Conecta con nosotros

Onda Cero Madrid Norte

Tras las Huellas de la Sierra: ¿Cuál es el origen de El Boalo y sus topónimos?

Publicado

el

  • Existen tres hipótesis sobre el origen del nombre de esta localidad

  • De sus canteras salieron grandes piedras que se encuentran en la Catedral de La Almudena

  • Hablamos del oficio de peón caminero

Guillermo Herrero.- El Topónimo “El Boalo”: En un principio el nombre del pueblo fue Bóbalo (o El Bovalo, ya que la ortografía medieval no distingue los resultados de “b” y “v” -tampoco preocupaban las tildes-). Esta designación literal del pueblo aparece en mapas y documentos hasta bien entrado el siglo XVIII. Con ese nombre lo cita también, en el siglo XV, el Marqués de Santillana en su Serranilla IV “Menga de Mançanares”.

Etimológicamente, Bovalo, Bóbalo o Boalo viene de bovada (del latín bos bovis: buey, y bovata: lugar donde pastan los bueyes). Aunque su origen más próximo pudiera estar en el vocablo antiguo castellano aragonés bovaral, muy extendido en Aragón, Cataluña y Valencia (boalar es un topónimo frecuente en aquellas tierras). Esta palabra hace referencia al entorno, al territorio. Bovalar, bovalo, boalar y dehesa, son términos equivalentes a ‘monte ahuecado’. Por consiguiente, el nombre de El Bovalo, El Bóbalo o El Boalo respondería al tipo de entorno o espacio primitivo de la zona, como monte abierto y lugar de pasto de ganado vacuno.

Sin embargo, otros investigadores sostienen que, en sentido figurado, bovada alude a aqua bovata que se traduce por “agua estancada”, equivalente al latino buda: “terreno pantanoso” o zona húmeda en la que existen pequeñas lagunas o charcas. De hecho, en Castilla y León hay algunos pueblos que comparten el nombre de Boada y en su entorno presentan humedales de ese tipo.

Los topónimos de cada una de las tres localidades que forman el municipio de El Boalo-Cerceda-Mataelpino aluden, precisamente, al paisaje natural o a la cubierta vegetal-arbórea de sus respectivos entornos.

* Referencia: ‘Historia de tres pueblos: El Boalo, Cerceda, Mataelpino’ (2011)

Vamos a comentar ahora acerca de algunos de los topónimos más curiosos de este municipio serrano:

Quiñones de Peña de las Gallinas:

El nombre de este paraje de El Boalo tiene su origen en un sistema de producción agrícola basado en el reparto de las tierras con el objetivo de sembrarlas y cosecharlas. El quiñón es la parte correspondiente de tierra de cada uno de los miembros que la comparten. Por otro lado, la Peña de las Gallinas se encuentra fuera del término, en Manzanares el Real, concretamente al otro lado del Arroyo Campuzano, junto a la urbanización San Muriel Boman.

Casilla de peón caminero:

En el municipio de El Boalo todavía existe una casa de peón caminero en la carretera de Cerceda a Manzanares. Es una construcción de piedra típica de la zona hecha con bloques de granito y con sillares de refuerzo en las esquinas.
El peón caminero fue en España el encargado de cuidar a pie de camino el estado de la carretera en cada legua, distancia equivalente a unos cinco kilómetros y medio. Concretamente fue en 1852 cuando La Reina Isabel II refrendaba la orden de creación de casillas de peones camineros con la premisa fundamental de cumplir con su función siendo lo más económicas posibles. No obstante, y como curiosidad, hubo tres fechas de importancia para la labor de los peones camineros: la primera es 1877, en la que se promulga la primera Ley de carreteras, después 1900, cuando ve la luz el primer reglamento pensado para los vehículos automóviles, y 1909, año en el que se reglamenta la labor de los peones camineros.

