logo onda cero

ESCÚCHANOS ONLINE

Tras las huellas de la sierra

Origen del nombre de picos, puertos y peñas de la Sierra de Guadarrama

Escrito hace

4 semanas

el

Pico de Mondalindo

Situado a las espaldas del casco urbano de Bustarviejo, en el Libro de la Montería, del siglo XIV, se menciona la Peña de Don Galindo. Esto no deja lugar a dudas de que su propietario en la Edad Media se llamaba Galindo, por lo que podemos afirmar, con poca probabilidad de equivocarnos, que se trata de un antropónimo.

Galindo era un nombre muy utilizado en el área vasconavarra, riojana y pirenaica, y en Madrid se repite, por ejemplo, en el despoblado de San Galindo, en Chinchón. Está documentado, por ejemplo, como «Mer Galindo» en 932 en San Millán de la Cogolla, en La Rioja.

Puerto de la Fuenfría

El origen del topónimo Fuenfría parece estar precisamente en una fuente, nominada inicialmente como Fuente Fría. Este manantial, sin embargo, es más conocido como Fuente de la Reina, porque en ella descansaba el cortejo real de camino hacia el palacio de Valsaín. Se le dio también el apelativo de Fuente de Matagallegos por los segadores que bajaban a faenar a Castilla la Nueva.

Evidentemente, se refiere a esa fuente o manantial de montaña con las aguas muy frías, y desde luego no es un topónimo puesto a la ligera, sino que hace referencia la gélida realidad de numerosos manantiales que no rebasan los seis grados de temperatura en pleno estío. Por él pasaba una calzada romana que comunicaba Complutum (Alcalá de Henares) con Segovia, y que todavía se conserva.

Puerto de la Morcuera

Morcuera deriva de “Morca Vera”. Una morca era una gran piedra. Se la llamaba con el término latino vera porque era «la verdadera», en el sentido de que era un mojón fiable que servía para dividir términos por estar situado en una cumbre. La misma palabra morca originó, por ejemplo, el nombre del despoblado de Morquillas, en Villayerno (Burgos).

De la misma manera, los Hituero (en Segovia y un despoblado en El Pardo) derivan de un hito vero, de un hito o mojón considerado como referencia indiscutible. Otro ejemplo es el topónimo de la Carra Vera, «la carrera o camino verdadero, importante».

Puerto de Mal Angosto o Mal Agosto

Durante mucho tiempo se ha discutido si se debía decir Mal Agosto o Mal Angosto. Muchos etimólogos se inclinan por Mal Angosto debido a lo frecuente que era el uso de la palabra angosto, «estrecho», en la Edad Media.

Pero todas las referencias que encontramos en mapas y escritos antiguos apuntan a puerto de Malagosto, como en el Libro de la Montería de Alfonso XI, del siglo XIV o en el Diccionario Geográfico y Estadístico de Pascual Madoz de 1845.

En este sentido hay que añadir que “agostar” significa pastar el ganado durante el verano en las dehesas. Y agostaderos se llama a los sitios o pastos donde agosta el ganado. Así que Malagosto significa mal sitio de pastos o mal sitio para pastar el ganado o mal agostadero.

Sin embargo, recientemente ha cobrado fuerza la teoría de que se llama Mal Angosto como corrupción desde Val Angosto, debido a que el puerto estaba junto a un valle estrecho, seguramente el del Arroyo de Entretérminos, en Rascafría.

Sierra y puerto de Somosierra

El pueblo tomó el nombre del puerto y la sierra del pueblo. Antiguamente el somo, derivado del latín summum, era «la parte más elevada de algo». Por ejemplo, el «somo del soto» dió Sonsoto (Segovia), las «somas o lomas alargadas con agua» formaron Somosaguas (Madrid) y «el valle entre las somas» originó Marjomas, despoblado en El Molar.

Somosierra es «el somo o parte más elevada del camino que atraviesa la Sierra». En la Edad Media se llamó Puerto de San Andrés, por la aldea sepulvedana de San Andrés del Puerto, hoy desaparecida, que estaba en término de Santo Tomé del Puerto, unos 2.200 m al sur de Villarejo.

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!

Tras las huellas de la sierra

El origen del topónimo Robledo de Chavela

Escrito hace

1 día

el

25/05/2022

Guillermo Herrero – Algunas teorías sostienen que Chavela sería el resultado de la derivación de “ocho en vela”, en alusión al número de soldados que vigilaban en la edad media la fortaleza, y que estarían representados por los ocho velones o chapiteles que rematan la torre de la iglesia o bien, según otras fuentes, los ocho pequeños torreones que rodean el ábside del templo.

