Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
logo onda cero

ESCÚCHANOS ONLINE

Tras las huellas de la sierra

Tras las huellas de la Sierra: Un repaso por la historia de la Comunidad de Madrid (parte III)

Escrito hace

5 meses

el

Guillermo Herrero, responsable de toponimos.es.- Durante el siglo XVIII Madrid aún carecía de una administración para el territorio circundante que pudiera llamarse así. El rey Felipe V creó, a escala nacional, una figura administrativa llamada Intendencia, pero eso tampoco resolvió el problema de las tierras madrileñas. La dispersión territorial y administrativa afectaba a cuestiones tan elementales como el abastecimiento de la ciudad, que en este siglo ya era la más habitada de la península. Otro problema, no menos grave, era el crecimiento imparable de la capital, que absorbía el mayor volumen de renta procedente de todo el país, mientras que las tierras madrileñas, en manos de la iglesia o de algunas familias señoriales, se iba empobreciendo cada vez más.

Para continuar con el capítulo de faltas, a Madrid le hacía falta estar comunicada con el resto de las poblaciones, pero en ese momento los caminos confluían aún en la antigua capital, Toledo. No fue hasta el siglo XVIII bajo el reinado de Carlos III, que Madrid se convirtió en punto neurálgico de todas las comunicaciones y empezó a transformarse, realmente, en una capital. El Madrid de los Austrias, el Madrid de los Carlos, (I, II, II) y de los Felipes (II, III, IV) era una preciosa ciudad barroca de la que ha llegado a nuestros días apenas una pequeña muestra, y sin el entorno original que la embellecía más aún.

Pero si algo no ha cambiado y se ha mantenido desde aquel Madrid al de nuestros días es que siempre fue una ciudad de acogida, de inmigrantes llegados de todas partes para hacerla crecer con su trabajo y esfuerzo. Durante la época imperial, la capital tenía entre la mitad y las tres cuartas partes de su población nacida en otras provincias del Estado, lo que favorecía que la ciudad fuera un maravilloso mosaico social y cultural que se ha ido manteniendo a través del tiempo.

Leer:  La Mesta y su historia en la Comunidad de Madrid

Desde que en 1561 Madrid fuera nombrada sede de la Corte, la ciudad creció desordenadamente, y así continuó durante los dos siglos posteriores, hasta llegar al siglo XIX. Solo el reinado del ilustrado rey Carlos III introdujo mejoras perceptibles en la capital, abriendo nuevas avenidas, introduciendo el alumbrado público y construyendo nuevos monumentos. Sin embargo, con el tiempo aquella maravillosa ciudad barroca estaba oscureciendo por la construcción sin control, por la insalubridad de sus calles, la oscuridad de sus callejones, la suciedad, la poca higiene en las casas populares.

Los desastres de la guerra de la Independencia (1808) —que tuvieron en Madrid uno de sus episodios más sangrientos y heroicos con la sublevación del pueblo contra las tropas ocupantes francesas—, la quiebra financiera de la monarquía absolutista y la dominación que aún sufría la ciudad por parte de nobleza y clero provocaron que en los años 30 del siglo XIX se originaran brotes de hambruna y enfermedades, como la cólera, que se llevaría a más de 4.000 personas.

La población siguió creciendo, y tras la guerra la población superaba los 200.000 habitantes, lo que llevó a la construcción de nuevas casas, viviendas para los recién llegados. A partir de 1840 Madrid recibió un nuevo impulso gracias a su incipiente fundación como capital de un estado liberal, lo que le permitió construir nuevas infraestructuras (carreteras, alcantarillado, recogida de basuras, alumbrado eléctrico, mejora del aspecto de la ciudad en general, construcción del Canal de Isabel II…) y mejorar los transportes. A partir de 1850 Madrid fue creciendo por tres de sus cuatro costados, pero esta vez de una forma ordenada. En 1860 la muralla o cerca de Felipe IV fue desbordada, y empezaron a construirse los ensanches. Antes de que acabase el siglo, en 1883, España se dividió́ en provincias y el territorio de Madrid se conformó tal y como lo conocemos en la actualidad.

Leer:  Tras las huellas de la Sierra: Cercedilla, su origen y sus topónimos más famosos y curiosos

¿Te gusta este contenido?, ¡compártelo!
Tras las huellas de la sierra
Tras las huellas de la Sierra: Cercedilla, su origen y sus topónimos más famosos y curiosos

Escrito hace

2 semanas

el

08/02/2024
El lavadero,uno de los lugares de Cercedilla que nos hablan de tradiciones e historia
Continuar leyendo
Tras las huellas de la sierra
La Mesta y su historia en la Comunidad de Madrid

Escrito hace

3 semanas

el

01/02/2024
Ovejas pastando en un campo al hacer la trashumancia
Continuar leyendo
Tras las huellas de la sierra
Tras las Huellas de la Sierra: El suministro de agua en Alcobendas de antaño

Escrito hace

1 mes

el

18/01/2024
Imagen aérea del pueblo de Alcobendas en la primera mitad del siglo XX
Continuar leyendo
Tras las huellas de la sierra
Los pueblos de Madrid convertidos en “ciudades dormitorio”

Escrito hace

2 meses

el

10/01/2024
Imagen de los años 70 de una ciudad madrileña
Continuar leyendo
Tras las huellas de la sierra
Tras las Huellas de la Sierra: Origen de los Belenes y las luces en Madrid

Escrito hace

2 meses

el

20/12/2023
Un belén napolitano de los que se pusieron de moda los belenes en Madrid
Continuar leyendo
Tras las huellas de la sierra
Tras las huellas de la Sierra: Picotas y rollos, símbolos de justicia del pasado de los pueblos

Escrito hace

2 meses

el

13/12/2023
Una picota en un pueblo serrano nos recuerda la justicia de antaño en la Edad Media
Continuar leyendo
Tras las huellas de la sierra
Tras las huellas de la Sierra: Los cinco pueblos menos poblados de Madrid

Escrito hace

3 meses

el

22/11/2023
Guillermo Herrero, Responsable del proyecto toponimia y nuestro guía por la etimología de la geografía madrileña, nos habla de cinco pueblos de la sierra Norte de Madrid
Continuar leyendo
Tras las huellas de la sierra
Tras las huellas de la Sierra: el origen del nombre de Colmenar Viejo y sus despoblados

Escrito hace

4 meses

el

08/11/2023
Descubrimos el origen de la denominación Colmenar Viejo y también sus despoblados
Continuar leyendo