logo onda cero

ESCÚCHANOS ONLINE

La Iberozona

La Iberozona: Plantas bajo hielo, endemismos de Sierra Nevada

Escrito hace

11 meses

el

Hoy seguimos con nuestro viaje al paraje más biodiverso de la Península, Sierra Nevada. Esta  es la segunda parte de un programa que empezó explicando cómo el intercambio de especies  con África y Europa y el levantamiento de la cordillera provocaron el aislamiento de sus  especies no una, sino dos veces, dando origen a los endemismos: especies que únicamente se  pueden encontrar allí en todo el mundo. ¿Cómo sobreviven estos linajes de plantas e insectos  a la congelación año tras año? ¿Qué condiciones aguantan a 3000 metros de altura?. Esas son  las respuestas que responderemos hoy conociendo a estas especies que atraen año tras año a  cientos de turistas e investigadores. 

Empezaremos con la botánica. Así para entrar en calor, literalmente, la mayoría de las especies  florecen en tiempo récord durante el verano, captando nutrientes y asimilando sales en su  cuerpo que disminuyen su temperatura de congelación, es decir, generan sus propios anticongelantes. En total 80 especies ostentan el título de endemismo nevadense, aunque sin  duda la más conocida es la estrella de las nieves, Plantago nivalis. Si te has acercado al borde  de las lagunas glaciares sabes de qué planta hablamos: una estrella de terciopelo que tapiza los  pastos y el símbolo del sendero sulayr, la ruta que atraviesa toda la sierra. Es una planta  perenne, así que pasa más de 8 meses sepultada bajo el hielo. Su floración está restringida a  unos pocos días y su complexión compacta por estar pegada al suelo le hacen soportar fuertes  ventiscas. Pero el frío no es el único factor climático peliagudo en las cumbres. Cuando llega el  verano, sus característicos pelos la protegen de la radiación solar y la ayudan a retener el agua  para impedir la evaporación. En apenas unos cm de suelo tenemos a una auténtica  superviviente del compromiso térmico del invierno y del verano. Deciros que no hace falta irse a 3000 metros para ver plantas de este género: muchas son las que mal llamamos “malas  yerbas” y se encuentran en nuestros jardines, otorgando propiedades medicinales o nutritivas. 

Otra de las plantas más significativas es Arenaria tetraquetra amebilis, o como las llamo mi  padre y yo, los cerebros, ya que su forma de cojín nos recuerda a este órgano. Esto no es  casualidad: el mote de amebilis le viene por su capacidad para expandirse y crecer abrazando  las rocas del substrato, como si de una ameba se tratara. Aparentemente es una planta  feucha, pero cuando florece la cosa cambia. Y también cambia si te acercas lo suficiente como  para apreciar la geometría de sus tallos y hojas, que se encuentran tan apelmazados que  ofrecen una textura impenetrable. Esto además la protege frente a los herbívoros, ya que de  hecho la superpoblación de cabra montés es uno de los principales problemas de conservación  por el consumo excesivo y la nitrificación del suelo. 

Hay que dejar una cosa clara: no por haber más nieve hace más frío. Bajo la nieve se genera  una capa, un microclima que mantiene estable su temperatura a pesar del clima que haya  fuera. 0 grados es frío por supuesto, pero en ningún momento se llega al extremo y las  condiciones se mantienen estables. Esto no solo lo aprovechan las plantas: el topillo nival, endémico de Sierra Nevada, excava profundas galerías donde la temperatura se mantiene  incluso más alta a pesar de tener 5 metros de nieve encima. Pero es que el ecosistema de  debajo de la nieve sigue manteniendo su actividad, así que el topillo en vez de hibernar pasa  todo el invierno en busca de hormigas y otros insectos que completan su desarrollo. Por 

supuesto también hay especies que hibernan, el mejor ejemplo son los reptiles como la  culebra lisa europea y la víbora hocicuda, que gracias a esa capa pueden pasar el invierno en la base de la compacta vegetación de alta montaña, como los piornos. 

