logo onda cero

ESCÚCHANOS ONLINE

Psicología

La Neuropsicología, un campo en plena expansión

Escrito hace

1 año

el

Poco a poco va calando en las mentes de las personas la figura del psicólogo. Parece que el estigma social que tenía nuestra profesión se va difuminando sigilosamente, aunque todavía está muy presente, pero cada vez hay más conciencia sobre el rol que representa la psicología en la salud. Existen muchas ramas dentro de nuestra profesión, pero hoy quiero pararme en una en concreto, la neuropsicología. 

Es una rama aún desconocida para la mayoría de la población y creo imprescindible hacer hincapié en su difusión. 

¿Qué es la neuropsicología? 

Es la ciencia que estudia las relaciones entre el cerebro y la conducta. La idea fundamental es que el cerebro es el responsable de toda la conducta, o lo que es lo mismo, es el órgano de la mente. 

Os cuento un poco los orígenes: 

Platón (420-347) situaba la parte racional del alma en el cerebro. Aristóteles (384-322), por el contrario, situaba la sede de los pensamientos y sentimientos en el corazón. Este debate duró más de 2000 años. Aún hoy en día en el habla cotidiana se siguen diciendo afirmaciones sobre las emociones y el amor haciendo referencia al corazón. 

En la época romana, Galeno (siglo II a.c.) propuso que la cognición tenía lugar en el cerebro. Gracias a su experiencia como médico y cirujano de los gladiadores, pudo ver los estragos que ocasionaban las lesiones cerebrales en la conducta, así como conocer la anatomía cerebral. 

Paul Broca (1824-1880) marcó un hito que probablemente dio comienzo a la neuropsicología moderna. Gracias a este cirujano francés conocemos hoy en día que existe una dominancia hemisférica para el lenguaje y que éste se encuentra en el izquierdo. 

Sin olvidar a Ramón y Cajal (1852-1934) que desarrolló la doctrina de la neurona como primer principio de la neurociencia. Afirmó que el sistema nervioso está compuesto por células (neuronas) bien establecidas y separadas que se comunican entre sí por medio de sinapsis. 

El siglo xx es el periodo de expansión, crecimiento y consolidación de la neuropsicología. Sin embargo, aún queda mucho por hacer, ya que el conocimiento actual sobre el cerebro y los procesos subyacentes a él no son completos. 

La neuropsicología se caracteriza por la utilización de innovadores métodos de investigación y el dominio de técnicas. Sus dos ramas fundamentales son: la neuropsicología experimental (dedicada a la investigación) y la neuropsicología clínica (dedicada a problemas clínicos y de la salud). 

¿Qué es la neuropsicología clínica? 

Se dirige fundamentalmente hacia la evaluación y/o la rehabilitación de las alteraciones neuropsicológicas (alteraciones de las funciones cognitivas: atención, memoria, lenguaje, funciones ejecutivas…). 

Realizamos mapas mentales de las personas mediante pruebas o test. 

¿Para qué sirve? 

Estas elaboraciones de mapas mentales sirven en contextos sanitarios, como por ejemplo en casos de daño cerebral adquirido, para saber qué áreas han sido afectadas y como plantear la rehabilitación de cada persona. 

En contextos educativos los mapas mentales nos dirán como potenciar las áreas menos desarrolladas para ayudar al niño a adquirir un mejor rendimiento académico. 

En el ámbito médico-legal o forense existe una demanda cada vez mayor de valoraciones neuropsicológicas para evaluar el daño, las secuelas y minusvalías que incapacitan a las personas.

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!

Onda Cero Madrid Norte

Psicología: ‘El estrés de ser turista’ o la importancia del descanso

Escrito hace

1 mes

el

05/07/2022
tarjeta de embarque en aeropuerto

Con el mes de julio, arranca definitivamente la época de vacaciones. Tiempo para relajarnos, descansar, desconectar…pero, ¿Cómo de estresante puede ser turista? Aprovechar el tiempo al máximo y no permitirse ‘perder el tiempo’ puede tener consecuencias. Hoy hablamos de la importancia del descanso con Amelia Zamora, psicóloga del Servicio de Apoyo a los Servicios Sociales de la EMS de Tres Cantos.

«Muchas personas se toman las vacaciones como experiencias llenas de obligaciones», señala Amelia Zamora, «tienen la necesidad de sentir que están aprovechando el tiempo, como si descansar no fuera hacerlo».

Ir a ver museos y rincones típicos de nuestro destino de vacaciones, realizar planes sin parar, buscar la experiencia perfecta, son algunas de esas obligaciones autoimpuestas.

La psicóloga nos recuerda la importancia de tomarse un tiempo de descanso, que puede ser recuperar el sueño o divirtiéndonos.

«No descansar puede provocar irritabilidad, tenemos poca paciencia, nos enfadamos fácilmente…no conectamos con el sentimiento del cansancio pero estamos malhumorados», señala Zamora, «Otra consecuencia puede ser la tristeza. Muchas personas vienen a consulta pensando que están deprimidas y lo que realmente están es cansadas».

Su consejo, estas vacaciones dejar espacio al descanso.

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!
Continuar leyendo

Onda Cero Madrid Norte

De bienes de producción a dar sentido a nuestra vida, cómo ha cambiado el motivo para ser padres

Escrito hace

2 meses

el

13/06/2022
madre soltera con hijos
  • En la época preindustrial, los hijos eran mano de obra gratuita

  • En la actualidad, la paternidad o maternidad se vive de una forma casi «filantrópica»

  • La menor necesidad ‘productiva’ de los hijos, promueve que pueda existir de forma más común la decisión de no tener hijos

Hace unas semanas, en nuestra charla con Amelia Zamora, psicóloga del Servicio de Apoyo a los Servicios Sociales de la EMS de Tres Cantos, quedó en el aire una pregunta, ¿para qué tenemos hijos los seres humanos?

“Van de la mano de los cambios de modelo económico”, señala Amelia Zamora. La psicóloga explica que en la familia preindustrial y agraria, los hijos se tenían como «bienes de producción», mano de obra gratuita para ayudar en las labores agrícolas.

En la familia industrial, los hijos se podrían identificar como «bienes de inversión», destaca Zamora como se ‘perpetúan’ los negocios y el patrimonio de las familias de una generación a otra, además de añadir nuevo patrimonio mediante los matrimonios entre distintas familias.

En la familia postindustrial los hijos se ven más como «bienes de consumo». Hoy en día, en países enriquecidos se elige tener hijos por vivir esa experiencia y se ve de forma negativa los motivos que podían llevar a tener hijos en épocas anteriores. Es un cambio generacional muy importante, por ejemplo, en la generación del siglo pasado, los hijos aportaban parte de su jornal para ayudar a la familia. Ahora colocamos a los niños de forma más central, más atentos a las necesidades de la infancia».

Explica Amelia Zamora que «casi tenemos hijos de forma filantrópica, para que nos superen en felicidad. Otra de las funciones es dar identidad y sentido de la vida a los adultos que se convierten en padres o madres».

En estos motivos menos «productivos» es más fácil que se de la alternativa de aquellas personas que descartan la paternidad o maternidad de sus planes. A pesar de los cambios, algunos valores continúan presentes: «cuando una mujer dice que no quiere tener hijos, lo primero que se le plantea es quién te cuidará cuando seas mayor, algunos conceptos se mantienen en el imaginario colectivo».





¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!
Continuar leyendo