Conecta con nosotros
Ecoembes

Psicología para el día

Psicología en la Onda: Discapacidad Intelectual, factores y tratamiento

La discapacidad intelectual es un trastorno del neurodesarrollo que puede deberse a multitud de factores: metabólicos, cromosómicos, infecciosos, etc.. Aunque se origina en la infancia también puede darse en la edad adulta por un daño sobrevenido.

Redacción

Publicado

el

Jennifer Martínez, neuropsicóloga de Nerim

 

La discapacidad intelectual causa un funcionamiento intelectual situado significativamente por debajo del promedio. Existen diferentes grados: leve (CI 50-70), moderado (CI 30-55), grave (CI 20-40), profunda (CI 20-25) y discapacidad intelectual no especificada ya que no se puede valorar con test/pruebas estandarizadas.
Se van a ver afectadas diferentes áreas a nivel cognitivo que van a repercutir en las actividades de la vida diaria. Las áreas adaptativas que vamos a observar afectadas pueden ser :
La comunicación: Capacidad para aprender y transmitir información mediante signos.
Autocuidado: aseo, comida, vestido, apariencia física.
Vida doméstica : preparar la comida, limpieza, planificación diaria, comportamiento en el vecindario.
Habilidades sociales: mantener las relaciones, expresar, reconocer sentimientos, controlar impulsos, capacidad para hacer amistades, adecuar la conducta a las normas sociales.
Utilización de la comunidad: utilizar trasportes, tiendas, servicios sanitarios y educativos, acudir a parques, lugares de ocio.
Habilidades académicas: leer, escribir, memorizar, atender, calcular.
Autogobierno: Habilidad para tomar decisiones, cumplir horarios, iniciativa para comenzar actividades, asertividad para defender sus derechos.
Salud y seguridad: habilidades relacionadas con el mantenimiento de la salud como comer, identificar situaciones de peligro, seguir pautas saludables, identificar síntomas.
Ocio y tiempo libre: Desarrollo de intereses.
Trabajo: Habilidades para desempeñar un trabajo, como habilidades laborales.
Existe una limitación en las capacidades adaptativas y puede que una persona con DI tenga dos o más de es áreas citadas afectadas en comparación con su grupo de edad y referencia.
La incapacidad intelectual no es fija, si no que varía según el crecimiento del individuo, el ambiente y la estimulación que haya tenido.
Uno de los principales objetivos en el tratamiento es mejorar sus habilidades para la independencia, para su productividad y para su integración en la sociedad.

¿Cuándo se detecta?

No se puede identificar de forma evidente hasta la edad preescolar. Podemos observar anomalías siendo un bebé pero no se puede valorar hasta que el niño entra en edad preescolar.
El cuidado prenatal va a reducir el riesgo de padecer DI.
Las terapias de atención temprana por parte de varios especialistas y su seguimiento en el desarrollo van a facilitar las herramientas que necesita el niño para adquirir los requisitos necesarios para una vida adaptada y funcional.

{module Publicidad Video Articulo}

 Tratamiento

Desde la Clínica Nerim recomendamos el tratamiento multidisciplinar e interdisciplinar adaptado al desarrollo madurativo inicial de cada individuo.
Una correcta valoración nos dará indicios de cómo iniciar el tratamiento, fijar unos objetivos y valorar el progreso de cada persona.
Con terapia de conducta (y apoyo farmacológico en algunos casos) podremos trabajar:
Control de instrucciones:
modificar las condiciones físicas del ambiente
mantener a la persona activa e interactiva
fomentar el aprendizaje
desvanecer gradualmente la ayuda
Implementar sus habilidades sociales
Minimizar la utilización del castigo
Eliminar conductas desadaptativas (rabietas, autolesiones, estereotipias, agresiones)
Con terapia ocupacional se podrá fomentar las áreas motoras y sensoriales para mejorar una calidad de vida adaptada a sus actividades de la vida diaria.
Con logopedia se podrá mejorar el área del lenguaje y de la deglución.
Con fisioterapia se podrá mejorar todas las áreas musculoesqueléticas .

 

- Publicidad - Merbauto
Haz click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Psicología para el día

Cómo defenderse (a nivel psicológico) de un nuevo confinamiento

François Congosto

Publicado

el

defensa psicológica ante el coronavirus

Desarrollar recursos en el ámbito psicológico para evitar la incertidumbre que genera el coronavirus es una forma de enfrentarse a un nuevo confinamiento.

La posibilidad de que las autoridades políticas decreten nuevos confinamientos domiciliarios ha generado ansiedad y la búsqueda de recursos para enfrentarse al mismo. La psicóloga Amelia Zamora, del servicio de apoyo a los Servicios Sociales del Ayuntamiento de Tres Cantos, ha dado algunas pautas para defenderse a nivel psicológico ante un nuevo confinamiento.

Según la psicóloga, “el hecho de ya haber pasado por un confinamiento en marzo y abril permite tener ciertas herramientas para enfrentarse mejor”. Conviene recordar que uno de los consejos ha sido reducir el contacto con la información relativa al virus.

Zamora, que habló hace unas semanas de las secuelas psicológicas del confinamiento, también recomienda pensar en positivo. Por ejemplo, ser conscientes de que hay varias vacunas avanzadas y que esto permite vislumbrar el final a la crisis sanitaria.

Igualmente para defenderse a nivel psicológico ante la incertidumbre de un nuevo confinamiento, se aconseja apuntarse a actividades que permitan poner el foco en otros temas que no sea la pandemia. “Las iniciativas, aunque sean online, permiten tener la mente en otros temas que no sean los que nos preocupan”, señala Zamora.

Continuar leyendo

Psicología para el día

Psicología para el día: las secuelas psicológicas del confinamiento

François Congosto

Publicado

el

El confinamiento ha podido provocar patologías psicológicas

Semanas de confinamiento en una situación en la que los ciudadanos no nos habíamos visto antes han podido provocar secuelas psicológicas. Entre ellas, estrés postraumático (en forma de insomnio, miedo, angustia, entre otros), ansiedad, manías, o incluso depresión.

Hoy hemos hablado sobre este tema con la psicóloga Amelia Zamora, del Servicio de Apoyo a los Servicios Sociales del Ayuntamiento de Tres Cantos. En primer lugar ha aclarado que la aparición de secuelas psicológicas depende de las circunstancias en la que se ha desarrollado el encierro en casa.

“No es lo mismo una familia que vive en un espacio reducido, a otra en la que cada miembro ha podido tener su propio espacio”, ha señalado Zamora.

La experta también ha explicado que las secuelas psicológicas vienen generadas por la incertidumbre que genera el confinamiento. También por el hecho de recibir un aluvión de informaciones, a veces contradictorias, sobre el virus.

Por otro lado, destacar otro efecto del confinamiento generado por la pandemia, que también ha podido provocar problemas entre los miembros de la pareja.

Continuar leyendo
- Publicidad - Merbauto