logo onda cero

ESCÚCHANOS ONLINE

La Iberozona

La Iberozona: de Apellido, ápodo: Lagartos sin patas

Escrito hace

2 meses

el

Antonio Martín, Asociación Iberozoa –  Saltamontes asesinos, gallipatos extraterrestres, salamanquesas antimosquitos, medusas con armamento balístico… A estas alturas ya no es novedad que en la Iberozona hablemos de los bichos más raros que nos podemos encontrar en el campo. De hecho, no hace mucho hablamos de milpiés y ciempiés, invertebrados que si bien no alcanzaban esas cifras en sus extremidades sin duda contaban con decenas de ellas… Pero del mismo modo que estos animales aumentan su número de patas, hay otros cuya estrategia ha sido perderlas. ¿Cómo puede ser esto una ventaja?

Se suele decir que los biólogos podemos ser de bata o de bota. Bueno, pues dentro de los de bota también hay otra división, los que miran hacia arriba (para ver aves9 y los que miran hacia abajo (plantas, insectos, rastreo, bichos…) . Para poder observar alguno de los animales de los que vamos a hablar hoy, debes ser de esos últimos, ya que por su biología son muy difíciles de ver.

Con un ejemplo se entiende mejor. Veamos esta primera imagen, ¿es una lombriz? No, ¡es una serpiente! Pues no, es un lagarto. Concretamente un lagarto ápodo, es decir sin patas, llamado culebrilla ciega (Blanus rufus). Esa similitud con una lombriz no es casualidad, ya que al igual que ellas está adaptada a la vida subterránea, la razón principal por la cual ha perdido sus extremidades y ha “anillado” su cuerpo, para poder avanzar bajo tierra desplazando poco a poco los distintos segmentos de su cuerpo. En un primer vistazo puedes confundirlas, de hecho ayer mismo me contaron una anécdota de un pescador que preparó un cebo con una de estas pensando que era una lombriz, pero no olvidemos que al ser un reptil la culebrilla ciega es un vertebrado, tiene escamas, una boca con dientes y unos pequeños ojos muy atrofiados. De hecho pertenece a un grupo llamado anfisbénidos, muy emparentado con los lagartos y lagartijas a las que estamos acostumbrados, más incluso que a las serpientes. Su cráneo es literalmente como la cabeza de alien, ya que cumple la función de un ariete que abre paso por el suelo. Su vida es muy sencilla: excavar galerías para comer hormigas y otros invertebrados que se ocultan bajo las rocas mientras absorbe el calor sin necesidad de tomar el sol, únicamente por estar en contacto con las rocas bajo las que se refugia (lo que se denomina tigmotermia). Por ello, a pesar de ser abundante, es un animal que seguramente jamás llegues a ver, aunque a veces salen a dar algún paseo. 

Perder o reducir las extremidades es una tendencia muy frecuente en los reptiles y ha ocurrido varias veces de forma independiente. La pérdida de extremidades y el alargamiento del cuerpo ayudan al animal a deslizarse entre la arena, la hojarasca o la hierba, por lo que distintos grupos han ido desarrollando esta adaptación para distintos hábitats a lo largo de la evolución. ¿Os acordáis del programa de las salamanquesas, en el que hablamos de cómo usaban sus patas para trepar por las paredes? Pues esta tendencia llega a ser tan extrema que hasta algunas especies de geckos han perdido las patas. En España esto se traduce en 2 tipos más de lagartos con estas características: los eslizones y los luciones. 

Los luciones pertenecen a la familia de los ánguidos, como su nombre indica tienen un parecido más que razonable con las anguilas, ya que tampoco tienen patas. En algunos sitios son conocidos como lagartos de cristal, ya que no olvidemos que son lagartos, y al igual que explicamos en otro programa anterior son capaces de desprenderse de la cola, solo que en este caso es incluso más drástico, ya que parece que el animal se ha partido en dos y dan sensación de fragilidad. Por eso su nombre científico es Anguis fragilis. Son frecuentes en el Norte de la Península y en Europa, pero en Madrid están a punto de considerarse extintos, ya que no se avista ningún ejemplar desde hace más de 30 años.