Canteras de la Dehesa:

En 1956 los canteros de El Boalo se hicieron con la contrata de las columnas de la Catedral de la Almudena, que se estaba construyendo en Madrid. De estos trabajos de cantería da cuenta el escritor y periodista Antonio Díaz Cañabate en un artículo publicado en el diario ABC de aquel año. Este escribía:

Hace tiempo regresábamos a Madrid por la carretera que une Manzanares el Real con Villalba, cuando, ya el crepúsculo en el cielo, al pasar a la altura de El Boalo, pueblecito perdido en las estribaciones de la Pedriza, distinguimos a lo lejos un amontonamiento de columnas que nos llamó la atención. Al principio presumíamos se trataba de unas ruinas por nosotros desconocidas, pero nos extrañaba la blancura de su superficie y la, en apariencia, reciente de su labra. Resolvimos detenernos y allá fuimos llevados por la curiosidad.

En efecto, se trataba de unas enormes columnas aún no terminadas de labrar totalmente. ¿Cuál sería su destino? Y a esta pregunta respondió un cantero que surgió como por ensalmo: »¡Para la Catedral de la Almudena! Verán ustedes -explicó- parece ser que ningún cantero de la sierra ni de Segovia se comprometía a extraer, labrar y transportar bloques de este tamaño. El dueño de estas canteras se echó ‘palante’ y asesorado y auxiliado por los arquitectos contratistas de la Almudena accedió a iniciar los trabajos. Lo que hemos pasado hasta ahora no lo sabe nadie, pero ¡vaya!, ahí están las columnas».

Corrieron los meses y una tarde iba yo por la calle de Bailén cuando frente a las obras de la Catedral de la Almudena me encontré muy puestas en el suelo a las columnas de El Boalo…

Ermita de Nuestra Señora del Sacedal:

A partir del año 2016 vio la luz el proyecto para realizar excavaciones arqueológicas en el ‘cerrillo de la ermita’, lugar en el que el topónimo ya nos daba una pista sobre lo que podía esconder. A pesar de que en la memoria colectiva o en la tradición popular no había recuerdos de esta ermita, se encontraron documentos en la parroquia de Manzanares que hablaban de una ermita en El Boalo en el siglo XVII llamada la ermita de Nuestra Señora del Sacedal.

Se cree que puede tener su origen en el siglo VI, con unas dimensiones de 14 metros de largo por 7 metros de ancho, aunque las labores de investigación continúan. Se sabe que cuando en 1620 se construyó en El Boalo la actual Iglesia parroquial de San Sebastián Mártir, la nueva parroquia recibió las imágenes y demás artículos religiosos de esta Ermita de la Virgen del Sacedal. Esta ermita sería un edificio más antiguo y probablemente el lugar donde se celebraba el culto religioso local hasta esa fecha. El resultado inmediato de ese traslado fue que el viejo edificio de la ermita cayó en el abandono progresivo a partir de entonces, sufriendo el deterioro del paso del tiempo, hasta desmoronarse totalmente y desaparecer.

Río Samburiel:

El río nace en el Alto de las Guarramillas, cerca del pico de La Maliciosa, por donde es conocido como Río Navacerrada. Tras atravesar el casco urbano de Becerril de la Sierra entra en el municipio al oeste de Cerceda, y es a partir de aquí donde se le empieza a conocer como Río Samburiel o San Muriel.

Se dirige finalmente al embalse de Santillana, donde tributa en el río Manzanares, en el término de Manzanares el Real. La tradición sitúa en el valle que el río forma cerca de El Boalo la acción de una de las célebres serranillas del Marqués de Santillana (1398-1458):

‘Por todos estos pinares
nin en el val de la Gamella
non ví serrana mas bella
que Menga de Manzanares.
Descendiendo Yelmo ayuso,
contra Bóvalo tirando,
en ese valle de suso,
vi serrana estar cantando’
.

El Yelmo correspondería al famoso risco de La Pedriza y Bóvalo al actual municipio de El Boalo.

 

 

Onda Cero Madrid Norte

Visitar su acelerador de partículas, una de las actividades de la UAM en la Semana de la Ciencia e Innovación 2021

Publicado

el

Semana Ciencia e Innovación de la Universidad Autónoma de Madrid

  • Se celebra del 1 al 14 de noviembre

  • Son actividades gratuitas y abiertas al público en general, aunque es necesario preinscribirse

La Semana de la Ciencia y la Innovación de Madrid es un evento de divulgación científica y participación ciudadana organizado por la Comunidad de Madrid a través de la Fundación para el Conocimiento madri+d cuyo objetivo es involucrar activamente a los ciudadanos en la ciencia, la tecnología y la innovación.

