logo onda cero

ESCÚCHANOS ONLINE

Medio Ambiente

Piden paralizar los trabajos forestales durante las olas de calor por riesgo de incendio y para la salud

Escrito hace

3 semanas

el

Entidades sociales y ecologistas piden que se paralicen los trabajos forestales en épocas de ola de calor por el riesgo que suponen de incendio y para la salud

Distintas entidades sociales y organizaciones ecologistas han pedido que se paralicen los trabajos forestales en el monte durante las olas de calor que estamos viviendo, por el riesgo que suponen de incendio forestal, pero también para la salud de los trabajadores.

El 96% de los incendios se deben a causas humanas

Las causas que producen los incendios son múltiples y muy variadas, pero en su mayoría son producidas por el hombre, un 96% frente al 4% que se originan por causas naturales.

Del 96%, de los incendios que se producen cada año (entre 11.600 y 12.000 de media) el 43% se atribuye a negligencias, entre las que se encuentran los trabajos forestales.

“La maquinaria provoca chispas al chocar con las piedras y si no se lleva una motobomba o algún sistema de extinción, provoca un fuego difícil de controlar”, explica Simón Cortés, portavoz de ARBA

Además de la pérdida ecológica, Cortés también destaca el coste económico de las labores de extinción. “Apagar una hectárea de fuego forestal cuesta entre 8.000 y 10.000 euros. En un incendio como el de Zaragoza, con 14.000 hectáreas, imagínate.”

Últimos ejemplos de incendios por trabajos forestales

La asociaciones firmantes explican varios ejemplos que en las últimas semanas han visto riesgo o directamente provocado fuego a raíz de trabajos forestales.

El pasado 14 de junio durante unos trabajos forestales de tala y poda, se produjo un incendio en los pinares de Valsaín, Segovia,  quemándose alrededor de dos hectáreas.

Señalan que «El 20 de este mes, la empresa Land Life Company que promueve trabajos forestales ha originado un incendio mientras realizaba hoyos con maquinaria pesada en Ateca, Zaragoza, donde ha arrasado más de 14.000 hectáreas y se tardó varios días en ser controlado».

“Los trabajos de reforestación como los que estaba haciendo la empresa cuando se produjo el incendio en Ateca, Zaragoza, donde se ha arrasado más de 14.000 hectáreas, en los meses de verano, es un poco un sin sentido”, opina Cortés

Añaden que «Un mes antes esta misma empresa provocó otro incendio en parecidas circunstancia, sin que el Gobierno de Aragón le  retirara la licencia o prohibiera los trabajos en el monte en plena ola de calos, con temperaturas por encima de los 40º».  

Paralización en Cadalso de los Vidrios 

Afortunadamente en otros casos, la situación se paraliza antes de que llegue a estas consecuencias. Explican en el comunicado que «El pasado 22 de julio dimos la voz de alarma al observar una excavadora giratoria realizando hoyos para una futura plantación en el término municipal de Cadalso de los Vidrios, carretera M 507, muy cercano al Castañar de Lancharrasa. Ante la posibilidad, de que saltaran por las chipas por el contacto del metal con la roca, y el consiguiente incendio forestal, se dio aviso al Ayuntamiento de Cadalso, a la Policía Municipal, (que se presentó en el lugar) a la Guardia Civil y a los agentes forestales, ante la la tardanza  e incertidumbre de una pronta respuesta se organizó una alarma en redes para que fuera más efectiva esta denuncia, y por función.  La policía, la G.C. y los forestales tomaron cartas en el asunto y la máquina se retiró».

Sin ley que regule los trabajos en condiciones extremas

Denuncia Simón Cortés, que no hay ninguna ley autonómica que regule o prohíba los trabajos forestales en el monte durante el verano u olas de calor. Cada autonomía aplica su criterio y prohíbe durante un tiempo esos trabajos que pueden ir desde un día a varios y de forma muy aleatoria, y generalmente casi siempre después de haberse sufrido un incendio por esas causas.

Por lo tanto las  organizaciones firmantes exigen:

Que se den explicaciones del por que se conceden estos permisos en plenas olas de calor. Saber por qué estos contratos no llevan clausulas que el cese de la actividad en época de alto riesgo de incendio forestal.

Que se creen leyes autonómicas que regulen y prohíban los trabajos forestales durante los meses de máximo calor, de junio a septiembre.  

También exigen que  se endurezcan las sanciones y penas si estas no se cumplen.

Hasta que se creen estas Leyes exigen a todas las  Administraciones regionales que se revisen y retire todos los permisos de estas características y ejerzan una función de vigilancia y prevención eficaz como es su obligación.

El comunicado está firmado por las siguientes entidades y asociaciones:

ALBA, ARBA, Arriba las Ramas, Asociación Ecologista del Jarama “El Soto”, Caniblas Ambiental, Conciencia Rural, Cuida la Sierra Oeste, Ecologistas en Acción, Entorno Meaques Retamares,  GRAMA, Jarama Vivo,  Mesa del Árbol de Carabanchel, TREPA, Pedro Bernardo Siempre Verde, Plataforma Torrejón por el Clima, Plataforma Salvemos la Casa de Campo, Somos Río Dílar, TREPA, Valle del Tiétar en Transición  y, 1 millón de árboles x el cambio climático Alcalá Verde. 