Pero para Pedro Luis Siguero Llorente Robledo de Cha Bela significa «el bosque de robles del hijo del repoblador Bela».

Cha o Echa es una partícula que se utilizaba para indicar la procedencia dinástica de esa persona, y que generalmente no equivalía a «de la estirpe o descendencia de.. » sino que era directamente «hijo de…». Deriva del vasco-ibérico aita, «padre, abuelo». Está bien documentado, por ejemplo, Egga en Silos en 1067, o Ecta, en 1064.

Por lo tanto, es muy probable que el repoblador de Robledo de Chavela procediera de Vasconia, La Rioja o la parte de Burgos donde se hablaba vascuence. Esta partícula aparece en pueblos segovianos como Chañe, Añe, Chatún, etc.

Bela era el nombre del padre de Cha Bela, seguramente uno de los repobladores que vinieron en la primera oleada. Bela, Beila o Begila era un nombre de varón, tal vez godo, aunque también se ha propuesto para él un origen vasco a partir de bela “cuervo”.

Se menciona, ejemplo, en «Martín Vela» en 1278 en Oña (Burgos), etc. De él deriva el apellido Vélez, originariamente «hijo de Bela». El nombre forma parte de pueblos segovianos como Esteban Vela, Villovela de Pirón -«villa de Bela»-, Bela Díaz (despoblado en Espirdo) y Bela Gómez (en Sangarcía).

 

Despoblados en Robledo de Chavela

– La Rozuela: Despoblado cuyo nombre se refiere a que se hizo una pequeña roza o roturación en el bosque, tal vez precisamente para construir allí unas casas.

– Moraleja: Despoblado cuyo nombre original se ha perdido, que estaba en la linde entre Robledo y Fresnedillas. Moraleja es diminutivo de moral, que significaba «lugar con moras, moradas o viviendas». Medio kilómetro al noroeste del despoblado se conserva la base de un torreón, precisamente en un paraje llamado El Castillo.

– Navahonda: Despoblado en torno a la ermita de Navahonda. El culto a la virgen de Navahonda continúa en Robledo de Chavela, ya que es la patrona del pueblo. Hay un Navahondilla en Ávila, a unos 23 kilómetros en línea recta de este despoblado de Navahonda, por lo que seguramente fue fundado por repobladores venidos de aquí. Nava Fonda se menciona ya en el Libro de la Montería, del s. XIV.

Varios topónimos de Robledo de Chavela

– Fuente de la Duquesita: Este vocablo proviene de un título nobiliario que el castellano importó de Francia. Diminutivo de duquesa, la mujer del duque y este del francés Duc, “título de honor destinado en Europa para significar la nobleza más alta”. En el latín dux, ducis, “guía, conductor, jefe”, también está relacionada con la palabra ducere, “conducir”.

– Fuente Mariquitas: Del plural de Mariquita. Además de poder referirse a que en el entorno de la fuente hubiera ejemplares de coccinélidos, conocidos comúnmente como mariquitas, vaquitas de San Antonio o catarinas, también pudiera referirse a un conjunto de mujeres descendientes de una llamada María. Son varios los casos en que su origen está relacionado con este curioso hecho.

– Monte Agudillo: del latín mons, montis. Es una versión de “tierra inculta, cubierta de árboles, arbustos o matas”. En cuanto a Agudillo, diminutivo de agudo, puede referirse a elevación.

Antaño, los quintos salían de madrugada el 31 de diciembre junto con sus padres y familiares, con dos carros tirados por bueyes hacia esta zona de montes del municipio, para cortar los troncos de los árboles secos y enfermos y preparar la Hoguera de los Quintos.

Se trata de una antiquísima tradición que se remonta al año 1296. Cada año, en Nochevieja, los quintos utilizaban esas maderas para prender una gigantesca hoguera en el centro de la Plaza para recibir el año nuevo.

Se celebra desde 1296, porque ese fue el año en el que los robledanos ganaron el pleito a los segovianos sobre la propiedad de la imagen de la Virgen de Navahonda. Al terminar la Misa del Gallo, el cura bendecía en la puerta de la Iglesia las teas que los quintos utilizaban para prender la lumbre.

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!
Continuar leyendo

Tras las huellas de la sierra

El origen de ‘Majada-honda’ y algunos de sus parajes

Escrito hace

1 semana

el

18/05/2022
majadahonda

Guillermo Herrero.- ‘Tras las huellas de la sierra’, seguimos nuestra misión para descubrir el origen de los pueblos, ciudades y rincones de nuestra región. Nuestro viaje por la toponimia hoy nos lleva a Majadahonda.