Por último, los que tenemos más posibilidades de encontrar son los eslizones, los cuales aún conservan unas pequeñas patas reducidas. En función del número de dedos sabremos si estamos ante un eslizón tridáctilo (Chalcides striatus, 3 dedos como su nombre indica) o un eslizón ibérico (Chalcides bedriagai, 5 dedos). El brillo de sus escamas lisas y la rapidez con la que se mueven a pesar de tener patas diminutas les hacen parecer una centella nadando entre la hierba. Una de las mejores formas para diferenciar un lagarto sin patas de una serpiente es fijaros en si tienen párpados: los lagartos sí los tienen, pero las serpientes no, de hecho tienen una escama llamada escama ocular que protege su ojo y mudan junto al resto del cuerpo.

Por desgracia y al igual que ocurre con las serpientes, nuestra manera de interaccionar con estos animales que nos resultan extraños suele ser negativa. Ahora los conoces y además sabes que son inofensivos, así que la próxima vez que veas uno de estos reptiles, ¡no metas la pata!

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!

La Iberozona

La Iberozona: Cantos que vienen de África

Escrito hace

18 horas

el

16/05/2022

Antonio Martín, Asociación Iberozoa Con este tiempo tan bueno que estamos teniendo últimamente y con todos los programas de la Iberozona que lleváis escuchados seguro que vais a disfrutar mucho vuestras salidas al campo las próximas semanas. ¡Y es que el verano está a la vuelta de la esquina! De hecho, ya son noticia los primeros viajes y destinos de vacaciones para esta temporada, pero no penséis que los humanos somos los únicos que viajamos a España. De hecho, en muchos de esos paseos, escucharéis los cantos de los primeros turistas de la temporada.

Las Migraciones

No es ningún secreto que en España tenemos multitud de especies de aves que realizan movimientos migratorios: cigüeñas, grullas, milanos y hasta los pajaritos más pequeños como los mosquiteros recorren miles de kilómetros cada año. De hecho somos uno de los corredores migratorios del mundo: por nuestro territorio pasan más de 200 especies de aves migratorias. Del mismo modo que muchas aves vienen desde Europa en invierno a alimentarse y encuentran un refugio climático en la Península, muchas aves realizan este intercambio desde España hacia África: pasan el invierno en el otro continente, cruzan el estrecho y se instalan en nuestros ecosistemas al comenzar la primavera, todo ello para criar a la siguiente generación de turistas emplumados. Por este motivo el comienzo del verano tiene una banda sonora típica y distinta a la del invierno, compuesta por los cantos de aves que han venido de África. 

Abejaruco

En esta selección de cantos y especies veremos ejemplos de algunas de las aves más bonitas de la Península, siendo en mi opinión la más bonita de todas ellas el abejaruco. Como su nombre indica, es un ave insectívora, aunque lo que quizá no sabíais es que esta ave es capaz de excavar: construyen sus nidos en taludes y cortados de tierra, haciendo túneles de hasta un metro de profundidad. Podemos escucharlos y verlos, por ejemplo, en dehesas y zonas abiertas cercanas a dichos taludes, al atardecer.

Oropéndola

Para reconocer a esta ave tendremos que adentrarnos en las riberas de los ríos. Estamos hablando de la oropéndola, otra ave de un plumaje espectacular, en este caso de color amarillo. Cualquiera diría que es un pájaro tropical, y bueno, realmente lo es al menos durante la mitad del año. Su canto es tan bonito que a veces es imitado por otras aves, como los estorninos. 

 Carraca

A pesar de tener un canto tan feo, esta especie también está en el top aves más onitas de España con su impresionante color azul, la carraca. Esta ave vuela más de 9.000 km hasta países como Namibia, y aunque se la ve mejor en regiones más sureñas como Extremadura o Andalucía, en algunas zonas de Madrid también podemos llegar a verla.

Autillo

Si recordáis el programa de los sonidos de anfibios o el de los padrazos del reino animal ya mencionamos a esta ave, ya que tiene un canto extremadamente similar al del sapo partero. Pero no, esta vez estamos ante el autillo, un búho muy muy pequeño que puede llegar a escucharse incluso en tu propio barrio, ya que allí a veces encuentra una de sus presas favoritas: las cucarachas.

Chotacabras

Hemos escuchado un sónar y ahora parece que estamos en una batalla de láseres de star wars… Pero no, estamos ante el chotacabras. Esta ave es muy muy peculiar: es un pájaro nocturno, no una rapaz, tiene un pico muy pequeño pero una boca gigante que abre mientras vuela par a cazar insectos como si fuera una ballena filtrando plancton, y si sumamos esto a sus ojos gigantes la verdad es que puede llegar a ser un poco siniestro. Si vas con el coche por carriles o caminos de noche, seguramente lo veas parado en mitad, y no alzará el vuelo hasta que estés encima, ya que confía mucho en su camuflaje.

