logo onda cero

ESCÚCHANOS ONLINE

Psicología

Octubre: mes para reivindicar la psicología 

Escrito hace

7 meses

el

El 10 de octubre fue el día mundial de la salud mental y el próximo 26 será el día del daño cerebral, días para darle voz a las dolencias del cerebro según Platón o del corazón según Aristóteles.

Está claro que las consultas de psicología están abarrotadas, y si algo nos ha enseñado esta pandemia, es que la psicología no es de locos si no que es de todos. Es una necesidad sanitaria que ha estado al pie del cañón y estará al pie del cañón para siempre.

Porque “lo normal” no existe y la gente normal tampoco. Existen modas y costumbres, emociones y pensamientos, conductas y consecuencias de las mismas. Encontrar el equilibrio que nos conduzca a la paz interior es el camino que muchos buscamos entre los laberintos mentales de baldosas amarillas.

¿Qué es el daño cerebral adquirido?

Hace referencia a la lesión o lesiones cerebrales ocasionadas accidentalmente en una persona que anteriormente no tenía.

Las causas más comunes de DCA son los traumatismos craneoencefálicos y los accidentes cardiovasculares. Otras causas son: tumores cerebrales, infecciones en el sistema nervioso central o la encefalopatía hipóxico-isquémica por una falta de aire en el cerebro.

¿Cuáles son las repercusiones del DCA?

Cuando una persona sufre un daño sobrevenido, ese daño va a repercutir en todas las áreas o esferas de su vida, generando gran impacto en su vida familiar, laboral y social.

Puede sufrir daños físicos, sensoriales, cognitivos, emocionales y conductuales, pudiendo repercutir negativamente en sus actividades de la vida diaria.

Tradicionalmente se les ha dado mucha importancia a los déficits físicos, pero en las últimas décadas también se ha estado prestando especial atención a las secuelas que conllevan las funciones cognitivas, emocionales y conductuales. Quizás son las que causan una mayor incapacidad y conllevan gran repercusión en la familia, generando dependencia. Es por ello que es importante prestar atención también a estos déficits, ya que ayudarán a la persona a mejorar su autonomía.

El pronóstico dependerá del grado de la lesión, su localización y expansión, pero también de las propias características del individuo y del hecho de recibir, o no, tratamiento. 

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!

Madrid Norte

¿Cultura de la violación? Erotizar los buenos tratos, otro porno es posible

Escrito hace

3 días

el

11/05/2022
Erika Lust, directora de porno feminista

  • La pornografía más extendida se basa en situaciones violentas y se centra en la perspectiva masculina

  • Proponemos alternativas con una mirada más feminista: Holly Randall y Erika Lust

Hace unas semanas reflexionábamos con nuestra psicóloga Amelia Zamora, sobre la pornografía y la cultura de la violación. Amelia Zamora es psicóloga del Servicio de Apoyo a los Servicios Sociales de la EMS de Tres Cantos. En un nuevo espacio, proponemos alternativas a ese ‘porno hegemónico’ que hasta ahora construía nuestro deseo con tintes de violencia.

«En las últimas décadas ha ido apareciendo una alternativa a la pornografía hegemónica. Esta pornografía más habitual hace mucho daño porque afecta al imaginario, hay que intentar crear un imaginario nuevo, ¿por qué no erotizar los buenos tratos?», nos pregunta nuestra psicóloga.

La pornografía, referente para los adolescentes

Amelia Zamora defiende que «Los adolescentes recurren a la pornografía, que además ahora es muy accesible. La edad media de acceso a la pornografía está entre los 10 y 11 años.»

Esto hace que sea de la pornografía de donde aprendan comportamientos e  interioricen valores. «La pornografía hegemónica, la comercial y dominante siempre tiene el mismo esquema: acercamiento, sexo oral, coito y acaba cuando llega la eyaculación del hombre. No se tiene en cuenta el deseo femenino», explica la psicóloga. Zamora pone también el acento en la falta de comunicación en las relaciones sexuales de la pornografía: «nunca se habla ni se pide permiso».

Otra pornografía es posible

En los últimos años, las mujeres se han revelado frente a este tipo de pornografía en la que no se ven reflejadas. Es el caso de dos directoras de cine erótico como son Holly Randall y Erika Lust. Sus cintas se caracterizan por una escenografía cuidada, una fotografía de calidad y, sobre todo, una perspectiva desde la sensualidad, el erotismo y alejado de la violencia.

«Otra cosa es cuando somos adultos, tenemos más experiencia y nos ponemos a reflexionar sobre lo que vemos. ¿Por qué me estoy excitando con algo que pienso que en el fondo no está bien?», en ese marco surgen los movimientos que ofrecen alternativas de un arte erótico.

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!
Continuar leyendo

Madrid Norte

¿Cómo construimos el deseo? Pornografía y la cultura de la violación

Escrito hace

3 semanas

el

25/04/2022
Esposas, sexo y pornografía

  • Este viernes se organiza un taller sobre el tema, a las 19h en el Centro ’21 de marzo’

  • Impartido por Amelia Zamora, psicóloga del Servicio de Apoyo a los Servicios Sociales de la EMS de Tres Cantos

¿Cómo se construye el deseo? Hoy reflexionamos sobre cómo la pornografía se basa en la cultura de la violencia. Amelia Zamora, psicóloga del Servicio de Apoyo a los Servicios Sociales de la EMS de Tres Cantos ofrece un taller sobre el tema el próximo viernes.

Dentro del seminario «El amor en tiempos de feminismo», este viernes 29 de abril, la propuesta es ‘La construcción social del deseo: pornografía y cultura de la violación’. La cita es a las 19h y el formato será online.

«Hay que reflexionar sobre la influencia de la cultura en aquello que nos excita sexualmente», señala Zamora, «tenemos naturalizadas e invisibilizadas muchas prácticas que realmente son abusos sexuales».

La pornografía, referente para los adolescentes

Amelia Zamora defiende que «aún hoy no hemos alcanzado niveles de educación sexual lo suficientemente buenos. Los adolescentes recurren a la pornografía, que además ahora es muy accesible. La edad media de acceso a la pornografía está entre los 10 y 11 años.»

Esto hace que sea de la pornografía de donde aprendan comportamientos e  interioricen valores. «La pornografía hegemónica, la comercial y dominante siempre tiene el mismo esquema: acercamiento, sexo oral, coito y acaba cuando llega la eyaculación del hombre. No se tiene en cuenta el deseo femenino», explica la psicóloga. Zamora pone también el acento en la falta de comunicación en las relaciones sexuales de la pornografía: «nunca se habla ni se pide permiso».

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!
Continuar leyendo