El nacimiento de Majadahonda no está muy claro, aunque se cree que fueron unos pastores segovianos, allá por el siglo XIII, los que se asentaron en la zona y construyeron unas pequeñas cabañas. Con el paso del tiempo, esas viviendas se multiplicaron dando lugar a una modesta aldea llamada Majada-Honda.

Todos sabemos que el lugar donde pernocta el ganado lanar se le llama “majada”. Una majada era un «lugar donde se recoge de noche el ganado y se albergan los pastores». Deriva del latín maculata, «manchada», nombre debido a que el suelo de estos lugares estaba manchado por las fecas de los animales. Es un topónimo frecuente: Las Majadas (Cuenca y Cáceres), Majaelrayo (Guadalajara), Majaloba (Sevilla), etc.

Si a esto le añadimos la hondonada (por estar situada en una depresión del terreno) donde se encontraban las majadas, tenemos la solución de la palabra conjunta: Majadahonda.

Este es el nombre que dieron los primeros pobladores, y que aún perdura, a un hecho sencillo y natural como es el de la circunstancia de converger en un sitio determinado: la orografía del terreno, y las personas y el ganado que tuvieron que utilizar dicho sitio.

Dos despoblados en Majadahonda

– El Gasco. Posible despoblado situado en la Choza del Gasco, junto al Barranco de los Muertos, nombre debido a la existencia en él de una necrópolis. Debió ser muy pequeño, porque el parcelario no tiene estructura radial.

Un gasco era un gascón, un repoblador procedente de la Gascuña (Francia). Del mismo origen son Gascones (Madrid), El Gasco (Cáceres), Gascueña de Bornueva (Guadalajara) y Gascueña (Cuenca).

– Val Yunquera. Posible despoblado situado en un cruce de caminos situado junto al Arroyo de Majunquera. Hubo otro despoblado también llamado Val Yunquera en Talamanca de Jarama. Significa «valle de la junquera», por los juncos (generalmente Scirpus holoschoenus).

Varios topónimos de Majadahonda

El Monte del Pilar, las Eras, la Huerta Vieja, el Plantío… Son varios de los topónimos que se encuentran en el entorno de Majadahonda, y algunos de ellos han dado lugar a nuevos espacios como parques, calles o urbanizaciones.

– Pozo del Arcipreste: El arcipreste o decano hoy en día es el título de un sacerdote encargado de administrar y dirigir un arciprestazgo o decanato de una diócesis.

Pero antiguamente, el arcipreste era el sacerdote ordenado más antiguo de una iglesia episcopal o bien aquel que designaba el obispo como más eminente. Su función principal consistía en sustituir al obispo, por ejemplo por enfermedad, en las ceremonias de culto.

Este vocabulario procede del latín tardío «archipresbyter». Su primera parte proviene del griego arkhós (jefe, ser primero, mandar) y la segunda del vocablo presbýteros (presbítero) pastores».

– Pozo Nuevo: A principios del siglo XX, las aguas que eran potables para beber estaban en la gran cantidad de manantiales que había por todo el término municipal, y eran tanto públicos como privados: fuentes, bebederos, pozos, norias, etc.

Más adelante hubo uno, el principal, llamado “Pozo Nuevo”, que era el que suministraba de agua al pueblo, excepto en los años de sequía que había que acudir como en los viejos tiempos a los pozos más cercanos para paliar la situación.

La traída de aguas de este pozo a Majadahonda se hizo con la colaboración de todos los vecinos, aportando dinero y esfuerzo personal cada uno, picando y sacando tierra de las zanjas

Al lado mismo del depósito se hicieron una fuente con tres caños, un pilar para abrevar el ganado y un lavadero, que servía, además de lavar las ropas, como punto de reunión de las mujeres del pueblo, donde comentaban todas las novedades habidas y por haber del pueblo y sus entornos. En algún momento surgió las peleas entre ellas, por defender una u otra postura. Pero recuerdan que siempre había otras que hacían de árbitros, hasta que se cansaban y volvían a serenarse.

– Barranco del Bramido: Se sitúa entre Boadilla del Monte y Majadahonda y su origen se encuentra en bramar del italiano bramire, posiblemente referido al animal que brama. No es muy probable que se refiera a las voces del hombre ni al bramido del viento, así que lo más lógico es que esté relacionado con el ciervo que brama en la berrea.

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!
Continuar leyendo