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!

Medio Ambiente

Las colillas o los restos de cristales en el campo aumentan el riesgo de incendios forestales

Escrito hace

1 semana

el

10/08/2022

El Proyecto LIBERA, de SEO/BirdLife ha lanzado un mensaje sobre los incendios forestales: “Las colillas o los restos de cristales pueden convertirse en el origen de un fuego”

Citan que así «ocurrió en el incendio de Cebreros (Ávila) el pasado julio»

La organización señala que «más del 3% de los incendios forestales provocados por causas no naturales en España son originados en colillas abandonadas» en los espacios naturales

El abandono de residuos en la naturaleza (como cristales, aerosoles o colillas) aumentan el riesgo de un incendio forestal. Así lo señala SEO/BirdLife en un comunicado reciente del Proyecto LIBERA en el que advierte que basura en la naturaleza, la conocida como Basuraleza, aumenta el riesgo de incendios en el medio natural.

Las estadísticas del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPA) demuestran que este año es el peor en cuanto a incendios de las últimas décadas. En los siete meses que van de año se han quemado en España más hectáreas de bosque que en la media de la última década. En 2022 ya se han contabilizado un total de 6.097 siniestros, de los cuales 1.965 han sido incendios de más de una hectárea y 4.132 conatos (menos de una hectárea). Además, este es el curso con más grandes incendios (más de 500 hectáreas) de los últimos 10 años. Hasta la fecha se han registrado 20, por lo que ya se ha sobrepasado la cifra de 19 en 2012.

Por otro lado, el Sistema de Información de Incendios Forestales Europeos (EFFIS) estima que el fuego ya ha calcinado más de 200.000 hectáreas de espacios naturales en más de 300 incendios superiores a 30 hectáreas. Según la plataforma, «este es el peor año de la historia en nuestro país desde 2008, primer año en el que hay registros del EFFIS».

La basuraleza, un factor de riesgo

El verano se convierte en una época de alto riesgo de incendios forestales. Se unen factores como las altas temperaturas, el viento y la falta de lluvias, y las condiciones climatológicas que se están agravando cada vez más como consecuencia del cambio climático.

Sin embargo, según el Ministerio para la Transición Ecológica (MITECO), «el 80% de los incendios que se producen en España, ya sea de forma directa o indirecta, tienen su origen en actividades desarrolladas por el ser humano».

Desde Seo/BirdLife, señalan que «cualquier conducta incívica o accidental puede ser la causa del origen del fuego. Y esto va a provocar la pérdida de valores naturales, así como afectar a poblaciones y a sus sistemas de subsistencia».

Trozos de vídrio, pero también aerosoles

La organización pone el índice sobre los residuos que los desaprensivos dejan en la Naturaleza, y que pueden provocar incendios forestales. Por ejemplo, los aerosoles en el entorno natural puede ser el detonante de un incendio debido a su explosión cuando son sometidos a altas temperaturas.

Lo mismo ocurre con las botellas o trozos de vidrio que, con el calor, pueden originar un incendio por el llamado “efecto lupa”. En relación a las colillas mal apagadas, también suponen un riesgo directo de incendio.

«Por todo ello, resulta primordial no arrojar basura en el campo», señala Seo/BirdLife. Ofrecen datos de la Asociación Reforesta que publicó un informe en el que señala que los incendios provocados por colillas han sido los responsables del 3,25 por ciento del total de los siniestros producidos entre el año 2004 y 2013. 

Desde el Proyecto LIBERA, impulsado por SEO/BirdLife en colaboración con Ecoembes, se reclama reforzar la importancia de extremar la precaución en las actividades que se desarrollen en entornos naturales. E incidir en que «el abandono de basuraleza no es solo un problema estético sino una fuente de contaminación y destrucción de los espacios naturales».


Informes elaborados desde el Proyecto LIBERA

Informe Colillas
Informe Basuraleza
Informe Cunetas
El impacto del abandono de plástico en la naturaleza.
Informe WC 

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!
Continuar leyendo

Medio Ambiente

Autopsia a los incendios de Madrid: negligencias, vandalismo y falta de medidas preventivas

Escrito hace

3 semanas

el

02/08/2022

Organizaciones ecologistas madrileñas han reclamado medidas a la Comunidad de Madrid contra las causas de los incendios forestales. Según sus datos, han aumentado los siniestros producidos por negligencias.  

Los colectivos ecologistas señalan que en cuatro años se han quemado en Madrid casi 3.000 hectáreas de espacios protegidos o de la Red Natura 2000.

Entre las propuestas está incrementar la vigilancia en el medio natural y periurbano, restringir temporalmente actividades de alto riesgo como tránsito de vehículos en zonas forestales o celebración de eventos en fincas ilegales. También la actividad con maquinaria que pueda generar chispas

Escucha a María ángeles Nieto, portavoz de Ecologistas en Acción

Por otro lado, los ecologistas denuncian los «desbroces injustificados» en zonas de alto valor natural que elimina la cubierta vegetal en zonas donde podría pastar la ganadería extensiva.

