logo onda cero

ESCÚCHANOS ONLINE

Psicología

Psicología para más de uno: ¿Amar, amor o ser amado?

Escrito hace

4 meses

el

Jennifer Martínez, Clínica de Psicología Nerim.- Muchas veces pensamos en la media naranja, en esa persona que compartirá nuestra vida recorriendo el camino a nuestro lado apoyando y respetándonos, pero no quiero llevar este post por ese camino.

Son muchos los autores que han hablado sobre el amor, hoy traigo unas cuantas formas para comprender la complejidad del término y sobre todo me gustaría dirigirlo al amor hacia uno mismo ya que si no partimos de un amor sano hacia nosotros, raramente sabremos compartirlo.

En ocasiones este término “amor” es mal interpretado ya que se comprende desde las relaciones sexuales y en otras desde la unión espiritual y es que el amor es un término más complejo, es lo más importante de la vida.

Cuáles son los usos que hacemos de este sentimiento

Lo utilizamos en diferentes aspectos de la vida:

  1. Amor de amistad. Relación cercana llena de comprensión, intimidad, confidencia y franqueza. 
  2. Amor en las relaciones interpersonales: amor a los hijos, a los padres, a los familiares, compañeros de trabajo y vecinos cuya intensidad es diferente en función de la cercanía. Apego o cariño a algo que va ligado a nosotros.
  3. Amor a temas ideales: a la inclinación de cada uno como derecho, justicia, verdad orden…
  4. Amor a actividades o formas de vida: cada uno tiene preferencias en su realidad desde tener contacto con la naturaleza a riqueza o trabajo…
  5. Amor al prójimo: a las personas cercanas a nosotros 
  6. Amor entre dos personas: sentirse atraído, desear, querer, gustar, no poder olvidar. Este amor es extender el yo hacia el tú para formar un nosotros;
  7. Amor espiritual. Para el creyente.

Curiosamente cultivar el amor hace que generemos oxitocina, hormona presente especialmente en las mujeres en momentos como el embarazo, parto y lactancia, pero que está presente en aspectos relacionados con las relaciones sociales: empatía, altruismo, confianza y que además reduce la hormona del cortisol o estrés 

Tips para estar bien conmigo 

  1. Aprende a conocerte mejor: observa tus calidades, cualidades y limitaciones, saca tu mejor versión. 
  2. No te compares y céntrate en ti y en tu vida. 
  3. Encuentra el equilibrio entre ser idealista y vivir con los pies en la tierra: desarrolla tu potencial y tu creatividad, siendo realista y consciente de lo que puedes y quieres alcanzar. No es necesario tener objetivos irreales. Lucha cada día por mejorar en lo posible, siempre dentro de tus posibilidades. 
  4. Ten un proyecto de vida: plantéate objetivos, visualiza cómo alcanzarlos y ve a por ellos. 
  5. Asume ciertos riesgos, asume las riendas de tu vida, sal de la rutina de vez en cuando. Arriesgar implica liberarse de muchos de los temores que tenemos. 
  6. Asume el pasado con todo lo que conlleva y hazte responsable de tus acciones. Si has cometido errores, no te martirices por ellos durante toda tu vida. Vive el presente y considera el pasado como un aprendizaje, ya que eso te hará progresar y sentirte mejor contigo misma. Acéptate y perdónate desde la crítica constructiva. 
  7. Sé tú misma y muéstrate tal y como eres. 
  8. Regálate tiempo. Dedica tiempo a realizar actividades que te gusten, a tu salud, pasa tiempo con aquellas personas que son positivas en tu vida, dedica tiempo a estar contigo, con tus pensamientos y emociones. Tus necesidades son importantes así que dales la prioridad que se merecen. 

Sin amor auténtico todo es vacío y soledad.  

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!

