Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
logo onda cero

ESCÚCHANOS ONLINE

La Iberozona

La Iberozona: Curiosidades sobre los micromamíferos

Escrito hace

5 meses

el

Javier Alfaya, miembro de la asociación Iberozoa, nos descubre curiosidades de los micromamíferos  y su impotancia en los ecosistemas

Los micromamíferos, una categoría informal que abarca a mamíferos de pequeño tamaño como roedores, musarañas, topos y erizos.  Son una parte crucial, pero a menudo poco estudiada de los ecosistemas en la Península Ibérica. Aunque suelen pasar desapercibidos y algunos han adquirido una mala reputación por considerarse plagas en entornos urbanos o agrícolas, desempeñan un papel esencial. Muchas de las especies de micromamíferos presentes en España son endémicas de la Península, como el topo ibérico, la musaraña ibérica y el desmán. Este último es particularmente notable por su apariencia que recuerda a un topo, pero se distingue por su distintiva trompa y una cola larga, adaptada a la vida acuática en los ríos.

Micromamíferos, importante recurso trófico

Estos animales, a pesar de su tamaño diminuto, son un importante recurso trófico para muchos mesodepredadores. Desde rapaces nocturnas como la lechuza, cuya dieta se basa principalmente en roedores, rapaces diurnas o especies como la jineta o el gato montés, que dependen en gran medida de ellos en su alimentación.

Por otro lado, no solo son presas importantes, sino que también contribuyen al equilibrio ecológico. Controlan las poblaciones de invertebrados, algunos de los cuales están considerados plagas agrícolas y desempeñan un papel crucial en la herbivoría de las plantas herbáceas. Algunos, como los topillos, son ingenieros del ecosistema, transformando por completo su hábitat y facilitando procesos vitales, como la aireación del suelo, que son fundamentales para el funcionamiento de todo el ecosistema.

Leer:  La Iberozona: Selección sexual en los escarabajos buceadores

Por desgracia, el conocimiento que tenemos sobre estas especies es actualmente muy limitado y falta información importante que nos ayude a conservar a estos mamíferos. Muchas de estas especies están asociadas a entornos agrícolas ya transformados. Su estrecha relación con los agroecosistemas los hace vulnerables a la intensificación agrícola, lo que resulta en una pérdida silenciosa pero significativa de estas especies.

Principales enemigos: arados y herbicidas o insecticidas

Algunas de las causas del declive en las poblaciones son la perturbaciones físicas como el arado o las químicas como los herbicidas e insecticidas. Estos acaban con las fuentes de alimento y las zonas de refugio de estas especies. Además, los procesos de intensificación tienden a eliminar la cobertura vegetal en los cultivos leñosos, provocando la pérdida de hábitat para aquellas especies que necesitan de una alta cobertura vegetal. Por otra parte, el empleo indiscriminado de rodenticidas para acabar con aquellas especies consideradas como plagas y que no solo impacta sobre la poblaciones de la especie que se intenta controlar, si no que supone una fuerte amenaza para el resto de las especies de micromamíferos e incluso para aquellas que los consumen. Una alternativa al empleo de los rodenticidas es el control biológico mediante aves rapaces. Un ejemplo de este método es el control de las poblaciones de topillo campesino que desde finales del siglo XX muestra una fuerte expansión por los campos de Castilla y León. Esta especie muestra ciclos en la que la población aumenta de manera explosiva cada ciertos años, con los consecuentes impactos sobre los cultivos. La colocación de cajas nido para rapaces como cernícalos o lechuzas ha demostrado ser una herramienta eficaz para su control y una alternativa con un impacto mucho menor sobre el ecosistema y que ayuda además a conservar a estas especies de rapaces.

Leer:  La Iberozona: los simúlidos, o mosca negra, esos incómodos mosquitos de los ríos

A pesar de los proyectos e investigaciones que ya existen es necesario aumentar en gran medida el conocimiento y los esfuerzos de conservación de estas especies, a menudo amenazas y con áreas de distribución muy restringidas. De muchos de estos mamíferos se desconocen aspectos básicos como su alimentación u organización social, por lo que es difícil conocer su estado real de conservación. Los micromamíferos son una pieza clave en nuestra diversidad y a pesar del estigma social que tiene algunas de estas especies, espacialmente de roedores, no podemos olvidar que realizan multitud de funciones vitales para nuestros ecosistemas.

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!
La Iberozona
La Iberozona: los simúlidos, o mosca negra, esos incómodos mosquitos de los ríos

Escrito hace

6 días

el

13/05/2024
Continuar leyendo
La Iberozona
La Iberozona: Selección sexual en los escarabajos buceadores

Escrito hace

3 semanas

el

29/04/2024
Continuar leyendo
La Iberozona
Descubre la verdad de 5 mitos sobre las avispas

Escrito hace

1 mes

el

15/04/2024
Continuar leyendo
La Iberozona
La Iberozona: Polinizadores, una campaña para preservar la esencia de la primavera

Escrito hace

2 meses

el

01/04/2024
campaña de polinizadores
Continuar leyendo
La Iberozona
La Iberozona: Explorando el Mundo de los Cetáceos en la Costa de Málaga 

Escrito hace

3 meses

el

04/03/2024
Continuar leyendo
La Iberozona
La Iberozona: el proyecto Ibero 360 permitirá explorar virtualmente ecosistemas marinos

Escrito hace

3 meses

el

19/02/2024
cartel del proyecto Ibero 360 de Iberozoa
Continuar leyendo
La Iberozona
La Iberozona: la crisis de los pellets de plástico en Galicia

Escrito hace

4 meses

el

22/01/2024
Continuar leyendo
La Iberozona
La Iberozona: El desconocido y curioso mundo de los hongos

Escrito hace

4 meses

el

08/01/2024
Seta
Continuar leyendo