logo onda cero

ESCÚCHANOS ONLINE

Más sostenibles

Más sostenibles: ¿por qué el veganismo es más sostenible?

Escrito hace

1 mes

el

Más allá de su conciencia de respeto animal y de ser (normalmente) más saludables, las alternativas veganas a los productos animales son más sostenibles para nuestro planeta.

Su producción tiene una menor emisión de gases de efecto invernadero, menor consumo de agua y suponen un menor impacto en el campo.

«La emergencia climática es una espada de Damocles sobre nuestra cabezas, hay que abordarlo cuanto antes», señala Paula González, directora en España de Generación Vegana y la CEO de The Vegan Agency, agencia especializada en marcas veganas. «Los alimentos vegetales y sucesores de la carne ocupan menos espacio, menos suelo, consumen menos agua (un 90% menos), bajan el consumo de energía y emiten menos CO2».

González añade que el cultivo para alimentar a animales ‘de consumo’ «es la primera causa de deforestación del Amazonas».

1$ por cada reto vegano

Con motivo del Día Mundial del Veganismo, celebrado el 1 de noviembre, la ONG internacional Generación Vegana, donará 1$ a entidades sin ánimo de lucro por cada suscripción a sus desafíos para iniciarse en el veganismo de forma gratuita

En México las donaciones por cada suscripción irán al Santuario Antiespecista Granjita TYH, en España a la Fundación El Hogar, también dedicada al rescate de animales; y en Argentina al comedor social vegano Patria Grande en el barrio de la Carbonilla en Buenos Aires.

Estos cinco nuevos retos veganos gratuitos, cada uno adaptado a los temas que más les importan a los participantes, están disponibles en varios idiomas (inglés, español, portugués brasileño, francés, italiano, húngaro, árabe e hindi), además de tener contenido relevante para cada país.

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!

Más sostenibles

Más sostenibles: el trueque de prendas con el fin de reducir los residuos

Escrito hace

4 días

el

01/12/2022
Mesa para trueque de prendas en el Green Friday de Cerceda

El Green Friday de El Boalo, Cerceda y Mataelpino fomentó el trueque de prendas de vestir con una mesa para intercambio de ropa

Familias de dichos pueblos serranos pudieron intercambiar prendas de invierno en una iniciativa organizada por la asociación Origami for Change

En paralelo al trueque de prendas, se llevó a cabo un taller de cocina para evitar el desperdicio alimentario y fomentar que no lleguen residuos orgánicos a vertedero

El Green Friday organizado por el ayuntamiento de El Boalo, Cerceda y Mataelpino mostró como ser más sostenibles y fomentar la reutilización, el reciclaje y la reducción de residuos. La iniciativa, realizada en la misma jornada del Black Friday (25 de noviembre), incluyó una mesa de trueque de prendas de vestir con el fin de reducir residuos. La asociación Origami for Change, cuya sede está en El Boalo, promovió dicha actividad.

En la mesa de trueque de ropa de invierno, los vecinos pudieron llevar ropa que ya no utilizan y venderla por un módico precio. Así mismo, otros interesados pudieron llevarse prendas en buen estado y de calidad a un precio más módico que el del mercado.

Inés, miembro de Origami, señala que «se intenta hacer un trueque de prendas de vestir cada temporada para que la ropa pueda tener una segunda vida y no acabe en vertedero como un residuo más».

Taller de Fast Fashion

Así mismo, Origami también hizo un taller de FastFashion («ropa rápida») en el que se mostró al público el kilometraje que ha hecho su ropa que trae su ropa, de dónde procede y de qué está hecho. También les mostramos, especialmente a los jóvenes, alternativas de consumo responsable a la moda rápida como  el trueque o las costureras locales.

«Por una parte está la parte moral de la producción: las condiciones laborales en la que trabajan quiénes hace la ropa en países como India o Marruecos que luego consumimos. Por otro lado, la moda es la segunda industria más contaminante del planeta. Y además de la huella ecológica de su producción (consumo de agua, por ejemplo), esas prendas se producen a miles de kilómetros y se tienen que trasladar a la tienda de tu ciudad en aviones, cargueros u otros medios lo que genera más contaminación», explica Inés.

Taller de cocina para evitar el desperdicio alimentario

Por otro lado Origami for Change hizo otro taller sostenible en el Green Friday, también dirigido a público familiar, contra el desperdicio alimentario. Se cocinó una sopa con alimentos, especialmente verduras, cedidas por comercios locales de las que desechan de las estanterías por tener mal aspecto.

Rebeca, de la asociación, explica que «muchos de estos alimentos acaban retirándose porque el envoltorio está dañado o tienen mal aspecto, a pesar de que se pueden consumir perfectamente».  Rebeca afirma que el 70% de los alimentos se desechan en algún momento de la cadena alimentaria tirándose a la basura.

En este taller también se trabajó la separación correcta de los residuos orgánicos para que las partes que no utilizamos en cocina de los alimentos puedan ser compostados. Se trata de otra forma de reutilización, y de reducción de residuos que llegan a vertedero.

Reutiliza Bocema y Banco de Juegos de Mesa infantiles

Por otro lado, el Ayuntamiento de El Boalo, Cerceda y Mataelpino también mostró en el Green Friday su iniciativa Reutiza Bocema, que favorece la reutilización de todo tipo de objetos. También mostró un un proyecto nuevo: el banco de juegos de mesa infantiles. Funciona como el préstamo en una biblioteca municipal y permite darle una «segunda vida» a los juguetes que tenemos por casa cuando ya no los utilizamos.

Por otro lado, Amigos de la tierra dió una charla sobre desperdicio alimentario, especialmente sobre el proyecto de ley de Desperdicio Alimentario, y como evitarlo en casa.

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!
Continuar leyendo

Más sostenibles

Más sostenibles: ‘Black friday’, viernes negro para el Medio Ambiente

Escrito hace

2 semanas

el

24/11/2022
Tamara Rivas, Nasti de Plastic

Mañana se celebra el Black Friday, cada vez más extendido por el mundo. Hoy en Más Sostenibles, hablamos de la otra cara de ese viernes, negro para el medio ambiente.

Tamara Rivas pertenece al movimiento Nasti de Plastic (que nació para pedir no más plástico en la cesta de la compra) y también al movimiento Salvemos El Suelo (SaveSoil) movimiento mundial para recuperar el sustrato del suelo que en este momento está comprometido por nuestra falta de cuidado.

«El Black Friday nació para solucionar los efectos del thanksgiving en los pequeños comercios, haciendo que pasen de número rojos a negros», explica Rivas, «esto ahora se ha convertido en un consumo exacerbado basando la felicidad en lo que tngo, que a los dos minutos pierde el valor».

Rivas ha insistido en la necesidad de un cambio de paradigma, nuestra búsqueda de la felicidad y la necesidad de que la economía incluya los gastos de medio y largo plazo que están detrás de este modelo productivo y de consumo.

El Black Friday supone un aumento desmedido del gasto de recursos, aumentar los residuos y las emisiones de su fabricación y traslado.

Algunas actividades tratan de llamar la atención sobre este hecho. Es el caso del ‘Green Friday’ que tiene lugar el viernes 25 de noviembre en la Plaza de Cerceda. A partir de las 16h30, actividades, un mercadillo de trueque y concienciación sobre la reducción del desperdicio.

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!
Continuar leyendo