Pero el único problema no es el clima, ¿qué pasa con esos desniveles tan abruptos, y con que  los glaciares erosionen y desplacen el substrato constantemente? Si echas raíces esto es un  problema muy gordo. Pero las plantas también han conseguido conquistar estos entornos,  hasta el punto de que a más de 3000 m el 80% son endemismos como Viola crassuscula, una  auténtica joya adaptada a colonizar sustratos móviles y cambiantes, germina a la par que  avanzan los terraplenes. Por supuesto las zonas con humedad monopolizan la abundancia de  plantas, pero eso origina otro problema: la competencia feroz por la alimentación. ¿La  solución? Comer otra cosa distinta. Esta es la adaptación que presenta Pinguicula nevadensisuna peculiar planta carnívora que atrapa mosquitos y garrapatas en sus hojas pegajosas,  también endémica del macizo. Por último, la siempreviva de sierra nevada, Sempervivum  minutum, una de las flores de la portada que hemos escogido, vive únicamente encajada en las grietas de las rocas. Se llama siempreviva porque sus roseta de hojas verdes y rosas siempre  mantiene esos colores a pesar de las condiciones, atribuyéndosele propiedades místicas y por  desgracia llevándola al límite por la recolección masiva, otra de las principales amenazas de  estos seres.  

Madre mía, querríamos haber cerrado la temática de los endemismos de Sierra Nevada con esta entrega, pero aún nos queda un grupo entero de animales: los insectos. Y si un grupo de  seres vivos que ni siquiera es capaz de moverse han sido capaces de aguantar de esta forma…  ¡Imaginaros lo que pueden hacer ellos, desde la centelleante mariposa conocida como la niña  de Sierra Nevada hasta saltamontes con forma de morcilla que ponen huevos con agujas! Unas  peculiaridades que, por desgracia, el cambio climático y las pistas de esquí comprometen día  tras día, así que tendremos que ponernos serios y hablar también de las amenazas que sufren  y su estado de conservación, que pende de un hilo. ¡Nos vemos el lunes que viene! 

Web: www.iberozoa.com 

Instagram,

Twitter: @iberozoa 

Facebook: Iberozoa Fauna Ibérica 

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!

La Iberozona

La Iberozona: La coloración de las mariposas

Escrito hace

4 semanas

el

18/07/2022

Mario Álamo, biólogo asociación IberozoaLas mariposas pertenecen a la clase Insecta al igual que las cucarachas, avispas y hormigas que suelen erizar la piel de muchas personas, sin embargo, suelen tener mejor fama pues resultan agradables a la vista, y ¿Quién no ha perseguido y querido coger por el campo una de ellas?
Este polvillo es la característica que da nombre al orden al que pertenecen, el orden de los lepidópteros del griego Lepis “escama” y pteron “ala”. Alas cubiertas de escamas (Fig. 1), por lo que el polvillo que dejan tras manipularlas son un conjunto de diminutas escamas que tapizan la superficie de las alas y son importantes para ciertas funciones entre ellas dar coloración.

Fig. 1

Cada escama es de un color, cuyo conjunto da lugar a esos vistosos patrones y distintas gamas de tonalidades. El color de las escamas se debe o bien por fenómenos físicos de la luz, la luz entra por la estructura de las escamas (Fig. 2), un intrincado de crestas y costillas por cuyos pequeños orificios determinan la longitud de onda de la luz y por tanto los colores o bien por pigmentos, la oruga se alimenta de su planta nutricia y es de sus tejidos de donde obtiene o bien el pigmento directo o un precursores que posteriormente sufre una serie de modificaciones por el metabolismo de la oruga y pasan a las escamas durante la metamorfosis.

Una de las funciones de los colores de las alas es la de termorregulación, al ser animales ectotermos “sangre fría”, utilizan la radiación solar para incrementar su temperatura corporal. Algunas extienden las alas como si fuesen paneles solares u bien exponen la región ventral con las alas plegadas (Fig. 3), para calentar las alas, por donde discurren vasos de hemolinfa (la sangre de los insectos) y esta va hacia el resto del cuerpo actuando como un panel de refrigeración. Los colores más oscuros se calentarán antes (como cuando llevamos una camiseta negra en verano) que los colores claros, siendo esto un posible rasgo adaptativo de las condiciones climáticas del hábitat de cada especie.

Cabría esperar que todas estas gominolas de colores voladoras sería presa fácil para los depredadores, pero en realidad son parte de distintas estrategias que han desarrollado para su supervivencia. Una estrategia es la de dejar bien claro que estás ahí, pero que meterse contigo salga caro, a través del aposematismo. Esto ocurre por ejemplo en la mariposa monarca (Fig. 4) que en su fase adulta exhibe colores negro y naranja, advirtiendo del contenido de glucosídicos cardiacos obtenidos durante la fase de oruga al alimentarse de su planta nutricia las asclepias.