Vencejos

Para mi el canto de esta ave es uno de los más melancólicos. Me recuerda a cuando estás preparando tu último examen, a cuando acaban de abrir las piscinas o a cuando estás bajando a las fiestas de Tres Cantos. Este es el canto de los vencejos. Esta vinculación tan rara que tengo con ellos es porque los escucho desde mi ventana, ya que anidan en los edificios construyendo nidos de barro. Pero aún hay más: están tan extremadamente adaptados al vuelo que jamás se posan en tierra, por lo que tienen que dormir volando, durmiendo la mitad de su cerebro un rato y luego la otra. Con 40 gramos de peso, estos pajarillos recorren más de 20.000km todos los años, y cada uno de ellos consume hasta 60 mosquitos en una hora, o 4 kg al año, siendo uno de nuestros principales aliados contra la propagación de enfermedades.

Cada vez vienen menos…

Por desgracia más del 40% de las aves migratorias presentan síntomas de declive. Quizá el ejemplo más característico es el de los vencejos: mucha gente desconoce las maravillas y la función de estos animales y destruye sus nidos cuando no están, ya que al hacer los nidos en los edificios, llenan de mierda la ventana. Imagínate meterte un viaje de 20.000 km durmiendo la mitad de tu cerebro para llegar aquí y encontrarte que te han destrozado la casa… Por ello existen numerosas campañas, personas e iniciativas que luchan por su conservación. La pérdida de hábitat afecta a todas estas aves, y también la descoordinación en la gestión cinegética: si matamos tórtolas europeas aquí, no solo tendremos menos en nuestros campos, también ejercerán menos su función en otros países, y viceversa. La muerte de aves migratorias en otros países repercute también en la biodiversidad de sus destinos de vacaciones. Aquí en Madrid Norte y en Tres Cantos estamos embebidos en espacios ZEPA (Zonas de Especial Protección para las Aves), por lo que nuestra responsabilidad de cara a su conservación es más prioritaria que incluso en otros sitios.

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!
Continuar leyendo

La Iberozona

Mitos y Leyendas de la Fauna Ibérica

Escrito hace

1 semana

el

09/05/2022

Antonio Martín, Asociación Iberozoa Normalmente en la Iberozona tenemos la costumbre de explicar la biología de los animales y las plantas que nos rodean de forma científica. Hoy en día con tantas publicaciones, investigaciones y libros sobre ecología y evolución hablar de todo esto resulta fácil e intuitivo para cualquiera, pero si empezamos a ir atrás en el tiempo os daréis cuenta de que estas explicaciones van cambiando y se van tornando cada vez más místicas y extrañas. 

Hablad por ejemplo con vuestros abuelos sobre cómo usaban las plantas medicinales o sobre creencias acerca de las serpientes y os daréis cuenta de cómo ha ido cambiando el conocimiento en pocos años. Así que si en vez de 60 años, viajamos 2000… ¿qué pensarían nuestros antepasados de distintas culturas sobre los animales y las plantas de su día a día? En eso consiste el programa de hoy: vamos a contar los mitos y leyendas que subyacen a las especies ibéricas.

Serpientes

Vamos a empezar hablando de Esculapio. Hijo del dios Apolo y de la princesa humana Coronis, Esculapio fue un semidios de la mitología griega que curaba a los enfermos gracias precisamente a su conocimiento de las plantas medicinales. Pero alcanzó tal poder curativo que incluso aprendió a devolver la vida, todo siempre en compañía de su vara y de una serpiente muy especial para los griegos y para la fauna ibérica: la culebra de Esculapio (Zamenis longissimus). Algunas historias cuentan como esta última cualidad de resucitar a los muertos le costó la vida al semidios, ya que cambiar el orden natural de las cosas hizo enojar a Zeus y este lo castigó con uno de sus poderosos rayos. A pesar de esto, lo colocó en el cielo nocturno conmemorando sus hazañas, configurando la constelación conocida como Ofiuco, que significa “El que sostiene a la serpiente”. 

La atribución de la serpiente a Esculapio se debe, entre otras cosas, a que la muda de estos animales se percibía como un símbolo de renovación, como si tuvieran la capacidad de renacer. Esto las ha convertido en el símbolo tradicional de la medicina. Un legado que perdura a día de hoy: la próxima vez que veas una ambulancia fíjate en el icono de una vara con una serpiente enrollada, acuérdate de Esculapio y sobre todo de su culebra, el verdadero ser mitológico.