Onda Cero Madrid Norte

De bienes de producción a dar sentido a nuestra vida, cómo ha cambiado el motivo para ser padres

Escrito hace

3 semanas

el

13/06/2022
madre soltera con hijos

  • En la época preindustrial, los hijos eran mano de obra gratuita

  • En la actualidad, la paternidad o maternidad se vive de una forma casi «filantrópica»

  • La menor necesidad ‘productiva’ de los hijos, promueve que pueda existir de forma más común la decisión de no tener hijos

Hace unas semanas, en nuestra charla con Amelia Zamora, psicóloga del Servicio de Apoyo a los Servicios Sociales de la EMS de Tres Cantos, quedó en el aire una pregunta, ¿para qué tenemos hijos los seres humanos?

“Van de la mano de los cambios de modelo económico”, señala Amelia Zamora. La psicóloga explica que en la familia preindustrial y agraria, los hijos se tenían como «bienes de producción», mano de obra gratuita para ayudar en las labores agrícolas.

En la familia industrial, los hijos se podrían identificar como «bienes de inversión», destaca Zamora como se ‘perpetúan’ los negocios y el patrimonio de las familias de una generación a otra, además de añadir nuevo patrimonio mediante los matrimonios entre distintas familias.

En la familia postindustrial los hijos se ven más como «bienes de consumo». Hoy en día, en países enriquecidos se elige tener hijos por vivir esa experiencia y se ve de forma negativa los motivos que podían llevar a tener hijos en épocas anteriores. Es un cambio generacional muy importante, por ejemplo, en la generación del siglo pasado, los hijos aportaban parte de su jornal para ayudar a la familia. Ahora colocamos a los niños de forma más central, más atentos a las necesidades de la infancia».

Explica Amelia Zamora que «casi tenemos hijos de forma filantrópica, para que nos superen en felicidad. Otra de las funciones es dar identidad y sentido de la vida a los adultos que se convierten en padres o madres».

En estos motivos menos «productivos» es más fácil que se de la alternativa de aquellas personas que descartan la paternidad o maternidad de sus planes. A pesar de los cambios, algunos valores continúan presentes: «cuando una mujer dice que no quiere tener hijos, lo primero que se le plantea es quién te cuidará cuando seas mayor, algunos conceptos se mantienen en el imaginario colectivo».

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!
Continuar leyendo

Onda Cero Madrid Norte

Psicología: la familia, el vínculo entre seres humanos

Escrito hace

1 mes

el

23/05/2022

  • La familia es la organización básica del ser humano, como sistema de «lealtades invisibles»

  • Asociamos los vínculos familiares a vínculos biológicos

  • La Revolución Industrial cambió el concepto de familia nuclear

En estos días de «reencuentros reales familiares», a gran escala, queremos reflexionar sobre ‘la familia’ como sistema organizativo y social de apoyo. Hablamos de sus características con Amelia Zamora, psicóloga del Servicio de Apoyo a los Servicios Sociales de la EMS de Tres Cantos

Zamora define la familia como «una de las organizaciones básicas del ser humano, como especie social, nos organizamos en grupo. En estas organización, las unidades son los individuos que establecen vínculos familiares que se suelen relacionar con los vínculos biológicos y consanguíneos».

La antropología ha reflexionado mucho sobre el parentesco y cómo este concepto ha ido evolucionando. «La familia nuclear ha variado desde la Revolución Industrial. En el campo se tenía muchos hijos que, junto con padres y abuelos, vivían todos bajo el mismo techo. Todos los miembros de esta familia aportaban algo al grupo. trabajo, energía, cuidados…cuando las personas migran a las ciudades, es mucha gente para poco espacio y ese modelo entra en crisis que ha llegado hasta hoy, cuando los modelos de familia son mucho más variados».

Explica Zamora que «todos en un entorno familiar podemos sentir una serie de lealtades invisibles. Si hemos crecido en un entorno familiar, ‘estructurado que no perfecto’, habremos escuchado el mantra de «la familia siempre está ahí», dando esa connotación de refugio y apoyo».

Frente a ello, el otro mantra que también se escucha comúnmente de «la familia que se elige», muestra de los cambios que se están viviendo en el concepto de familia.

 

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!
Continuar leyendo