Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
logo onda cero

ESCÚCHANOS ONLINE

Tras las huellas de la sierra

Tras las Huellas de la Sierra: Los Aguadores de Madrid

Escrito hace

2 años

el

 Guillermo Herrero – Durante la época árabe la capital y la mayoría de los pueblos de la Comunidad de Madrid contaban con un buen suministro de agua gracias los ingenios técnicos. Sin embargo, el suministro no llegaba a todos los hogares madrileños como ocurre en la actualidad. Por esta razón, durante más de cuatro siglos (del XV a principios del XX), existió la figura del aguador o aguatero, que fue fundamental en casi todas las poblaciones, y que conocemos en esta nueva entrega de Tras las Huellas de la Sierra.

Los azacanes, moros o mozárabes fueron los pioneros en este sentido, ya que portaban el agua valiéndose de una caballería o un carro cargado de grandes cántaros o vasijas de hasta 10 litros con los que ir repartiendo el valioso líquido desde las fuentes municipales.

Esta labor ya fue descrita en la normativa del Concejo de la Villa en 1501, cuando se advierte al gremio que “no vayan corriendo con los asnos, porque acaece topar e derribar muchas personas e hazer muchos daños, so pena destar diez días en la cadena”. Esto da una idea de cómo se comportaban por aquel entonces.

Más adelante Felipe II contribuyó a la regularización del gremio, estableciendo una medida que limitaba los cántaros de transporte a tan solo cinco azumbres (1 azumbre = 2,05 litros) de capacidad. Los alfareros de Alcorcón eran los responsables de ajustarse a dicho volumen, además de grabar en los recipientes un sello especial para evitar las falsificaciones.

En el siglo XVII la normativa se encargó de ordenar aún más a los aguadores madrileños, asignándoles fuentes públicas determinadas según el servicio que fuera necesario prestar. Esta tendencia continuó en el siglo siguiente, quizás en el período de mayor apogeo de la profesión: para poder desempeñar el oficio, era necesaria una licencia que concedían los corregidores de la villa o los alcaldes constitucionales, y por la que había que pagar 50 reales más 20 por la renovación anual.

Leer:  Tras las huellas de la Sierra: El rastro de San Isidro en Madrid

Puede llegar a sorprender la extensa reglamentación que aplicaba al gremio en el siglo XIX. Por ejemplo, el reglamento de los aguadores de 1874, un documento de 32 páginas y 38 artículos recogía los requisitos y funciones del aguador en el que se detalla cómo solicitar entrar en la profesión, las fuentes concretas en las que actuar, las obligaciones como aguador e incluso la forma en la que distribuir el agua.

Por aquel entonces existían tres tipos de aguadores:

Los “chirriones”: transportaban el agua en una o varias cubas, sobre carros tirados por mulas o asnos.
Los tradicionales, “cantareros de azacán”: contaban con uno o más burros para cargar entre 4 y 6 cántaras de agua.

El tercer tipo eran los que llevaban el cántaro al hombro y podían ir con él a los hogares.

A ellos se suman los vendedores ambulantes, en muchos casos niños o mujeres que voceaban su mercancía por las calles y que se hicieron especialmente populares en las procesiones religiosas y actos públicos.

Como curiosidad estaban obligados a acudir a los incendios con una cuba de agua, so pena de una multa de 10 ducados la primera vez y retirada de la licencia en la segunda.

Cada aguador tenía que llevar en el ojal de su chaqueta o chaleco una placa de latón con su número, su nombre y el de la fuente asignada. Además, en el siglo XIX el Ayuntamiento diseñó su propio uniforme, consistente en una chaqueta oscura con doble fila de botones dorados, chaleco rojo y pantalón, botines y una gorra de fieltro que era obligatoria.

Leer:  La Villa de Alcobendas, el origen del nombre y de sus topónimos

Dado que el oficio de aguador exigía una gran fuerza física para cargar las cubas, los profesionales solían trabajar en un corto espacio de tiempo, generalmente unos 3 años, para después volver a sus pueblos a descansar otros 2 o 3 años y retomar el oficio después. También hubo mujeres aguadoras, aunque de forma excepcional.

Por último, si algo caracterizó a los aguadores fueron las peleas y enfrentamientos constantes entre ellos, con los vecinos y con el ejército. La causa siempre era el agua, de un modo u otro, y la reinante picaresca de Madrid tampoco ayudaba a la venta pacífica del recurso. La figura del aguador aparece en escritos de Cervantes, Lope de Vega o Tirso de Molina; o cuadros como algunos de Velázquez o Goya posteriormente, y en ocasiones se reflejan estas rencillas.

Con la construcción del Canal de Isabel II, llegó también el ocaso de los aguadores. Si bien aguantaron hasta los años 60-70 del pasado siglo, no fue más que de forma anecdótica en un esfuerzo de mantener la tradición.

 

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!
Tras las huellas de la sierra
La Villa de Alcobendas, el origen del nombre y de sus topónimos

Escrito hace

6 horas

el

22/05/2024
Continuar leyendo
Tras las huellas de la sierra
Tras las huellas de la Sierra: El rastro de San Isidro en Madrid

Escrito hace

1 semana

el

15/05/2024
Sello con la imagen de San Isidro, patrón de Madrid
Continuar leyendo
Tras las huellas de la sierra
Tras las huellas de la Sierra: origen toponímico de los ríos del norte de Madrid

Escrito hace

2 semanas

el

09/05/2024
uno de los ríos que surcan la zona norte de madrid
Continuar leyendo
Tras las huellas de la sierra
Tras las huellas de la sierra: Tres Cantos, la historia de su nombre y sus despoblados

Escrito hace

1 mes

el

17/04/2024
Continuar leyendo
Tras las huellas de la sierra
Tras las huellas de la Sierra: El oficio de tejero y los últimos trabajadores en Colmenar Viejo

Escrito hace

1 mes

el

10/04/2024
Un tejero manipulando una teja
Continuar leyendo
Tras las huellas de la sierra
Origen y significado de los topónimos Madrid y España

Escrito hace

2 meses

el

03/04/2024
Continuar leyendo
Tras las huellas de la sierra
Tras las huellas de la Sierra: El mal uso de la denominación ‘Sierra de Madrid’ y su orografía

Escrito hace

2 meses

el

14/03/2024
Paisajes desde una de las cumbres de la Sierra de Guadarrama
Continuar leyendo
Tras las huellas de la sierra
Tras las huellas de la Sierra: el topónimo Algete, y sus barrios y despoblados

Escrito hace

3 meses

el

06/03/2024
Casco urbano de Algete presidido por la torre de la iglesia del pueblo
Continuar leyendo