¡Te vas a sorprender cuando te pares a mirar tu basura!
  • Busca alternativas que se adapten a tu estilo de vida. No es necesario querer cambiarlo todo de golpe, sino tratar de realizar pequeños cambios que puedas asumir. No te precipites y ve poco a poco.
  • Habla sobre ello. Seguro que a tu alrededor hay mucha gente preocupada por su forma de consumo. Quizás algunos ya hayan empezado el camino y otros se lo estén planteando. Tener a alguien con quien comentar tu progreso es algo fantástico.
  • Asume que no todo está en tu mano. A veces pensamos que es necesario un gran cambio para que las cosas mejoren y, aunque es cierto, debemos admitir que hay cosas que se escapan de nuestro poder.
  • Reutiliza y ponte creativo. A veces, lo más sencillo es utilizar aquello que ya tenemos. Busca alternativas a cosas que ya tienes y que, de otra forma, acabarían en la basura: tarros de cristal como recipientes; tuppers sin tapa como cajones para cables; papeles medio pintados como papel en sucio; platos rotos como maceteros…

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!
Continuar leyendo