Organizaciones ecologistas madrileñas reclaman medidas a la Comunidad de Madrid contra las causas de los incendios forestales. Cinco asociaciones (ARBA, Ecologistas en Acción, Grama, Jarama Vivo y Asociación Ecologista del Jarama) han firmado un comunicado al respecto.

En el mismo, las asociaciones señalan que han aumentado los siniestros producidos por negligencias. Analizan los datos de la Dirección General de Emergencias de la Comunidad de Madrid. De 314 siniestros en 2021, 258 fueron conatos e incendios menores de una hectárea. El resto, 56, fueron incendios mayores. Del total de siniestros, se conoce la causa de 308. De estos, 121 (el 39%) se debieron a negligencias, mientras que 39 (el 30%) fueron intencionados. De estos 39, 22 fueron por vandalismo y 10 por cuestiones relacionadas con la propiedad.

Además, según las asociaciones, 41 incendios (un 13%) fueron gamberradas o juegos de niños, y 24 (8%) empezaron en basureros ilegales o mal gestionados. El resto de causas se reparte entre quemas agrícolas y chispas de herramientas (segadoras, radiales o motosierras, por ejemplo). También hogueras y barbacoas, tendidos eléctricos, o pirómanos.

Las asociaciones ecologistas recuerdan que en el periodo 2019-2020, el 36% de los incendios se debieron a negligencias. Comparando los porcentajes de ambos años, llegan a la conclusión de que han aumentado los incendios por negligencias.

En este sentido, la portavoz de Ecologistas en Acción, María Ángeles Nieto, señala que «es necesario intervenir para que las personas dejen de prender fuego».

Incrementar la vigilancia en medio natural y periurbano

Las cinco asociaciones ecologistas de Madrid reclaman medidas contra los incendios forestales. Entre las propuestas está incrementar la vigilancia en el medio natural y periurbano. Y no sólo en espacios naturales sino también en los vertederos ilegales y lugares donde se acumulan residuos que hay por la región. Al respecto, Nieto ha aludido al siniestro ocurrido en una parcela de Guadalix de la Sierra donde se acumulaban toneladas de restos de poda y de árboles.

También se reclama restringir temporalmente actividades de alto riesgo en verano en espacios naturales. Ponen de ejemplo el tránsito de vehículos en zonas forestales, y la celebración de eventos en fincas ilegales de bodas. También el uso de maquinaria forestal  para reforestación. Sobre este aspecto aluden al incendio de Ateca (Zaragoza) que ha calcinado 14.000 hectáreas y se originó al parecer en una maquinaria que hacía una reforestación en una finca privada.

Por otro lado, las asociaciones ecologistas madrileñas también piden que se vuelvan a hacer campañas de sensibilización sobre el fuego como las que se hacían en los años 70 y 80, que, según sus palabras, han desaparecido.

Casi 3.000 hectáreas quemadas de espacios protegidos en 4 años

Además, las cinco asociaciones ecologistas han recordado que en 4 años han ardido en la Comunidad de Madrid casi 3.000 hectáreas de espacios protegidos o Red Natura 2000. En 2019 ocurrió en Cadalso de los Vidrios (espacio protegido Red Natura 2000 Zona de Especial Protección para las Aves Encinares de los ríos Alberche y Cofio) y Miraflores de la Sierra (Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares y espacio Red Natura 2000). En 2021, en el incendio de Batres (Parque Regional del curso medio del río Guadarrama y espacio Red Natura 2000). Y, este año  2022,  el incendio en Aranjuez afecta a la Reserva Natural de El Regajal-Mar de Ontígola y Red Natura 2000.

Al respecto, los ecologistas señalan que estos incendios son biodiversidad que se ha perdido.

Denuncian desbroces injustificados en zonas de alto valor natural

Los grupos ecologistas también denuncian los «desbroces injustificados» de la Comunidad de Madrid en zonas de alto valor natural. Afirman que han ocurrido en parajes de toda la región. Citan desbroces en Prádena del Rincón, en la Reserva de la Biosfera Sierra del Rincón; y eliminación de la orla arbórea y arbustiva de gran belleza, en el camino histórico de Oteruelo del Valle, en el Valle del Lozoya. También desbroces intensos en la Cañada Real Segoviana, a su paso por El Escorial; o en la Cañada Real de las Calerizas, entre Torremocha del Jarama y Torrelaguna. Y entre las más recientes, en la Cañada Real Segoviana a su paso por Garganta de los Montes.

Las asociaciones ecologistas señalan que en los últimos años «se está eliminando la totalidad de la cubierta vegetal, incluyendo ejemplares arbustivos y arbóreos de numerosas  vías pecuarias que son, precisamente, los terrenos en los que debe pastar y transitar el ganado extensivo. No tiene lógica».

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!
Continuar leyendo