La XXI edición de la Semana de la Ciencia y la Innovación de Madrid, se celebrará del 1 al 14 de noviembre y tiene como lema “Una ciencia para los grandes retos de la humanidad”. En esta edición se destacan las actividades que promuevan los objetivos para alcanzar el Pacto Verde europeo, con la doble finalidad de reducir las desigualdades sociales y luchar contra el cambio climático.

Del mismo modo, tendrán presencia las propuestas encaminadas a fomentar la participación de la ciudadanía en el proceso científico y se contribuirá a dar visibilidad a los estudios de ciencias sociales y humanidades.

Desde la Universidad Autónoma de Madrid se ponen al alcance de tod@s numerosas actividades dirigidas a todos los públicos dentro de este evento. Todas ellas son gratuitas, pero es necesaria la reserva de plaza a partir del día 18 de octubre.

Listado de actividades

  • De la excavación al laboratorio: aprendiendo como se restauran objetos arqueológicos. Jueves 4 y Jueves 11 de 11:00 a 14:00
  • Descubre el objeto escondido con un acelerador de partículas. Jueves 11 de 17:00 a 20:00
  • Descubrimientos científicos sobre el cambio climático. Hallazgos y personalidades. Miércoles 3, Lunes 8 y Jueves 11 de 10:30 a 12:30
  • Divulgación matemáticas. Martes 2 , Viernes 5 , Lunes 8 , Miércoles 10 a Jueves 11 de 9:45 a 14:00
  • Educación, profesorado y sociedad: una aproximación a los debates contemporáneos. Miércoles 10 de 12:00 a 14:00
  • El Juego de la tabla periódica de los alimentos (saludables, seguros y sostenibles). Miércoles 10 y Jueves 11 de 10:00 a 14:00
  • Entre mitos y flautas: trazas de danza antigua. Sábado 13 de 11:00 a 13:30
  • Escape Room científico: obesidad, la pandemia del siglo XXI. Jueves 4 y Jueves 11 de 16:00 a 18:00
  • Exposición de pósteres sobre la investigación y la transferencia del conocimiento Dpto.de Filosofía. Lunes 1 a Viernes 5 , Lunes 8 a Viernes 12 de 8:00 a 20:00
  • Gymkana fotográfica de charcas temporales. Miércoles 10 de 17:00 a 20:00
  • Likuit Water Cultures. Culturas del agua en el mundo. Lunes 1 a Domingo 14 de 10:00 a 20:00
  • Pasado y presente: escribamos como los antiguos griegos y romanos a través de ZOOM. Viernes 5 y Viernes 12 de 11:00 a 13:00
  • Pigmento violeta: arte y género a debate. Sábado 13 de 12:00 a 14:00
  • Populismos a ambas orillas del Atlántico: raíces históricas de las dinámicas políticas actuales. Viernes 5 de 11:00 a 14:00
  • Reconocer al ladrón: ¿más difícil con mascarilla?. Martes 2, Miércoles 3 y Jueves 4 de 18:00 a 19:30
  • Reconstruyendo el Patrimonio arquitectónico de Madrid. Aprender jugando. Sábado 6 de 10:00 a 14:00 y de 16:00 a 19:00
  • Rosalind Franklin y Eunice Foote: Pioneras en desvelar la estructura del ADN y el cambio climático. Jueves 11 y Viernes 12 de 10:00 a 13:00
  • Escape Room Las Hoyas: ¿Serás capaz de salir de este yacimiento paleontológico?. Lunes 1 a Domingo 14 de 8:00 a 23:55
  • Sembrando Sostenibilidad. Viernes 12 de 11:00 a 12:00 y de 12:30 a 13:30 y de 17:00 a 18:00 y de 18:30 a 19:30
  • Sostenibilidad y dieta del futuro. Miércoles 10 de 16:00 a 17:00
  • Taller literario: descubriendo a escritoras francófonas contemporáneas. Miércoles 10 de 10:00 a 12:30
  • Visita al yacimiento arqueológico visigodo de El Rebollar (El Boalo). Miércoles 10 de 12:30 a 14:00
  • Visita guiada al acelerador de partículas de la UAM. Jueves 11 de 16:00 a 17:00
  • ¡Energía! De la generación a la eficiencia. Lunes 8 y Viernes 12 de 10:00 a 11:00 y de 11:30 a 12:30 y de 13:00 a 14:00
  • ¡Por un mundo en el que gane la justicia social y ambiental!. Jueves 4 y Jueves 11 de 16:00 a 18:00
  • ¿Cómo Investigo los ALimentos?. Miércoles 3 y Jueves 4 de 9:30 a 11:30 y de 12:00 a 14:00
  • ¿Cómo piensan los bebés? El reto de estudiar los primeros meses de vida. Martes 2 y Miércoles 3 de 12:00 a 12:45 y de 13:00 a 13:45
  • ¿No quieres RESIDUOS por todas partes? ¡Apúntate! te necesitamos para solucionar esto. Miércoles 10 y Jueves 11 de 10:00 a 13:30
  • ¿Qué hacen nuestros jóvenes arqueólogos en el Laboratorio de Arqueología?. Viernes 5 y Viernes 12 de 10:00 a 14:00