Invertebrados

Muchos personajes de la mitología clásica han dado nombre a mariposas. Sin ir más lejos, tenemos la Parnassius apollo, que contiene el nombre del conocido dios del sol y todas las artes: música, medicina, poesía… Peor aún hay más: Esculapio (el de la serpiente), que era hijo de Apolo, tuvo dos hijos que se convirtieron en unos de los héroes y médicos más importantes de la guerra de Troya: macaón y podalirio. Cada uno de ellos da nombre a una de las mariposas más bonitas que vuelan por nuestros jardines.

Aunque si queremos destacar una historia de invertebrados sin duda esta es la de Aracne. Aracne fue una famosa bordadora que tejía telares espectaculares. Fue enseñada por la mismísima Atenea, la diosa de la sabiduría  (por cierto, su símbolo es el mochuelo). Pero la alumna superó a la maestra y Atenea, celosa, la retó a un duelo de tejer que duró mucho mucho tiempo. Al final del duelo, como el telar de Aracne era perfecto, Atenea estalló de rabia y lo destruyó, encerrándola durante siglos en una torre. No obstante, cuando Aracne estuvo al borde del suicidio, Atenea rectificó y le otorgó un destino mejor (o peor, según como lo mires): convertirla en aquel animal que teje durante toda su vida, la araña.

Orígenes Extraños

Algunas especies no tienen historias tan elaboradas como la de Aracne, simplemente surgieron de algunos fluidos y elementos singulares. Por ejemplo, según los griegos el tomillo nació de las lágrimas de Elena de Troya al ser raptada, por eso los soldados utilizaban su olor para motivarse antes de la batalla. Pero indagando sobre más reptiles descubrí uno del que ya hablamos en su momento, un lagarto sin patas: la culebrilla ciega. Al grupo de estos reptiles se les llama anfisbénidos, ya que reciben el nombre de la Anfisbaena, una serpiente con dos cabezas, una en cada extremo, que nació de la sangre de medusa cuando Perseo la decapitó. Su nombre significa “ir en dos direcciones” ya que no se sabe en qué dirección avanza. 

Aves

Como nunca puede faltar el salseo en nuestro programa, vamos a terminar con un mito de aves, ya que estos están llenos de infidelidades, asesinatos, triples transformaciones… Vamos, son toda una telenovela. Con este ejemplo se entiende mejor: vamos a contar la historia de las hermanas Procne y Filomela. Procne se casó con Tereo, un valeroso guerrero, y tuvieron un hijo, Itis. Todo iba bien hasta que tiempo después, tras haberse mudado, Procne decidió que Tereo trajera a su hermana para vivir todos juntos. Cuando Tereo vio a Filomela, se enamoró de ella y al no ser correspondido la violó. Además, para que no contara su secreto, la encerró en una torre y le cortó la lengua. Incapaz de comunicarse con su hermana, Filomela tejió un telar donde narraba los hechos y cuando Procne se enteró tramaron juntas su venganza. Procne acabó con la vida de su propio hijo y se lo sirvió en un pastel de carne a su padre, el cual acabó enterándose de la tragedia, por lo que persiguió a Procne y Filomela para matarlas. Aunque los dioses también tienen lo suyo en estas historias, en este caso estaban hartos de tanto drama y violencia, por lo que decidieron transformarlos en aves: a Procne la transformaron en golondrina, de canto y aspecto lúgubre por haber matado a su hijo; a Filomela la transformaron en el ruiseñor, un pájaro de hermoso canto para compensar la pérdida de su lengua y todo lo que tuvo que pasar, y a Tereo lo transformaron en la abubilla o el gavilán, depende de la versión. En la abubilla porque esta tiene un penacho de plumas que recuerda al casco de un guerrerro, y en gavilán porque es un ave rapaz que se dedica a cazar y perseguir pajarillos, es decir, a Procne y Filomela.

Todas estas historias las recopilamos para nuestras rutas por toda la zona de Madrid Norte, ya además de observar especies siempre intentamos acompañar los recorridos con explicaciones originales, así que si te has quedado con ganas de más historias tienes dos opciones: apúntate a nuestras próximas rutas en iberozoa.com o espérate al siguiente programa para continuar con los mitos y leyendas de la fauna ibérica.

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!
Continuar leyendo