Diversas especies de mariposas comparten coloración para que los depredadores sepan reconocerlas y dejarlas en paz, esto se conoce como mimetismo mulleriano. Sin embargo, otras deciden ahorrase el mal trago de alimentarse de una planta venenosa y por ello han optado por copiar los colores de otras mariposas que sí son venenosas, en este caso hablamos de mimetismo batesiano. Como la mariposa virrey (Fig. 5), cuya coloración es prácticamente idéntica a la de la mariposa monarca.

Y por último otra estrategia consiste en: si no ves a la mariposa no te la puedes comer, es por ello que presentan colores crípticos, algunas polillas como por ejemplo las polillas de la especie Acontia lúcida (Fig. 6),

presenta una coloración similar a la de un excremento de pájaro, o mariposas diurnas como Poligonia C-album (Fig. 7) cuya coloración dorsal es rojiza pero cuando pliega las alas parece una hoja para evitar ser detectadas y depredadas.

La Iberozona

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!
Continuar leyendo

La Iberozona

La Iberozona: Las Lagunas de Ambroz y su Entorno

Escrito hace

1 mes

el

11/07/2022
Lagunas de Ambroz y su Entorno

Mario Márquez, biólogo de la Asociación Iberozoa.-

Este excepcional espacio surge como resultado de la renaturalización de una zona de
extracción minera en la que, tras muy probablemente haber superado el nivel freático,
es decir, el agua del subsuelo, se genera un conjunto de lagunas. Así pues, el origen
artificial de la zona hace que nos encontramos ante un lugar que podemos llamar
antropizado o alterado por la acción humana. Sin embargo, no por ello carece de valor
natural y ecológico, pues en el encontramos una enorme cantidad de especies animales
y vegetales.
Se encuentra entre los distritos de Coslada, San Blas Canillejas, Rejas y Vicálvaro,
totalmente rodeado por estos barrios madrileños.

Foto 1. Lagunas y localización

Actualmente, existe un conflicto de intereses sobre las Lagunas ya que, por un lado la
empresa minera tiene intención de continuar con la extracción del mineral (sepiolita), y
por otro el Ayuntamiento de Madrid planea la construcción de un nuevo distrito; La
Nueva Centralidad del Este, que se englobaría dentro del proyecto de Bosque
Metropolitano, y finalmente una amplia red de asociaciones científicas y ecologistas
trabaja para defender este espacio poniendo en valor la importancia de la biodiversidad
que alberga.
Fruto de este trabajo de investigación se ha elaborado un inventario de especies de las
Lagunas, que será publicado en las próximas semanas, y que recoge información
principalmente desde 2020 hasta hoy, aunque cuenta con algunos datos que se
remontan del año 2010 en adelante. En este informe aparecen registradas más de 1700
especies entre invertebrados, algunos potencialmente nuevos para la ciencia, aves,
plantas, mamíferos y herpetos.
Entre las 1080 especies de invertebrados que se pueden ver en este entorno, y que
destacan frente a las 333 registrados en un lugar próximo que sí está protegido como es
es el Parque Regional del Sureste, encontramos algunas que no se conocían en España
como es el caso de la araña Zelotes pediculatus, (Foto 2) y otras protegidas y en peligro
de extinción como es el caso del Saga pedo (Foto 3). Además, nos encontramos con
mamíferos y reptiles singulares como el nóctulo gigante, un murciélago que también se
encuentra amenazado, o el eslizón tridáctilo (Foto 4).

Foto 2. Zelotes pediculatus ALBERTO J. NARRO-MARTÍN & DAVID CABANILLAS


Debido a su posición clave en la ruta migratoria de las aves europeas y africanas, las
Lagunas reciben multitud de visitantes emplumados a lo largo del año. Por otro lado, las
zonas circundantes son un ambiente semiestepario con gran variedad de matorrales y
plantas herbáceas autóctonas que retienen enormes cantidades de CO2 y sirven de
alimento para los miles de insectos que las frecuentan y que a su vez son depredados
por las aves y pequeños mamíferos insectívoros de Ambroz.

Foto 3. Saga pedo Jesús Toledano


Por último, cabe destacar el importante valor que tienen las Lagunas para la población
local, pues suponen un lugar de ocio y desconexión de la ciudad, donde no es raro
encontrar personas aprovechando este entorno naturalizado para pasear o montar en
bicicleta.

Foto 4. Eslizón tridáctilo Jesús Toledano

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!
Continuar leyendo