Continuar leyendo

Onda Cero Madrid Norte

Psicología: Los niños y el terror (El caso de ‘El juego del calamar’)

Publicado

el

Imagen de la serie El Juego del Calamar

  • Halloween hace que los menores se familiaricen con conceptos del miedo

  • Los niños tienden al pensamiento mágico que les dificulta diferenciar entre realidad y fantasía

  • ‘El juego del calamar’, no es un contenido apto para los más pequeños pero sí puede servir de herramienta de reflexión para adolescentes por su temática social

Nos acercamos a la celebración de Halloween, una de las noches más terroríficas del año y uno de los momentos en el que los niños tienen un contacto más directo con el miedo. Del terror y el miedo, y de cómo se acercan los niños a él, hablamos con Amelia Zamora, psicóloga del Servicio de Apoyo a los Servicios Sociales de la EMS de Tres Cantos. Y si, le preguntamos por ‘El juego del calamar’.

Miedos nocturnos

Las fiestas de Halloween, destinadas a los más pequeños, se suelen celebrar en un ambiente diurno, lúdico y festivo, frente a los episodios de ‘terrores nocturnos’ que son habituales en los más pequeños de casa.

Estos ‘terrores nocturnos’ suelen aparecer cuando los pequeños comienzan a dormir solos lo que supone más independencia y autonomía. En este caso es importante cómo reaccionan los padres. Nuestra psicóloga aconseja tener paciencia y seguir animándoles a conseguir su autonomía, aunque es fácil que el cansancio nos lleve a acceder a dormir juntos. Aunque al principio es normal, lo recomendable es ir evitando esas situaciones.

El pensamiento mágico de los niños

Explica Amelia Zamora, que los niños pequeños son muy sensibles a los mensajes amenazantes, tienden al pensamiento mágico lo que dificulta el poder diferenciar la realidad de la fantasía. El miedo que un adulto puede sentir tras ver una película de miedo, en los pequeños se multiplican porque lo sienten como una amenaza real.

‘El juego del calamar’, la reflexión tras la violencia

La serie ‘El juego del calamar’ ha sido protagonista de una polémica sobre su impacto en los menores. Amelia Zamora destaca que es una reflexión necesaria ya que antes estaba más claro qué contenidos audiovisuales no podían ver, «casi como un acuerdo social. Ahora, hay tanto contenido y tantos medios para acceder a él que es difícil regularlo, algo que es muy importante hacer en la infancia».

Más allá de las escenas de violencia, sin ser este contenido de los más violentos del panorama audiovisual, los menores, explica la psicóloga, «tienen un pensamiento dicotómico, categorizan el mundo entre buenos y malos, por lo que les cuesta entender la complejidad de los personajes».

Zamora destaca que esa complejidad de la sociedad que retrata hacen que este contenido pueda ser una interesante herramienta de reflexión con adolescentes. La crítica social que esconde, puede abrir el debate sobre el sistema económico, el consumo y el comportamiento humano en las situaciones límite.

 

Continuar leyendo